El an­ti­aná­li­sis

Jai­me Mi­quel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El sis­te­ma hi­zo an­ti­aná­li­sis so­bre lo que ha­bía su­ce­di­do en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de An­da­lu­cía de mar­zo del 2015. Na­da preo­cu­pan­te en el ho­ri­zon­te, fue su con­clu­sión uná­ni­me; el bi­par­ti­dis­mo, que no exis­tía des­de el año 2010, go­za­ba de bue­na sa­lud pa­ra el con­jun­to de los crea­do­res de opi­nión. Sin em­bar­go, las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de An­da­lu­cía an­ti­ci­pa­ban un ci­clo elec­to­ral iné­di­to en Es­pa­ña, plu­ri­par­ti­dis­ta como el cons­ti­tu­yen­te (1977-79), pe­ro con cua­tro fuer­zas po­lí­ti­cas pre­pon­de­ran­tes. El PSOE re­cu­pe­ró po­der te­rri­to­rial en las au­to­nó­mi­cas de ma­yo y se­guía sin pa­sar na­da, aunque en Ga­li­cia su­pié­ra­mos que el vie­jo or­den elec­to­ral se iría a pi­que. To­da la in­te­li­gen­cia de la Loreg, que es mu­cha y per­ver­sa, sal­tó por los ai­res la no­che del 20D, por­que se ha­bían pro­du­ci­do re­sul­ta­dos no desea­dos o im­pre­vis­tos por el le­gis­la­dor. Po­de­mos con­se­guía re­pre­sen­ta­ción en cir­cuns­crip­cio­nes como Ba­da­joz, Lu­go, Ou­ren­se, Huel­va o La Rio­ja, mien­tras que Ciu­da­da­nos lo ha­cía en Al­ba­ce­te, Salamanca o Gua­da­la­ja­ra y am­bos en Va­lla­do­lid, León o To­le­do; así, has­ta la vein­te­na de es­ca­ños re­ser­va­dos pa­ra el vie­jo bi­par­ti­dis­mo en las cir­cuns­crip­cio­nes in­te­rio­res, don­de se re­par­ten más de los que co­rres­pon­den, pe­ro de po­cos en po­cos. Nun­ca ha­bía su­ce­di­do na­da se­me­jan­te des­de que se em­pe­zó a vo­tar en 1977.

Ha­bía apa­re­ci­do un ele­men­to nue­vo en la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la que no es­tu­vo en el dis­cur­so de Navidad del rey Fe­li­pe VI. Se evi­den­ció que es­tá mal ase­so­ra­do, por es­to y por una es­ce­no­gra­fía opues­ta a la opor­tu­na. Apa­ren­te­men­te, na­die le ha­bía in­for­ma­do al mo­nar­ca so­bre la cer­ti­dum­bre plu­ri­na­cio­nal del Es­ta­do ex­pre­sa­da en las ur­nas el 20D con 8 mi­llo­nes de vo­tos y cer­ca de cien es­ca­ños, los que su­ma­ron Po­de­mos y sus con­fluen­cias (69), IU (2), ERC (9), DiL (8), PNV (6), EH-Bil­du (2) y Nue­va Ca­na­rias (1), que se res­ta de la lis­ta del PSOE (89) en la cir­cuns­crip­ción de Las Pal­mas. El 18 de enero el rey ini­ció la pri­me­ra ron- da de con­tac­tos pa­ra de­sig­nar un can­di­da­to a ser in­ves­ti­do pre­si­den­te del Go­bierno. Los lí­de­res po­lí­ti­cos atra­ve­sa­ron las ba­rre­ras de su es­ta­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y al­gu­nos le in­for­ma­ron so­bre es­te par­ti­cu­lar. Des­de el 20D, Es­pa­ña es un Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal del su­r­oes­te de la Unión Eu­ro­pea pa­ra es­tos vo­tan­tes y pa­ra mu­chos otros, como el grue­so de los de Ciu­da­da­nos en Es­pa­ña. Si es­tán ahí es, en­tre otras ra­zo­nes, por­que que es­tán har­tos de con­fron­ta­ción, de dog­ma­tis­mo y de con­lle­van­cia.

La iden­ti­dad es­pa­ño­la his­tó­ri­ca es­tá en cri­sis, por­que con­si­de­ra ho­lo­gra­mas a mi­llo­nes de per­so­nas y se mue­re de pu­ro vie­jo. Estamos en el pri­mer mundo y en el si­glo XXI, y esa iden­ti­dad se evi­den­cia dog­má­ti­ca­men­te uni­na­cio­nal, como el PSOE de Pe­dro Sán­chez, el PP de Ma­riano Ra­joy y el emer­gen­te Ciu­da­da­nos de Al­bert Ri­ve­ra. Si no se en­tien­den en­tre ellos ha­brá elec­cio­nes, pe­ro si se en­tien­den, tam­bién, por­que es­ta le­gis­la­tu­ra es cor­ta y preám­bu­lo de otra cons­ti­tu­yen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.