Lou­zán pos­po­ne su de­cla­ra­ción ju­di­cial de­bi­do a un via­je

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

El to­da­vía pre­si­den­te del PP de Pon­te­ve­dra y ex­pre­si­den­te de la Dipu­tación, Ra­fael Lou­zán, es­ta­ba lla­ma­do ayer a de­cla­rar en el juz­ga­do acu­sa­do de un de­li­to de cohe­cho por un ca­so de su­pues­to so­bre­pre­cio del al­qui­ler de un ba­jo de su pro­pie­dad si­tua­do en Vi­go. Lou­zán ha­bía pe­di­do de­cla­rar, pe­ro su pro­cu­ra­do­ra co­mu­ni­có al juz­ga­do que es­ta­ba de via­je y su pe­ti­ción de apla­za­mien­to fue aten­di­da. La ma­ña­na del aten­ta­do con­tra las To­rres Ge­me­las de Nue­va York, el día en que Es­pa­ña ga­nó el mun­dial de fút­bol en Su­dá­fri­ca o in­clu­so aquel fa­tí­di­co fi­nal de agos­to en el que la vi­da de Dia­na de Ga­les se em­po­tró en un tú­nel de Pa­rís, ac­ci­den­te que hi­la el re­la­to de una pe­lí­cu­la tan lau­rea­da como Amé­lie. Hay al­gu­nos he­chos que, bien por su im­pac­to bien por su tras­cen­den­cia, que­dan li­ga­dos de for­ma in­de­le­ble a la vi­da de las per­so­nas. Y el 23F, aque­lla tar­de de 1981 en la que un guar­dia ar­ma­do y con tri­cor­nio irrum­pió en el Con­gre­so al gri­to de «¡To­do el mundo al sue­lo!», es una de esas fe­chas, al me­nos pa­ra todos los es­pa­ño­les que han re­ba­sa­do los cua­ren­ta. Fue­ron mu­chos los que te­mie­ron por la in­te­rrup­ción de una de­mo­cra­cia aún frá­gil; mu­chos tam­bién los que te­mie­ron por su vi­da en Ga­li­cia y se apre­su­ra­ron a des­truir do­cu­men­tos an­tes de huir a Por­tu­gal.

«Des­de la di­rec­ción del par­ti­do nos di­je­ron que muer­tos no ser­vía­mos pa­ra na­da, así que de­ci­di­mos cru­zar la fron­te­ra en Tui y es­ca­par a Por­tu­gal». Quien ha­bla es Ma­nuel Ve­lo Ve­lo, miem­bro de la eje­cu­ti­va del PS­deG-PSOE a fi­na­les de los años se­ten­ta y prin­ci­pios de los años ochen­ta, que aque­lla tar­de del 23 de fe­bre­ro to­mó una de­ci­sión drás­ti­ca, pues aban­do­nó a su mu­jer y a sus dos hi­jos en Boi­ro pa­ra huir a Por­tu­gal en un co­che con Emi­lio La­to­rre, en­ton­ces res­pon­sa­ble de los so­cia­lis­tas en Pa­drón. «En aque­llos tiem­pos ser socialista era ser rojo, con to­da la pro­pa­gan­da que ha­bía he­cho el fran­quis­mo con­tra los ro­jos», ex­pli­ca Ve­lo, quien des­pués se­ría al­cal­de de Boi­ro du­ran­te do­ce años y ten­dría la opor­tu­ni­dad de ver como Fran Ve­lo, aquel hi­jo que de­jó atrás con so­lo dos añi­tos, se con­ver­tía en O Jran Fran, fun­da­dor y prin­ci­pal pi­lar de la mí­ti­ca ban­da de rock Os He­re­dei­ros da Crus.

La es­ca­pa­da de Fei­joo

Como Ve­lo, la preo­cu­pa­ción se apo­de­ró de mi­les y mi­les de ga­lle­gos, es­pe­cial­men­te de aque­llos que mi­li­ta­ban en los par­ti­dos de la iz­quier­da o en los sin­di­ca­tos. Pe­ro tam­bién en­tre otros que no eran ac­ti­vis­tas de pri­me­ra fi­la, como es el ca­so del ac­tual pre­si­den­te de la Xun­ta, Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, quien se en­te­ró del gol­pe de Es­ta­do en la cla­se de De­re­cho Po­lí­ti­co, en San­tia­go. Fei­joo na­rró en una oca­sión que cuan­do su­po de te­je­ra­zo con­vino con un ami­go de Ou­ren­se, con el que ha­bía cur­sa­do el Ba­chi­lle­ra­to, huir a Por­tu­gal. «Fo­mos á ca­sa e pre­pa­ra­mos un­ha mo­chi­la», des­cri­bió, pe­ro aque­lla no­che, an­tes de con­su­mar su es­ca­pa­da por la ma­ña­na, ya ob­ser­va­ron en el es­ca­pa­ra­te de una tien­da de te­le­vi­so­res que com­pa­re­cía el Rey con uni­for­me mi­li­tar. «Aqui­lo dou­nos tran­qui­li­da­de e pa­sa­mos a noi­te es­coi­tan­do a ra­dio. Ao día se­guin­te des­fi­xe­mos a mo­chi­la».

Pe­ro las im­pli­ca­cio­nes que po­día te­ner un triun­fo del gol­pe del 23F de 1981 pa­ra un Fei­joo que con­fe­só ha­ber vo­ta­do al año si-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.