Un ga­na­de­ro de 40 años pierde la vi­da en Oza-Ce­su­ras tras re­ci­bir una coz de una no­vi­lla

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

li­cóp­te­ro me­di­ca­li­za­do con ba­se en San­tia­go, pe­ro fi­nal­men­te el ser­vi­cio de la ae­ro­na­ve fue anu­la­do tras el fa­lle­ci­mien­to del ga­na­de­ro. Ger­mán, em­plea­do de la Ca­sa Gran­de de Xan­ce­da (en el mu­ni­ci­pio de Me­sía), dis­fru­ta­ba de unos días de va­ca­cio­nes que apro­ve­cha­ba pa­ra co­la­bo­rar en la ca­sa fa­mi­liar, unas fae­nas que desa­rro­lla­ba ha­bi­tual­men­te. En el mo­men­to del trá­gi­co ac­ci­den­te se en­con­tra­ba en com­pa­ñía de su sue­gro y su mu­jer.

Una hi­ja de dos años

Oriun­do del mu­ni­ci­pio de So­bra­do dos Mon­xes, Ger­mán vi­vía des­de ha­ce años en la pa­rro­quia de Bo­rri­fáns (Oza-Ce­su­ras). Su esposa, Eva Rodríguez, fue con­ce­ja­la en el des­apa­re­ci­do ayun­ta­mien­to de Ce­su­ras con las si­glas del BNG y ce­rró su par­ti­ci­pa­ción en la vi­da po­lí­ti­ca en la nue­va agru­pa­ción In­de­pen­dien­te por Ce­su­ras. Tie­nen una ni­ña de dos años. La fa­mi­lia po­lí­ti­ca de Ger­mán Na­vei­ra tam­bién es muy co­no­ci­da por re­gen­tar un bar en Amei­xei­ra. Siem­pre in­vo­lu­cra­do en la ganadería, Na­vei­ra Vázquez ha­bía for­ma­do una so­cie­dad agra­ria de trans­for­ma­ción con otros ga­na­de­ros de la zo­na. El su­ce­so ha con­mo­cio­na­do a to­da la co­mar­ca co­ru­ñe­sa, y hoy se pre­vé una gran afluen­cia al se­pe­lio que se ce­le­bra­rá a las seis me­nos cuar­to de la tar­de en la iglesia de Santa Ma­ría de Dor­da­ño.

Aún por muy for­tui­to, el su­ce­so no es pre­ci­sa­men­te iné­di­to en el ru­ral de Ga­li­cia. En agos­to del año pa­sa­do, una mu­jer de 56 años mu­rió de for­ma si­mi­lar en una gran­ja de Vi­lal­ba. En­ton­ces, una de las tres va­cas de la ca­sa de la ma­dre de la víc­ti­ma la gol­peó cau­sán­do­le la muer­te. Ha­ce va­rios años, una ve­te­ri­na­ria tam­bién re­sul­tó he­ri­da por una va­ca en una gran­ja de Ma­za­ri­cos, don­de le pro­pi­nó una pa­ta­da en la ca­ra. La sa­la de lo Ci­vil y Pe­nal del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Xus­ti­za de Ga­li­cia (TSXG) ce­le­bra hoy la vis­ta en la que se ana­li­za­rán los re­cur­sos de ape­la­ción de Ro­sa­rio Por­to y Alfonso Basterra con­tra la sen­ten­cia que los con­de­nó a 18 años de pri­sión por el ase­si­na­to de su hi­ja Asun­ta el 21 de sep­tiem­bre del 2013. Los abo­ga­dos de los pa­dres de la ni­ña coin­ci­den en so­li­ci­tar la li­bre ab­so­lu­ción de los acu­sa­dos por­que con­si­de­ran que no hay prue­bas con­tra ellos, tan so­lo «in­di­cios» y «con­je­tu­ras». Tam­bién am­bos le­tra­dos pi­den que, si no se les de­cla­ra inocen­tes, se de­cla­re nu­lo el jui­cio ce­le­bra­do en la sec­ción sex­ta de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña, con se­de en San­tia­go, y se ce­le­bre una nue­va vis­ta oral.

Jo­sé Luis Gu­tié­rrez Aran­gu­ren, abo­ga­do de Por­to, de­fen­de­rá hoy an­te el TSXG que todos los he­chos que el ju­ra­do po­pu­lar dio por pro­ba­dos son in­fun­da­dos. Pa­ra el pe­na­lis­ta co­ru- ñés, ni exis­tió un pac­to en­tre los pa­dres pa­ra ma­tar a Asun­ta, ni ha que­da­do pro­ba­do que le die­ran un se­dan­te el día del cri­men du­ran­te la co­mi­da ni que la as­fi­xia­sen en la ca­sa de Teo ni que exis­tie­se ale­vo­sía por­que no cree que se de­mos­tra­se que la pe­que­ña no pu­die­se de­fen­der­se por es­tar dro­ga­da.

La le­tra­da de Basterra, Be­lén Hos­pi­do, se su­ma a es­tas pe­ti­cio­nes y va aún más allá, ya que in­clu­so du­da de que se pue­da apli­car a su clien­te la agra­van­te de pa­ren­tes­co ale­gan­do que hay un error téc­ni­co en la sen­ten­cia que no di­ce que los acu­sa­dos fue­sen los pa­dres de Asun­ta. Am­bas de­fen­sas in­ci­di­rán en el pun­to más con­tro­ver­ti­do de la sen­ten­cia, que fue que se si­tua­se tam­bién a Basterra en el co­che en el que su ex­mu­jer lle­vó a Asun­ta a Teo. Días des­pués de la vis­ta, los ma­gis­tra­dos del TSXG de­be­rán re­sol­ver el re­cur­so. De no aten­der las pe­ti­cio­nes de los acu­sa­dos, aún po­drán acu­dir al Su­pre­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.