¿Sir­ve pa­ra al­go de­cla­rar «non gra­to» a Ra­joy?

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Gon­za­lo Bareño

El Ayun­ta­mien­to de Pon­te­ve­dra con­su­mó ayer el des­pro­pó­si­to de de­cla­rar a Ma­riano Ra­joy per­so­na non gra­ta. Más allá de que la de­ci­sión cons­ti­tu­ya una san­dez po­lí­ti­ca que ca­re­ce de cual­quier efec­to ju­rí­di­co, lo su­ce­di­do ilus­tra me­jor que cual­quier tra­ta­do la for­ma sec­ta­ria que tie­nen de en­ten­der la po­lí­ti­ca al­gu­nos de los que se pre­sen­tan como re­ge­ne­ra­do­res y ge­nui­nos re­pre­sen­tan­tes de la «ver­da­de­ra de­mo­cra­cia». Pe­ro re­fle­ja tam­bién has­ta qué pun­to de irres­pon­sa­bi­li­dad es­tán dis­pues­tos a lle­gar al­gu­nos par­ti­dos de lar­ga e im­pe­ca­ble tra­yec­to­ria de­mo­crá­ti­ca al de­jar­se arras­trar por una ola de po­pu­lis­mo que no apor­ta na­da po­si­ti­vo a la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Con un país su­mi­do en la zo­zo­bra por la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, y ne­ce­si­ta­do como nun­ca del diá­lo­go y el con­sen­so pa­ra evi­tar una re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les que en na­da con­tri­bui­ría a sem­brar con­fian­za, la apor­ta­ción de los gru­pos mu­ni­ci­pa­les de Ma­rea y PS­deG fue plan­tear una mo­ción, se­cun­da­da tam- bién de ma­ne­ra in­sen­sa­ta por el BNG, cu­ya úni­ca con­se­cuen­cia es ele­var la ten­sión po­lí­ti­ca y sem­brar el en­fren­ta­mien­to y la di­vi­sión en­tre los pro­pios ciu­da­da­nos de Pon­te­ve­dra, tal y como se pu­do com­pro­bar en el pleno de ayer.

El ar­gu­men­to es­gri­mi­do por quie­nes han pues­to en mar­cha es­ta pro­pues­ta es la de­ci­sión del Go­bierno en fun­cio­nes de re­no­var por otros 60 años la con­ce­sión pa­ra la fá­bri­ca de Ence ubi­ca­da en la ría y que de­be­ría ha­ber cam­bia­do de ubi­ca­ción en el 2018. Pe­ro a na­die se le es­ca­pa que de­trás de es­ta mo­ción se es­con­de un in­ten­to de des­le­gi­ti­mar po­lí­ti­ca­men­te al lí­der del PP en pleno pro­ce­so de for­ma­ción de Go­bierno. En el ca­so de Ma­rea, la de­ci­sión de plan­tear que el Ayun­ta­mien­to de Pon­te­ve­dra to­me una me­di­da pa­ra la que ca­re­ce por com­ple­to de com­pe­ten­cias se­ría so­lo un dis­la­te más que su­mar a la po­lí­ti­ca de ges­tos inú­ti­les pues­ta en mar­cha por Po­de­mos y sus alia­dos en mu­chos otros mu­ni­ci­pios es­pa­ño­les. Pe­ro que el PS­deG se con­vier­ta en co­pa­tro­ci­na­dor de se­me- jan­te me­mez re­sul­ta es­pe­cial­men­te gra­ve e in­di­ca­ti­vo de la pe­li­gro­sa de­ri­va que po­dría to­mar el PSOE si se alía con las fuer­zas po­pu­lis­tas pa­ra go­ber­nar en Es­pa­ña. Y que el al­cal­de y los con­ce­ja­les del BNG su­men sus vo­tos a ta­ma­ña es­tu­pi­dez, ade­más de res­tar­les au­to­ri­dad, de­mues­tra el mie­do del Blo­que a ser de­vo­ra­do si no se su­be a la ola de po­pu­lis­mo emer­gen­te.

La de­ci­sión so­bre Ence to­ma­da por el Go­bierno en fun­cio­nes pue­de ser muy dis­cu­ti­ble en tér­mi­nos po­lí­ti­cos. Cau­ces hay pa­ra de­ba­tir­la. Pe­ro de­cla­rar per­so­na non gra­ta a Ra­joy no va a con­tri­buir en na­da a re­ver­tir­la ni a re­sol­ver los pro­ble­mas de quie­nes se sien­ten per­ju­di­ca­dos por ella, que es a lo que se de­be de­di­car el Ayun­ta­mien­to. Y tam­po­co ayu­da a que los es­pa­ño­les con­tem­plen con tran­qui­li­dad la po­si­bi­li­dad de que las ne­go­cia­cio­nes abier­tas ayer en Ma­drid con­clu­yan con un acuer­do que im­pli­que que los so­cia­lis­tas ce­dan an­te al­gu­nos plan­tea­mien­tos de Po­de­mos que re­sul­tan po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te irres­pon­sa­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.