Ca­me­ron bus­ca evi­tar que los «to­ries» si­gan la ru­ta de John­son

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

cio­nó la in­ter­ven­ción del pri­mer mi­nis­tro en los Co­mu­nes, ya que le exi­gió con­cen­trar todos sus es­fuer­zos en evi­tar que na­die más de los su­yos apo­ye el bre­xit. Lo hi­zo con el ar­gu­men­to de que, si pros­pe­ra el no en la con­sul­ta, no ha­brá una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra dar mar­cha atrás y en­men­dar las des­ven­ta­jas que su­pon­dría la de­ci­sión. Se­gún di­jo, el re­sul­ta­do se­rá «irre­ver­si­ble».

Ca­me­ron de­jó cla­ro que no bus­ca la re­elec­ción al fren­te del país y que su agen­da es­tá ba­sa­da en «lo que es me­jor pa­ra Reino Uni­do». Sin­tién­do­se alu­di­do, el al­cal­de de Lon­dres, Bo­ris John­son, par­ti­da­rio de la sa­li­da y prin­ci­pal can­di­da­to a su­ce­der­le al fren­te de los to­ries, in­ten­tó lle­var al pre­mier a su la­do de la ar­gu­men­ta­ción y le pre­gun­tó por la re­cu­pe­ra­ción de la so­be­ra­nía bri­tá­ni­ca que cree per­di­da en la ac­tua­li­dad.

Pa­ra al­gu­nos, John­son po­ne su am­bi­ción po­lí­ti­ca per­so­nal por de­lan­te de la de su par­ti­do al ha­cer cam­pa­ña por la sa­li­da, pe­ro el al­cal­de re­cha­zó ta­jan­te­men­te es­ta su­ge­ren­cia. En la co­lum­na se­ma­nal que es­cri­be en el dia­rio The Te­le­graph, afir­mó que «to­da la his­to­ria de la UE di­ce que so­lo es­cu­chan de ver­dad a una po­bla­ción cuan­do di­ce no». Ca­me­ron in­ten­tó de nue­vo des­ac­ti­var la po­si­ción de su ri­val ex­pli­can­do que Reino Uni­do ten­drá a par­tir de aho­ra «un es­ta­tus es­pe­cial» en la UE que ga­ran­ti­za que nun­ca se con­ver­ti­rá en un sú­per Es­ta­do eu­ro­peo.

Des­de el ban­co de en­fren­te, el lí­der la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, se ale­gra­ba de que «se ha­ya ter­mi­na­do el ac­to se­cun­da­rio tea­tral» de la ne­go­cia­ción he­cha por Ca­me­ron en Bru­se­las y de­fen­dió que des­de su par­ti­do se ha­rá un «ar­gu­men­to real de los be­ne­fi­cios» de ser un país miem­bro de la UE, una pos­tu­ra que aho­ra tie­ne cla­ra pe­se a ha­ber vo­ta­do en con­tra en el pri­mer re­fe­ren­do so­bre es­te asun­to ce­le­bra­do en los 80.

Mien­tras los eu­ró­fo­bos, li­de­ra­dos por el siem­pre con­tro­ver­ti­do Ni­gel Fa­ra­ge, ven en la con­sul­ta «una opor­tu­ni­dad úni­ca en la vi­da pa­ra cam­biar nues­tro fu­tu­ro y sa­lir de la UE». Fa­ra­ge acu­só a Ca­me­ron de pen­sar que los bri­tá­ni­cos no son «lo su­fi­cien­te­men­te bue­nos pa­ra ne­go­ciar nues­tras pro­pias ofer­tas co­mer­cia­les globales». Tam­bién se re­fi­rió a la con­sul­ta del 23 de ju­nio en las re­des so­cia­les, don­de es­cri­bió que «el freno de emer­gen­cia» de Ca­me­ron po­dría ser de­rri­ba­do por el Par­la­men­to y el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Eu­ro­peo. Se ha­cía eco así de la opi­nión de fun­cio­na­rios y ex­per­tos le­ga­les que creen que el pa­que­te de nue­vos re­cor­tes en los be­ne­fi­cios pa­ra los in­mi­gran­tes po­dría ser ve­ta­do por el má­xi­mo tri­bu­nal eu­ro­peo ale­gan­do que es dis­cri­mi­na­to­rio.

AFP

Ca­me­ron tu­vo una au­dien­cia más re­cep­ti­va en gru­pos ri­va­les, como los la­bo­ris­tas, que en el su­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.