Aler­tan de la pre­co­ci­dad de la de­pre­sión y su cro­ni­ci­dad

Uno de ca­da diez ga­lle­gos su­fri­rá al­gún epi­so­dio en su vi­da

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - SA­RA CARREIRA

El es­tu­dio Ese­med ( Eu­ro­pean Study of the Epi­de­miology of Men

tal Di­sor­ders), aus­pi­cia­do por la OMS, in­di­ca que en Ga­li­cia el 10,5 % de la po­bla­ción va a desa­rro­llar una de­pre­sión a lo lar­go de su vi­da, y se han de­tec­ta­do ca­rac­te­rís­ti­cas lla­ma­ti­vas: la edad de ini­cio es ca­da vez más tem­pra­na y exis­ten ta­sas al­tas de co­mor­bi­li­dad y cro­ni­ci­dad.

El je­fe de Psi­quia­tría del Chuac y pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ga­lle­ga de Psi­quia­tría, Ma­nuel Serrano, ex­pli­ca que «el cli­ma re­pre­sen­ta uno de los fac­to­res que pu­die­ran ex­pli­car el por­qué Ga­li­cia pre­sen­ta una pre­va­len­cia su­pe­rior de de­pre­sión fren­te a las po­bla­cio­nes del sur de Es­pa­ña; la me­nor luz po­dría te­ner al­gu­na in­fluen­cia». Otra co­sa son los sui­ci­dios: «Con una ta­sa de 10,7 sui­ci­dios por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes, Ga­li­cia tie­ne el por­cen­ta­je más al­to de Es­pa­ña, y el do­ble de la me­dia es­ta­tal». No se ex­pli­ca so­lo con el cli­ma, sino que so­lo el 10 % «usa pro­to­co­los de in­ter­ven­ción y va­lo­ra­ción del ries­go sui­ci­da, y tam­po­co se uti­li­zan ha­bi­tual­men­te es­ca­las pa­ra su eva­lua­ción en la prác­ti­ca clí­ni­ca dia­ria».

Mal diag­nós­ti­co

Ade­más, se dan otras ca­rac­te­rís­ti­cas en Ga­li­cia que jus­ti­fi­can unas ci­fras tan ele­va­das. Por ejem­plo, «un im­por­tan­te por­cen­ta­je de pa­cien­tes no es­tá diag­nos­ti­ca­do y mu­chos de los que sí lo es­tán no re­ci­ben un tra­ta­mien­to ade­cua­do. Tan­to las ta­sas de de-

tec­ción como las de tra­ta­mien­to son ma­yo­res en las for­mas más gra­ves. Ade­más, has­ta un 26,5 % de las per­so­nas diag­nos­ti­ca­das de de­pre­sión en aten­ción pri­ma­ria no reúnen cri­te­rios for­ma­les pa­ra es­te diag­nós­ti­co», de­ta­lla Serrano. E in­ci­de en un pun­to im­por­tan­te: la tris­te­za o me­lan­co­lía no son si­nó­ni­mos de de­pre­sión, sino que re­sul­tan in­he­ren­tes a la ex­pe­rien­cia hu­ma­na.

Pe­ro igual que a per­so­nas que no tie­nen de­pre­sión se les tra­ta en el mé­di­co de pri­ma­ria como si la pa­de­cie­sen, las que sí la su­fren de­ben afron­tar mu­chas ve- ces una fal­ta de diag­nós­ti­co. La en­cues­ta Ese­med en­cuen­tra que un 50 % de los ca­sos es­tán sin tra­tar. Y los ex­per­tos in­ci­den en que el diag­nós­ti­co tem­prano es una de las claves pa­ra me­jo­rar el pro­nós­ti­co de la en­fer­me­dad, al igual que el tra­ta­mien­to in­te­gral del pa­cien­te; con es­tos dos pun­ta­les se pue­den evi­tar re­caí­das y lo­grar la re­cu­pe­ra­ción fun­cio­nal de la per­so­na afec­ta­da.

El 60 % re­cae

El tra­ta­mien­to pre­coz y co­rrec­to es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar que el fe­nó­meno se cro­ni­fi­que y ha­ya re­caí­das. Los da­tos se­ña­lan que ca­da epi­so­dio de­pre­si­vo in­cre­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de una re­cu­rren­cia: el 60% de los pa­cien­tes que ha su­fri­do un epi­so­dio de­pre­si­vo pre­sen­ta al me­nos una re­pe­ti­ción a lo lar­go de su vi­da.

Sin em­bar­go, es fá­cil que el pa­cien­te de­je las pas­ti­llas. Se­gún los es­tu­dios, cua­tro de ca­da diez aban­do­na el tra­ta­mien­to en el pri­mer mes y otros dos más lo ha­cen en los pri­me­ros seis me­ses. Cu­rio­sa­men­te, so­lo un 15 % ni lo in­ten­ta: «Los pa­cien­tes con de­pre­sión —di­ce Serrano— tie­nen con­cien­cia de su en­fer­me­dad y cum­plen con el tra­ta­mien­to ini­cial­men­te, pe­ro en­se­gui­da un por­cen­ta­je im­por­tan­te lo aban­do­na cuan­do tie­ne una ini­cial me­jo­ría y lo ha­ce por el es­tig­ma de to­mar una me­di­ca­ción, y por el te­mor de los po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios. Des­de mi pun­to de vis­ta y ex­pe­rien­cia, la psi­coe­du­ca­ción y la dis­mi­nu­ción de los efec­tos ad­ver­sos son las ar­mas más fruc­tí­fe­ras pa­ra evi­tar el aban­dono».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.