Se­gun­do bo­fe­tón en Pon­te­ve­dra

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Soy in­ca­paz de es­cri­bir un ar­tícu­lo más emo­ti­vo que el de Víc­tor Frei­xa­nes de es­te do­min­go so­bre la ce­lu­lo­sa de Pon­te­ve­dra. En él se con­te­nía to­da la nos­tal­gia del vie­jo mar lim­pio que la fá­bri­ca con­ta­mi­nó, to­do el amor de un pontevedrés al pai­sa­je de­te­rio­ra­do, to­da la sen­si­bi­li­dad del ni­ño que ju­gó en aque­llas aguas y hoy no po­dría ha­cer­lo. Sus­cri­bo, por tan­to, ca­da una de sus pa­la­bras y ha­go mío su la­men­to. La ce­lu­lo­sa es un aten­ta­do en uno de los pa­ra­jes más be­llos de Eu­ro­pa. Lo es tan­to, que el PP­deG pro­pu­so en sus programas elec­to­ra­les su tras­la­do a otro lu­gar de la co­mar­ca de Pon­te­ve­dra. No pu­do con­se­guir­lo, Nú­ñez Fei­joo fue in­for­ma­do de que la ac­ti­vi­dad de Ence se­ría aco­gi­da en la plan­ta as­tu­ria­na de Na­via, se con­de­na­ba al pa­ro a mul­ti­tud de ciu­da­da­nos, y el Con­se­jo de Mi­nis­tros le dio vi­da pa­ra otros se­sen­ta años.

Hoy, se­gún los in­for­mes de im­pac­to am- bien­tal, la fá­bri­ca no con­ta­mi­na, pe­ro si­gue es­tro­pean­do el pai­sa­je y se ha con­ver­ti­do en problema po­lí­ti­co de gran mag­ni­tud. La prue­ba, la de­cla­ra­ción del se­ñor Ra­joy como per­so­na non gra­ta por el Ayun­ta­mien­to de Pon­te­ve­dra, una no­ti­cia que in­clu­so tu­vo ecos in­ter­na­cio­na­les. Con to­do el afec­to que sien­to por Miguel An­xo Fer­nán­dez Lo­res (fue mé­di­co de mi ma­dre), la­men­to de­cir­le que es, por lo me­nos, una de­ci­sión dis­cu­ti­ble y des­pro­por­cio­na­da. Dis­cu­ti­ble, como lo de­mues­tran la di­vi­sión de la opi­nión pú­bli­ca y los con­flic­tos que se vie­ron en la ca­lle y en el Tea­tro Prin­ci­pal. Des­pro­por­cio­na­da, por­que si to­das las ciu­da­des cu­yas cor­po­ra­cio­nes se con­si­de­ran per­ju­di­ca­das por los Go­bier­nos hi­cie­ran lo mis­mo, no ha­bría un mi­nis­tro ni un pre­si­den­te que pu­die­ra sa­lir de su des­pa­cho.

Créan­me, al­cal­de y con­ce­ja­les que pro­mo­vie­ron la ini­cia­ti­va, que ha­go es­fuer­zos por en­ten­der­les. Se­sen­ta años son su- fi­cien­tes pa­ra que todos los ha­bi­tan­tes de Pon­te­ve­dra re­nun­cien de por vi­da a ver su ría como fue. Su in­dig­na­ción, si no son tra­ba­ja­do­res ni fa­mi­lia­res de tra­ba­ja­do­res de Ence, es ra­zo­na­ble. Créan­me que due­le con­fron­tar la sen­si­bi­li­dad po­pu­lar y la obli­ga­ción po­lí­ti­ca, pe­ro se ar­gu­men­ta que no va­le la pe­na te­ner un pre­si­den­te del Go­bierno de Pon­te­ve­dra si no ac­túa como pontevedrés. ¿Y qué se­ría en es­te ca­so ac­tuar como tal? ¿Ce­rrar la fá­bri­ca, in­clu­so si fue­se una de­ci­sión in­jus­ta? En ese ca­so, Ra­joy se­ría una per­so­na muy gra­ta, pe­ro ha­bría que acu­sar­le de pre­va­ri­ca­ción.

Y ten­go la im­pre­sión per­so­nal de que se de­cla­ra a Ra­joy per­so­na non gra­ta por ser de ahí. Si lle­ga a ser de León como Za­pa­te­ro o de Ma­drid como Az­nar, ¿ha­brían te­ni­do la mis­ma ocu­rren­cia? Creo que no, por­que no ten­dría nin­gún efec­to. Se zahie­re y se cas­ti­ga al ve­cino, en la sos­pe­cha de que le due­le. Pa­ra Ra­joy tie­ne que ser como el se­gun­do bo­fe­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.