El «bre­xit» y el de­re­cho a de­ci­dir

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - Al­bino Pra­da

Un im­por­tan­te res­pon­sa­ble po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­cano sos­te­nía es­tos días: «La de­ci­sión de con­ti­nuar sien­do par­te de la Unión Eu­ro­pea ob­via­men­te es­tá en ma­nos del pue­blo bri­tá­ni­co y sus re­pre­sen­tan­tes elec­tos. Pe­ro in­tere­ses adi­cio­na­les a los bri­tá­ni­cos y europeos se ve­rán afec­ta­dos por el re­sul­ta­do, por lo que es tan­to le­gí­ti­mo como apro­pia­do que otras par­tes in­ter­ven­gan». En­tre esos in­tere­ses, se­ña­la­ba el ries­go de que Es­co­cia vuel­va a plan­tear su in­de­pen­den­cia pa­ra así in­cor­po­rar­se a la Unión Eu­ro­pea, el ries­go de que Ale­ma­nia am­plíe su ya gran in­fluen­cia en la UE o que los Es­ta­dos Uni­dos pier­dan un ca­nal pri­vi­le­gia­do pa­ra tras­la­dar sus in­tere­ses a Bru­se­las.

Sin em­bar­go, de aque­lla con­si­de­ra­ción, a la luz de los re­cien­tes de­ba­tes en Es­pa­ña so­bre có­mo con­cre­tar el de­re­cho a de­ci­dir de Ca­ta­lu­ña, me in­tere­sa el plan­tear si ade­más de la con­sul­ta/re­fe­ren­do de­ci­so­rio al pue­blo in­glés so­bre si con­ti­nuar o no —en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias— en la UE, de­bié­ra­mos re­fren­dar el con­jun­to de los ciu­da­da­nos de la Unión si res­pal­da­mos las con­di­cio­nes y re­for­mas que se es­tán plan­tean­do pa­ra ha­cer po­si­ble que el sí ga­ne en aquel re­fe­ren­do. Pues po­dría su­ce­der que los in­gle­ses qui­sie­ran per­te­ne­cer a una UE que el res­to de los pue­blos de la mis­ma no quie­ren con­for­mar.

La dis­cri­mi­na­ción por razón de na­cio­na­li­dad de ori­gen de las ayu­das a re­ci­bir por un re­si­den­te le­gal en el Reino Uni­do es un ejem­plo de un tal ries­go. Pues abre una bre­cha dis­cri­mi­na­to­ria le­tal pa­ra el con­cep­to de ciu­da­da­nía eu­ro­pea, ya que en vez de tran­si­tar ha­cia una mu­tua­li­za­ción de los de­re­chos ciu­da­da­nos se po­dría ge­ne­ra­li­zar y con­so­li­dar la de­sigual­dad so­bre los mis­mos. Que en vez de que la pro­tec­ción so­cial sea ca­da vez más ho­mo­gé­nea en­tre las na­cio­nes y ciu­da­da­nos europeos, se con- vier­ta en ca­da vez más de­sigual den­tro de un país se­gún la na­ción eu­ro­pea de pro­ce­den­cia de sus re­si­den­tes.

Es es­to al­go que no pue­den zan­jar los je­fes de Go­bierno co­mu­ni­ta­rios en ma­ra­to­nia­nas reunio­nes noc­tur­nas (tam­po­co un Par­la­men­to Eu­ro­peo que es­tá sien­do re­le­ga­do). So­lo val­dría ha­cer­lo me­dian­te un re­fe­ren­do en el con­jun­to de la UE so­bre si ese nue­vo en­ca­je es una con­di­ción asu­mi­ble pa­ra evi­tar que un Es­ta­do miem­bro de­je de ser­lo.

Por­que una co­sa es que el reino Uni­do ha­ya de­ci­di­do —muy le­gí­ti­ma­men­te— man­te­ner­se con la li­bra fue­ra del eu­ro y del ám­bi­to del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (lo que, di­cho sea de pa­so, les ha per­mi­ti­do de­va­luar su mo­ne­da, evi­tar el aus­te­ri­ci­dio a la ale­ma­na y fa­vo­re­cer la crea­ción de em­pleo tras una mo­nu­men­tal cri­sis fi­nan­cie­ra) y otra muy dis­tin­ta pre­ten­der man­te­ner­se den­tro de la UE tra­tan­do a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos como si lo fue­sen de ter­ce­ros paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.