La cru­da reali­dad del abor­to

En­ri­que S. Se­gre­lles

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Con el ini­cio de la ley del abor­to en 1986, las in­te­rrup­cio­nes vo­lun­ta­rias del em­ba­ra­zo (IVE) las cos­tea­ban las pro­pias pa­cien­tes, re­cu­rrían a la gra­tui­dad o me­dia gra­tui­dad que otor­ga­ban mi clí­ni­ca en­tre otras, y así has­ta las 12 se­ma­nas, se iba ca­mi­nan­do. A par­tir de las 12 se­ma­nas, se te­nían que cos­tear el via­je a Ma­drid y los ho­no­ra­rios en esas clí­ni­cas a ve­ces los pa­ga­ban y otras co­rrían a car­go de la gra­tui­dad o me­dia gra­tui­dad de los cen­tros.

Más tar­de, el Go­bierno se hi­zo car­go y sub­ven­cio­nó la aten­ción en las clí­ni­cas pri­va­das, pri­me­ro has­ta la 12.ª semana y des­pués has­ta la 14.ª, bien me­dian­te le­yes de su­pues­tos o de pla­zos.

To­do es­to ha fun­cio­na­do bien has­ta que los cen­tros de orien­ta­ción fa­mi­liar (COF) —no todos, pe­ro sí al­guno— se de­di­can a dar la píl­do­ra RU486, sin te­ner ser­vi­cios de aten­ción 24 ho­ras como exis­ten en nues­tras clí­ni­cas. Lo que su­ce­de es que en el 20 % de los ca­sos re­cu­rren al hospital, en don­de a ve­ces se les apli­ca un le­gra­do que no vie­ne a cuen­to, por­que ni en las fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na ni en la for­ma­ción MIR se en­se­ñan los pro­ce­di­mien­tos del abor­to ni la aten­ción co­rrec­ta al mis­mo.

Los pro­fe­tas del mé­to­do far­ma­co­ló­gi­co, si tu­vie­ran una hi­ja en ese tran­ce, no lo uti­li­za­rían. Se han ven­di­do a las mul­ti­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas y se ha pro­mo­cio­na­do una for­ma de ha­cer que no be­ne­fi­cia a las mu­je­res, ya que me­nos del 10 % de las mis­mas se de­can­tan por la IVE far­ma­co­ló­gi­ca y más del 90 % lo ha­cen por el mé­to­do ins­tru­men­tal.

Aho­ra han sur­gi­do de­fi­cien­cias en la aten­ción en el hospital pú­bli­co en los ca­sos de abor­tos más allá de las 14 se­ma­nas y pron­to apa­re­ce­rán ca­sos tan se­rios o más que es­tos, por el uso in­dis­cri­mi­na­do de la píl­do­ra abor­ti­va en épo­cas pre­co­ces de la ges­ta­ción, sin una aten­ción ade­cua­da y aban­do­nan­do a su suer­te a jó­ve­nes mu­je­res, que pier­den su con­fi­den­cia­li­dad y con san­gra­do abun­dan­te tie­nen que re­co­rrer ki­ló­me­tros has­ta lle­gar al hospital más pró­xi­mo.

Lo que se es­tá ha­cien­do con el abor­to es no con­si­de­rar­lo como un ac­to mé­di­co más y un se­rio problema, al cual es­tán abo­ca­das al­gu­nas mu­je­res, nun­ca por su vo­lun­tad, sino por una se­rie de con­di­cio­nes la­bo­ra­les, fa­mi­lia­res o per­so­na­les, que na­da tie­nen que ver con su de­seo real de ser ma­dres.

Re­su­mien­do: las co­sas es­ta­ban bien has­ta ha­ce po­co des­de el ini­cio de la ges­ta­ción has­ta las 14 se­ma­nas cro­no­ló­gi­cas, y di­go es­ta­ban por­que se han des­na­tu­ra­li­za­do las ac­tua­cio­nes, por in­tere­ses eco­nó­mi­cos es­pu­rios, en la bue­na prác­ti­ca del ac­ce­so al abor­to tem­prano. Por otro la­do, es ne­ce­sa­rio y es­toy se­gu­ro de que así se ha­rá, el que sean gi­ne­có­lo­gos y ma­tro­nas los que atien­dan a las ges­tan­tes con fe­tos mal­for­ma­dos y que se vean en la ne­ce­si­dad de in­te­rrum­pir la ges­ta­ción.

Es­ta y no otra es la si­tua­ción en la que nos en­con­tra­mos. Al­gu­nas clí­ni­cas pri­va­das han ce­rra­do sin vuel­ta atrás y las que per­ma­ne­cen abier­tas es pro­ba­ble que ter­mi­nen ce­rran­do, con el con­si­guien­te de­te­rio­ro de la co­rrec­ta asis­ten­cia a la mu­jer em­ba­ra­za­da, que por una u otra razón de­be abor­tar.

Des­pués de más de 40 años de ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal gi­ne­co­ló­gi­co y 30 años de­di­ca­do a in­te­rrum­pir ges­ta­cio­nes como un ac­to mé­di­co más, ya que en mi pro­fe­sión in­clu­yo la re­pro­duc­ción hu­ma­na y la on­co­lo­gía gi­ne­co­ló­gi­ca al más al­to ni­vel, mi equi­po y yo po­de­mos de­cir to­do cuan­to an­te­ce­de con co­no­ci­mien­to de cau­sa y sin in­tere­ses po­lí­ti­cos, que a na­da con­du­cen, pa­ra be­ne­fi­cio de las mu­je­res afec­ta­das por es­tos pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos.

Que vaian ao cár­ce­re por enal­te­ce­men­to do te­rro­ris­mo dous ti­ti­ri­tei­ros por pór­lle a un bo­ne­co un car­tel que di «Go­ra Al­qa-Eta», men­tres an­da sol­to un bes­ta que lle deu un­ha ma­llei­ra a un ho­mo­se­xual nun su­per­mer­ca­do, de­no­ta o mal que es­tá a Xus­ti­za. Que du­bi­de­mos do de­rei­to á sá­ti­ra e nos pa­re­zan máis pe­ri­go­sos uns mo­ni­cre­ques ca o can sen bo­zal que le­va­ba o agre­sor do sú­per, im­pli­ca un­ha so­cie­da­de en­fer­ma. Que os po­lí­ti­cos en fun­cións, opi­na­do­res bem­pen­san­tes e es­pec­ta­do­res se lan­za­sen a xus­ti­fi­car o en­car­ce­ra­men­to dos po­bres tea­trei­ros fa­lan­do de pro­te­xer os ne­nos co­ma se fo­sen par­vos, men­tres que a xen­te pre­sen­te do sú­per non evi­tou que un ho­me fo­se agre­di­do ata man­da­lo ao hospital, ex­pli­ca por que lles per­mi­ti­mos aos xuí­ces e fis­cais esa im­pu­ni­da­de po­la que po­den le­var adian­te un­ha es­tu­pi­dez e que­da­ren tan pan­chos. E que a ho­mo­fo­bia nes­te país cam­pe po­las rúas ata o ex­tre­mo de per­se­guir a pa­re­lla ho­mo­se­xual ata o hospital, ex­pli­ca o úni­co ra­zoa­ble de to­da a his­to­ria dos mo­ni­cre­ques te­rro­ris­tas: un­ha das me­di­das cau­te­la­res pa­ra a súa li­be­ra­ción foi a re­ti­ra­da do pa­sa­por­te. Efec­ti­va­men­te, dan ga­nas de lis­car des­te país e cru­zar un­ha fron­tei­ra que nos sal­ve de ma­chis­tas, agre­so­res, re­sai­ba­dos e po­li­ti­cu­chos, xuí­ces en Ba­bia e bru­ta­lláns.

Gay pro­ce­de da pa­la­bra in­gle­sa pa­ra ale­gre. ¡Que má­goa a con­tra­di­ción coa que o ad­xec­ti­vo ex­pli­ci­ta a condena de que­rer ser fe­liz e que os bár­ba­ros sen cul­tu­ra non te dei­xen! Por­que nes­te país, só po­den ser fe­li­ces os que im­po­ñen a lei do máis for­te, chá­men­se xuí­ces ou ma­ca­rras de su­per­mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.