CAM­PA­ÑA DE LAS PRI­MA­RIAS EN EE.UU.

Aco­so y de­rri­bo de Trump a Rubio, su más di­rec­to ri­val

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - VIC­TO­RIA TO­RO

Do­nald Trump sa­be quién es a es­tas al­tu­ras de las pri­ma­rias su más di­rec­to ri­val. Su cam­pa­ña de aco­so y de­rri­bo con­tra el se­na­dor de Flo­ri­da Marco Rubio pa­sa por po­ner en du­da que pue­da ser le­gal­men­te ele­gi­do pre­si­den­te: el do­min­go re­tui­teó un men­sa­je de una se­gui­do­ra en el que se afir­ma­ba que el se­na­dor de Flo­ri­da no es «ciu­da­dano de na­ci­mien­to». Un ar­gu­men­to que uti­li­zó con­tra Ted Cruz en es­ta cam­pa­ña por na­cer en Ca­na­dá. Y ya fue an­tes uno de los im­pul­so­res de la fal­sa idea de que Ba­rack Oba­ma no na­ció en EE.UU.

¿Cuál es el ar­gu­men­to de Do­nald Trump?

La Cons­ti­tu­ción de EE.UU. dic­ta­mi­na que so­lo pue­de ser pre­si­den­te un «ciu­da­dano de na­ci­mien­to» pe­ro no es­pe­ci­fi­ca qué en­tien­de con ese tér­mino. Marco Rubio na­ció en EE.UU. en 1971 de pa­dres cu­ba­nos que en ese mo­men­to no te­nían la na­cio­na­li­dad. Se­gún la in­ter­pre­ta­ción ma­yo­ri­ta­ria de la Cons­ti­tu­ción, el se­na­dor de Flo­ri­da se­ría ele­gi­ble pa­ra ser pre­si­den­te por­que todos los na­ci­dos en te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se son au­to­má­ti­ca­men­te ciu­da­da­nos de es­te país. Pe­ro cuan­do ayer le pre­gun­ta­ron a Do­nald Trump por la po­lé­mi­ca, el mag­na­te vol­vió a lan­zar la du­da: «Yo no sé… De­be­rán ser los abo­ga­dos los que di­gan si es o no ciu­da­dano de na­ci­mien­to».

¿Por qué el mag­na­te ata­ca a Marco Rubio?

Trump tie­ne dos po­de­ro­sas ra­zo­nes pa­ra ata­car al de Flo­ri­da. La pri­me­ra es que, tras las pri­ma­rias de Ca­ro­li­na del Sur, Rubio es la úni­ca es­pe­ran­za que le que­da al Par­ti­do Re­pu­bli­cano de ga­nar­le la par­ti­da a Trump. El se­na­dor ga­nó por el 0,2 % a su gran ri­val, Ted Cruz, pe­ro fue una vic­to­ria muy im­por­tan­te por­que la demografía y la ideo­lo­gía de Ca­ro­li­na del Sur fa­vo­re­cían al te­xano. Y si le ga­nó en es­te es­ta­do le pue­de ga­nar en la ma­yo­ría de los del sur, que vo­tan el su­per­mar­tes (1 de mar­zo), y con­ver­tir­se de ma­ne­ra ofi­cial en el úni­co opo­nen­te del neo­yor­quino. La se­gun­da razón es que hay un as­pec­to de la can­di­da­tu­ra de Rubio que pue­de ha­cer mu­cho da­ño a Trump: to­das las en­cues­tas le si­túan como fa­vo­ri­to en el due­lo con Hi­llary Clin­ton. Y eso pue­de lle­var a mu­chos vo­tan­tes a de­can­tar­se por él en vez de por el mag­na­te que, se­gún son­deos, no ten­dría na­da que ha­cer fren­te a la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do.

¿Pue­de pros­pe­rar la du­da sem­bra­da?

Ex­cep­to los pro­pios par­ti­da­rios del mag­na­te, na­die cree que Rubio es­té im­po­si­bi­li­ta­do le­gal­men­te pa­ra ser pre­si­den­te. Y no se es­pe­ra que es­te ar­gu­men­to ten­ga nin­gún pe­so en las pri­ma­rias de hoy en Nevada. Pe­ro el re­sul­ta­do sí pue­den ha­cer que Trump re­do­ble sus ata­ques con­tra el de Flo­ri­da si, como se es­pe­ra, es­te tie­ne bue­nos re­sul­ta­dos y de­ja atrás a Ted Cruz.

¿Qué de­ci­de el vo­to ne­gro?

Los de­mó­cra­tas se ba­ti­rán el sá­ba­do en Ca­ro­li­na del Sur. Las úl­ti­mas en­cues­tas dan una ven­ta­ja de 28 pun­tos a Hi­llary Clin­ton so­bre Ber­nie San­ders. Un pre­do­mi­nio que pue­de am­pliar­se to­da­vía más en los es­ta­dos del su­per­mar­tes, ya que en una bue­na par­te de ellos la ma­yo­ría del vo­to de­mó­cra­ta es afro­ame­ri­cano y San­ders no es­tá con­si­guien­do su apo­yo. En to­tal, Clin­ton tie­ne ya 502 de­le­ga­dos y San­ders cuen­ta so­lo con 70.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.