En Ou­ren­se se en­con­tra­ron cer­ca de dos­cien­tos co­ches aban­do­na­dos

Nor­mal­men­te, los due­ños los aca­ban re­ti­ran­do pe­ro si con­ti­núan en el lu­gar se tra­tan como re­si­duo só­li­do ur­bano

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - M. RODRÍGUEZ

La Po­li­cía Lo­cal de Ou­ren­se abrió, du­ran­te el año 2015, 186 ex­pe­dien­tes por vehícu­los aban­do­na­dos. En lo que va de 2016, se ini­cia­ron otros 50 ex­pe­dien­tes por es­te mo­ti­vo. La ma­yo­ría es­tán en la fa­se de pri­me­ra no­ti­fi­ca­ción, en la que se ad­vier­te al pro­pie­ta­rio —una vez lo­ca­li­za­do—que tie­ne la obli­ga­ción de re­ti­rar­lo de la vía pú­bli­ca. Así ocu­rre en la ma­yo­ría de los ca­sos. Son los pro­pios due­ños quie­nes se ocu­pan de lle­var­se el co­che y es el ti­tu­lar del vehícu­lo el que tie­ne que co­rrer con los gas­tos de su re­ti­ra­da, tras­la­do y de­pó­si­to.

El pro­pie­ta­rio del au­to­mó­vil tie­ne la fa­cul­tad de ale­gar con­tra es­ta no­ti­fi­ca­ción. Se­gún la po­li­cía, ocu­rre cuan­do no se ha he­cho la trans­fe­ren­cia del vehícu­lo, ha fa­lle­ci­do el ti­tu­lar o se tra­mi­tó de for­ma inade­cua­da una ba­ja vo­lun­ta­ria. Si el pro­pie­ta­rio, des­pués de es­te pe­río­do, no re­ti­ra el co­che del em­pla­za­mien­to es la au­to­ri­dad pú­bli­ca quien lo ha­ce. No obs­tan­te, pre­ci­san en el cuer­po mu­ni­ci­pal, lo más co­mún es que sean los pro­pie­ta­rios quie­nes re­co­jan el vehícu­lo.

De los 186 ex­pe­dien­tes del año pa­sa­do, vein­te fue­ron re­ti­ra­dos de la vía pú­bli­ca, otros 28 es­tán en fa­se de pri­me­ra no­ti­fi­ca­ción y vein­te, en la se­gun­da co­mu­ni- ca­ción al pro­pie­ta­rio. En el res­to de los ca­sos, los vehícu­los fue­ron re­ti­ra­dos por sus pro­pios due­ños. De los 50 co­no­ci­dos es­te año, todos es­tán en fa­se de pri­me­ra no­ti­fi­ca­ción, pre­ci­san las mis­mas fuen­tes, y lo nor­mal es que sean los pro­pie­ta­rios quie­nes los re­co­jan.

Ade­más del aban­dono en la ca­lle, la Ley de Se­gu­ri­dad Vial del 2009 in­tro­du­jo no­ve­da­des so­bre qué ha­cer en el ca­so de que el vehícu­lo es­té más de dos me­ses sin re­ti­rar de un re­cin­to pri­va­do, como un ta­ller o un ga­ra­je —a con­se­cuen­cia de una ave­ría o un ac­ci­den­te— y su ti­tu­lar no lo re­ti­re. En ese su­pues­to, el res­pon­sa­ble de ese re­cin­to ten­drá que so­li­ci­tar a la Je­fa­tu­ra Pro­vin­cial de Trá­fi­co la au­to­ri­za­ción pa­ra el tra­ta­mien­to re­si­dual del vehícu­lo. Las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ca­rán al ti­tu­lar que tie­ne un mes de pla­zo pa­ra re­co­ger­lo o si no se lo lle­va­rán a un cen­tro au­to­ri­za­do de tra­ta­mien­to. Si así se acuer­da por los ór­ga­nos com­pe­ten­tes, en lu­gar de des­truir­lo, el vehícu­lo pue­de des­ti­nar­se a vigilancia o con­trol del trá­fi­co.

La ad­mi­nis­tra­ción con com­pe­ten­cias en ges­tión de trá­fi­co es la que pue­de or­de­nar tras­la­dar un co­che aban­do­na­do a los cen­tros de des­truc­ción y des­con­ta­mi­na­ción cuan­do ha­yan trans­cu­rri­do más de dos me­ses des­de que el vehícu­lo hu­bie­se si­do in­mo­vi­li­za­do y de­po­si­ta­do sin ale­ga­cio­nes por par­te del pro­pie­ta­rio o cuan­do con­ti­núe es­ta­cio­na­do du­ran­te más de un mes en el mis­mo si­tio y pre­sen­te des­per­fec­tos que ha­gan im­po­si­ble mo­ver­lo por sus pro­pios me­dios o ca­rez­ca de pla­cas de ma­trí­cu­la, un in­di­cio que ha­ce pre­su­mir que real­men­te el co­che se de­jó en aban­dono.

SANTI M. AMIL

Un co­che que lle­va me­ses aban­do­na­do en la pla­za de A Cha­ve, en las in­me­dia­cio­nes del cam­po de fút­bol de O Cou­to.

Lo co­mu­ni­can los pro­pios agen­tes o ciu­da­da­nos.

FO­TOS SANTI M. AMIL

La Po­li­cía Lo­cal co­no­ce la si­tua­ción de al­gún co­che aban­do­na­do por dos vías, bien sea por­que lo de­tec­tan los pro­pios agen­tes, bien por el aviso de un ciu­da­dano. Una pa­tru­lla com­prue­ba en el lu­gar —en la ima­gen, la ca­lle Bon­ho­me— si el vehícu­lo tie­ne sig­nos (des­per­fec­tos, fal­ta de ma­trí­cu­las) que ha­gan pre­su­mir es­te es­ta­do.

Apa­re­cen en dis­tin­tos barrios.

Los co­ches «ol­vi­da­dos» in­ten­cio­na­da­men­te apa­re­cen en dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad. Al­gu­nas ca­lles en las que se lo­ca­li­za­ron son las pla­zas San Paio y A Cha­ve o en zo­nas de Ma­ri­ña­man­sa como la ca­lle Bon­ho­me o la Cu­ña de Arri­ba (en la ima­gen). La ley tam­bién con­tem­pla como aban­do­na­do un co­che que no se re­ti­ra des­pués de dos me­ses de un re­cin­to pri­va­do como un ta­ller.

A un cen­tro au­to­ri­za­do.

La ma­yo­ría de las ve­ces los due­ños lo re­ti­ran. Si no, lo ha­ce la ad­mi­nis­tra­ción, que lo tra­ta como re­si­duo só­li­do ur­bano y de­be ser des­trui­do. En la ima­gen, pla­za San Paio.

El due­ño tie­ne 48 ho­ras pa­ra re­ti­rar­lo.

Tras abrir ex­pe­dien­te por aban­dono, se ave­ri­gua quién es el pro­pie­ta­rio y se le no­ti­fi­ca que tie­ne 48 ho­ras pa­ra re­co­ger­lo. En la ima­gen, pla­za da Cha­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.