El pa­pa y los an­ti­con­cep­ti­vos

Ra­món Iri­go­yen

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El pa­pa Francisco, du­ran­te su vue­lo de re­gre­so a Ro­ma tras seis días de es­tan­cia en Mé­xi­co, ha sor­pren­di­do a quien co­noz­ca la mo­ral de la Iglesia ca­tó­li­ca con sus de­cla­ra­cio­nes so­bre la po­si­ble acep­ta­ción del uso de an­ti­con­cep­ti­vos. De mo­men­to, es so­lo una puer­ta prohi­bi­da que se em­pie­za abrir por­que el uso de an­ti­con­cep­ti­vos ten­dría por fin ex­clu­si­vo evi­tar el con­ta­gio del virus del zika en las zo­nas afec­ta­das. Sea bien­ve­ni­do es­te aso­mo de po­si­ble to­le­ran­cia pa­ra com­ba­tir es­te virus mor­tal que ali­via­rá la con­cien­cia de mi­llo­nes de per­so­nas que, en su es­tric­ta ob­ser­van­cia de la mo­ral ca­tó­li­ca, se tie­nen prohi­bi­do el uso de an­ti­con­cep­ti­vos. Es­te virus le­tal pue­de ge­ne­rar el desa­rro­llo de una mi­cro­ce­fa­lia en ni­ños de ma­dres in­fec­ta­das. No obs­tan­te, es­ta bue­na dis­po­si­ción de la Iglesia no ten­drá fá­cil cum­pli­mien­to en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de es­tá con­cen­tra­da es­ta pan­de­mia, por­que el ac­ce­so a los an­ti­con­cep­ti­vos, con fre­cuen­cia, es­tá re­ser­va­do so­lo a pa­re­jas con al­to ni­vel eco­nó­mi­co. Es­tas pa­la­bras, que es­tán en la lí­nea de re­gre­so a la re­la­ti­va to­le­ran­cia se­xual de Cris­to en los evan­ge­lios, de­be­rían ex­ten­der­se, como mí­ni­mo, a los mi­llo­nes de ca­sos de per­so­nas in­fec­ta­das de si­da. Es po­si­ble que, du­ran­te más de 30 años, es­tén mu­rien­do dia­ria­men­te en el mundo 3.000 per­so­nas. Has­ta la fe­cha, nin­gún pa­pa ha acep­ta­do el uso de an­ti­con­cep­ti­vos pa­ra es­tos mi­llo­nes de des­di­cha­dos se­res hu­ma­nos. Ahí tie­ne el pa­pa Francisco otro tra­ba­jo pen­dien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.