Sán­chez se ve en se­cre­to con Ri­ve­ra pa­ra avan­zar en un pac­to de le­gis­la­tu­ra

El lí­der de Ciu­da­da­nos fle­xi­bi­li­za su pos­tu­ra y ya no des­car­ta en­trar en el Eje­cu­ti­vo

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - ALFONSO TORICES

Ciu­da­da­nos y PSOE pi­sa­ron ayer el ace­le­ra­dor. En ple­na no­che sus equi­pos se­guían en­ce­rra­dos en va­rias sa­las del ala socialista del Con­gre­so en lo que pa­re­ce el in­ten­to de­fi­ni­ti­vo pa­ra su­pe­rar los fle­cos de la ne­go­cia­ción y po­der anun­ciar en ho­ras que cuen­tan con un pac­to pa­ra in­ves­tir como pre­si­den­te del Go­bierno a Pe­dro Sán­chez y eje­cu­tar un am­plio pro­gra­ma pac­ta­do de re­for­mas du­ran­te la le­gis­la­tu­ra. La ci­ta tie­ne un fuer­te ca­rác­ter sim­bó­li­co pues mien­tras en otra sa­la de la Cá­ma­ra ba­ja man­te­nían un en­cuen­tro el equi­po ne­go­cia­dor socialista con miem­bros de Po­de­mos, IU y Com­pro­mís. De he­cho, aunque ano­che des­de Ciu­da­da­nos in­sis­tían en que el pac­to aún no es­tá ce­rra­do, su lí­der, Al­bert Ri­ve­ra, con­vo­có pa­ra hoy su pri­me­ra rue­da de pren­sa en Ma­drid en on­ce días, en las de­pen­den­cias de la Cá­ma­ra ba­ja, con la am­bi­gua des­crip­ción li­te­ral de «va­lo­rar la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca». Y ese anun­cio lo hi­zo al­re­de­dor de las ocho de la tar­de de ayer.

La con­vo­ca­to­ria de la rue­da de pren­sa se pro­du­jo jus­to des­pués de que el pro­pio Ri­ve­ra se reunie­se de im­pro­vi­so y de ma­ne­ra dis­cre­ta du­ran­te una ho­ra en el Con­gre­so con el can­di­da­to socialista a la Mon­cloa, que, sin em­bar­go, días an­tes ha­bía de­cli­na­do man­te­ner una ci­ta se­me­jan­te con el lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias. Nin­guno de los dos ha­bía par­ti­ci­pa­do has­ta aho­ra de for­ma di­rec­ta en las ne­go­cia­cio­nes que los cen­tris­tas y los so­cia­lis­tas desa­rro­llan des­de ha­ce más de quin­ce días –sal­vo pa­ra dar el 4 de fe­bre­ro el vis­to bueno al diá­lo­go—, y fuen­tes de Ciu­da­da­nos siem­pre in­di­ca­ron que su lí­der so­lo en­tra­ría en jue­go si era pa­ra intentar des­en­ca­llar al más al­to ni­vel los úl­ti­mos es­co- llos de la ne­go­cia­ción —po­cos, pe­ro de pe­so— y po­der ce­rrar así un acuer­do en­tre am­bas for­ma­cio­nes.

La ci­ta se pro­du­jo des­pués de que uno de los prin­ci­pa­les ne­go­cia­do­res so­cia­lis­tas, el ex­je­fe de Ga­bi­ne­te en los Eje­cu­ti­vos de Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Luis Rodríguez Za­pa­te­ro, Jo­sé En­ri­que Serrano, no acu­die­se jun­to al res­to del equi­po socialista al en­cuen­tro pro­gra­ma­do a las 16.30 ho­ras con Po­de­mos, IU y Com­pro­mís. Serrano se que­dó fue­ra pa­ra po­der de­ba­tir en pa­ra­le­lo con la di­rec­ción par­la­men­ta­ria de Ri­ve­ra, en­ca­be­za­da por Jo­sé Ma­nuel Vi­lle­gas y Juan Car­los Gi­rau­ta, y con otros im­por­tan­tes ex­per­tos del par­ti­do na­ran­ja como el res­pon­sa­ble del pro­gra­ma eco­nó­mi­co, Luis Ga­ri­cano, y su por­ta­voz en el Con­gre­so en el mis­mo área, To­ni Roldán. Se­gún fuen­tes con­sul­ta­das, los equi­pos de ne­go­cia­do­res del PSOE y Ciu­da­da­nos ten­drían ya un acuer­do en al me­nos 25 pun­tos pro­gra­má­ti­cos, en­tre ellos los re­fe­ri­dos a re­ge­ne­ra­ción y lu­cha con­tra la corrupción, me­di­das pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, po­lí­ti­cas so­cia­les y lu­cha con­tra el pa­ro, com­pro­mi­so con la UE, y re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción y re­for­ma ins­ti­tu­cio­nal, y los desacuer­dos se cen­tra­rían en el ám­bi­to la­bo­ral y en la su­pre­sión de du­pli­ci­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Los es­co­llos

Los es­co­llos que se­pa­ran a Ciu­da­da­nos del acuer­do fi­nal son el di­se­ño so­bre qué ti­po de con­tra­tos y re­for­mas tie­ne que ha­ber en el mer­ca­do la­bo­ral pa­ra aca­bar con la ex­ce­si­va tem­po­ra­li­dad y la pre- ca­rie­dad en el em­pleo y la pe­ti­ción de su­pre­sión de las dipu­tacio­nes, que la for­ma­ción na­ran­ja cree que apor­ta­ría un aho­rro de 4.000 mi­llo­nes anua­les en el gas­to pú­bli­co, lo que per­mi­ti­ría pa­gar los nue­vos pla­nes so­cia­les sin ele­var el IRPF. So­bre el Se­na­do ha­bría un prin­ci­pio de acuer­do. No se pe­di­rá su su­pre­sión a cam­bio de que se con­vier­ta en una cá­ma­ra de de­ba­te de te­mas te­rri­to­ria­les, con elec­ción au­to­nó­mi­ca y con un nú­me­ro de miem­bros no­ta­ble­men­te in­fe­rior al ac­tual.

A lo lar­go del día Ri­ve­ra se im­pli­có en el pul­so y apre­tó a los so­cia­lis­tas con la téc­ni­ca del pa­lo y la za­naho­ria. Des­ve­ló en una en­tre­vis­ta que si su par­ti­do lo­gra­se ce­rrar «un gran acuer­do» con el PSOE, un pac­to de le­gis­la­tu­ra en el que los so­cia­lis­tas asu­mie­sen «el 70 % o el 80 % de las re­for­mas que plan­tea­mos», no so­lo apo­ya­ría la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez sino que se plan­tea­ría en­trar en el Eje­cu­ti­vo pa­ra dar­le una ma­yor es­ta­bi­li­dad par­la­men­ta­ria. «Si hay un pac­to su­fi­cien­te­men­te re­for­mis­ta pa­ra Es­pa­ña, no­so­tros nos po­de­mos plan­tear nues­tras po­si­cio­nes», abun­dó, abier­to a pa­sar de la abs­ten­ción pa­ra la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez —el má­xi­mo que ofi­cial­men­te ofre­cía has­ta aho­ra— a un vo­to afir­ma­ti­vo e, in­clu­so, a en­trar en un Go­bierno que él no pre­si­die­se, una de­ci­sión que has­ta aho­ra des­car­ta­ba.

El di­ri­gen­te cen­tris­ta fle­xi­bi­li­zó su pos­tu­ra con la cla­ra in­ten­ción de in­cli­nar ha­cia sus in­tere­ses el fi­nal de la ne­go­cia­ción. Sa­be que su ofer­ta de pa­sar de una abs­ten­ción a un sí en la in­ves­ti­du­ra es una de las no­ti­cias que más an­sía el PSOE, por­que ese apo­yo di­rec­to es im­pres­cin­di­ble, jun­to a una po­si­ción idén­ti­ca de Coa­li­ción Ca­na­ria, IU, Com­pro­mís y PNV, pa­ra que Sán­chez lle­gue al pleno del Con­gre­so con al­gu­na op­ción de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de Es­pa­ña.

B. OR­DÓ­ÑEZ

Ri­ve­ra y Sán­chez man­tu­vie­ron su pri­me­ra reunión el día 4.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.