La ul­tra­de­re­cha de Sa­jo­nia dis­pa­ra las alarmas en Ber­lín

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

A Sa­jo­nia, con­si­de­ra­do has­ta ha­ce po­co el Es­ta­do ger­ma­no­orien­tal ejem­plar, in­dus­trial­men­te prós­pe­ro y con gran atrac­ti­vo tu­rís­ti­co, se le cae la fa­cha­da. Un nue­vo fin de semana de vio­len­cia xe­nó­fo­ba y neo­na­zi en la re­gión desató las alarmas de la cla­se po­lí­ti­ca en Ber­lín y fuer­tes crí­ti­cas con­tra el Go­bierno de Dres­de, don­de la CDU de Mer­kel ejer­ce el po­der inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de la reuni­fi­ca­ción na­cio­nal ha­ce un cuar­to de si­glo. Pri­me­ro fue el aco­so su­fri­do por 15 pe­ti­cio­na­rios de asi­lo a su lle­ga­da en au­to­bús a la lo­ca­li­dad de Claus­nitz, don­de un cen­te­nar de ener­gú­me­nos tra­tó de im­pe­dir, con in­sul­tos y agre­sio­nes, que en­tra­ran en un al­ber­gue. Y lue­go el in­cen­dio in­ten­cio­na­do de un nue­vo cen­tro de aco­gi­da en la po­bla­ción de Baut­zen. Un nu­me­ro­so gru­po de cu­rio­sos ce­le­bró con aplau­sos y gri­tos de jú­bi­lo el fue­go como si fue­ra una san­jua­na­da y obs­ta­cu­li­zó el tra­ba­jo de los bom­be­ros, que no pu- die­ron im­pe­dir que el edi­fi­cio, re­cién re­no­va­do y a es­tre­nar, que­da­ra inu­ti­li­za­do por las lla­mas. «Cuán frío de co­ra­zón, cuán co­bar­de hay que ser pa­ra plan­tar­se an­te un au­to­bús de re­fu­gia­dos y gri­tar, in­sul­tar y me­ter mie­do a la gen­te en su in­te­rior, en­tre ellos mu­chas mu­je­res y ni­ños», di­jo ayer Mer­kel por bo­ca de su por­ta­voz, Stef­fen Sei­bert, quien ase­gu­ró que los au­to­res no son más que una mi­no­ría.

Sin em­bar­go, no pa­re­cen ser tan po­cos. Sa­jo­nia es el ho­gar del mo­vi­mien­to Pe­gi­da, que se ma­ni­fies­ta pe­rió­di­ca­men­te en Dres­de, su ca­pi­tal, y el Es­ta­do don­de ma­yor re­pre­sen­ta­ción tie­ne el neo­na­zi NPD, con pre­sen­cia en nu­me­ro­sos ayun­ta­mien­tos. La llu­via de crí­ti­cas por los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos, en los que la po­li­cía tam­po­co tu­vo una ac­tua­ción exi­to­sa, se di­ri­gió a su pri­mer mi­nis­tro, el cris­tia­no­de­mó­cra­ta Sta­nis­law Ti­llich, al que la opo­si­ción acu­só de «es­tar cie­go» an­te los des­ma­nes de los ul­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.