La sa­la ro­ja

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - Tino No­voa

Garzón ha bus­ca­do un es­pa­cio sim­bó­li­co, la sa­la ro­ja, pa­ra car­gar de sig­ni­fi­ca­do ideo­ló­gi­co la reunión cua­tri­par­ti­ta. Es­tá bien mos­trar los ras­gos iden­ti­ta­rios pa­ra sa­ber quién es ca­da uno. La ima­gen de mar­ca de IU es cla­ra, pe­ro no lo pa­re­ce tan­to la de sus in­ter­lo­cu­to­res. Po­de­mos dio por fi­ni­qui­ta­do el eje iz­quier­da­de­re­cha cuan­do le in­tere­sa­ba ga­nar te­rreno por cual­quier es­qui­na, aunque aho­ra re­cu­pe­ra las se­ñas iz­quier­dis­tas pa­ra so­ca­var elec­to­ral­men­te al PSOE. Y los so­cia­lis­tas son esa iz­quier­da di­fu­sa que se ex­tien­de ha­cia la de­re­cha. Una amal­ga­ma de an­ti­sis­te­ma re­sa­bia­dos, rup­tu­ris­tas y re­for­mis­tas a los que, como que­dó de­mos­tra­do ya en la pri­me­ra reu- nión, les une más la eti­que­ta que las in­ten­cio­nes ver­da­de­ras y las pro­pues­tas po­lí­ti­cas. Pe­ro al fi­nal es­to úl­ti­mo es lo que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta, so­bre to­do pa­ra la gran ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos. Lo pri­me­ro sir­ve so­lo pa­ra crear fren­tes que no lle­van más que a la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca, al en­fren­ta­mien­to ciu­da­da­nos y a la pa­ra­li­za­ción so­cial. Intentar re­afir­mar­se a sí mis­mo ne­gan­do el pan y la sal al con­tra­rio no lle­va a nin­gu­na par­te.

Es­pa­ña tie­ne pro­ble­mas que la in­te­ri­ni­dad po­lí­ti­ca es­tá em­pe­zan­do a agra­var. Así que ya va sien­do ho­ra de plan­tear so­lu­cio­nes via­bles y alum­brar un Go­bierno ca­paz de apli­car­las. Y eso re­quie­re tan­to una ma­yo­ría só­li­da como cohe­ren­cia po­lí­ti­ca. Ha lle­ga­do ya la ho­ra de la ver­dad, y por mu­cho que se em­pe­ñe Pe­dro Sán­chez pa­re­ce im­po­si­ble la cua­dra­tu­ra del círcu­lo. La corrupción po­ne muy fá­cil aliar­se con­tra Ra­joy, pe­ro pa­ra to­do lo de­más es in­via­ble el acuer­do trans­ver­sal con el que sue­ña el can­di­da­to socialista. La lar­ga reunión de ayer en­ca­lló ya en el pri­mer pun­to de la agen­da, las me­di­das eco­nó­mi­cas. Y aún que­dan por de­lan­te la cues­tión te­rri­to­rial, la re­ge­ne­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal y las re­la­cio­nes con la UE. Una ta­rea que se an­to­ja más du­ra que los do­ce tra­ba­jos de Hér­cu­les. En reali­dad, Sán­chez quie­re go­ber­nar con Ri­ve­ra con el per­mi­so de Igle­sias. Y eso, en ver­dad, ya en­tra en el te­rreno de lo mi­la­gro­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.