La ta­qui­lla mun­dial en­cum­bra al su­per­hé­roe irre­ve­ren­te de «Dead­pool»

El fil­me, que ten­drá se­gun­da par­te, cos­tó 52 mi­llo­nes y lle­va re­cau­da­dos 445

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - X. FRA­GA

Dead­pool no es un su­per­hé­roe al uso. En reali­dad, es más bien un an­ti­hé­roe, crea­do por Mar­vel y cu­ya pre­sen­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca se ha­bía li­mi­ta­do a un bre­ve cameo en X-Men orí­ge­nes: Lo­bezno. Su pri­me­ra pe­lí­cu­la como pro­ta­go­nis­ta tam­po­co es con­ven­cio­nal. Su ba­jo pre­su­pues­to —52 mi­llo­nes de eu­ros— pa­ra el con­tex­to del ci­ne fan­tás­ti­co y de ac­ción, su­ma­do a un plan­tea­mien­to que no rehú­ye a la iro­nía y la vio­len­cia —y que le res­trin­gió el lu­cra­ti­vo mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos a ma­yo­res de 17 años—, ha­cían pre­sa­giar un pa­so sin pe­na ni glo­ria por las sa­las: una for­ma de con­ten­tar a la cam­pa­ña de fans que reivin­di­ca­ban un pa­pel prin­ci­pal pa­ra es­te mer­ce­na­rio.

Y, sin em­bar­go, la ta­qui­lla mun­dial ha en­cum­bra­do a Dead­pool: en Es­pa­ña, el fin de semana de su es­treno ha des­ban­ca­do a Zoo­tró­po­lis del pri­mer pues­to, con una re­cau­da­ción de 3,5 mi­llo­nes de eu­ros. En Es­ta­dos Uni­dos ya es el fil­me ba­sa­do en el uni­ver­so X-Men más ta­qui­lle­ro, y en el cómpu­to glo­bal ha su­ma­do has­ta aho­ra 445 mi­llo­nes, una ci­fra que co­bra ma­yor sig­ni­fi­ca­ción si se re­la­cio­na con su ba­jo cos­te.

Al éxi­to de pú­bli­co hay que su­mar el de la crí­ti­ca. La pe­lí­cu­la ha si­do bien re­ci­bi­da. Dead­pool ya era bien co­no­ci­do por su ca­rác­ter ver­bo­rrei­co, por ser cons­cien­te de su pa­pel en una fic­ción —lo que se de­no­mi­na «rom­per la cuarta pa­red»— y unir am­bas ca­rac­te­rís­ti­cas con iro­nía y hu­mor. To­do ello ha si­do efi­caz­men­te tras­la­da­do al ci­ne por el di­rec­tor Tim Mi­ller —una de las que­jas más ex­ten­di­das se cen­tra­ba en la su­per­fi­cia­li­dad del per­so­na­je en su apa­ri­ción en Lo­bezno, muy ale­ja­da de la esen­cia del per­so­na­je ori­gi­nal del có­mic— y, es- pe­cial­men­te, por el ac­tor que le da vi­da, Ryan Rey­nolds. El nor­te­ame­ri­cano te­nía dos es­pi­nas cla­va­das de las que re­sar­cir­se: esa apa­ri­ción frus­tran­te jun­to a los otros X-Men y su in­ter­pre­ta­ción fa­lli­da de Lin­ter­na Ver­de. Pe­ro Rey­nolds tam­bién sa­be sa­lir ai­ro­so de los re­tos, como de­mos­tró en Bu­ried, el guion que todos re­cha­za­ban en Holly­wood has­ta que el ga­lle­go Ro­dri­go Cor­tés lo con­vir­tió en un éxi­to. Am­bos fil­mes, por cier­to, com­par­tie­ron un ele­va­do ni­vel de exi­gen­cia fí­si­ca pa­ra el ac­tor, quien en Dead­pool lle­gó a uti­li­zar has­ta nue­ve pe­sa­dos tra­jes dis­tin­tos y hu­bo de so­me­ter­se a se­sio­nes de cua­tro ho­ras dia­rias pa­ra que el ma­qui­lla­je lo con­vir­tie­se en Wa­de Wil­son, el mer­ce­na­rio de­for­ma­do que ad­quie­re ex­tra­or­di­na­rias ha­bi­li­da­des tras un ex­pe­ri­men­to que ca­si lo ma­ta. Rey­nolds tam­bién tu­vo que asu­mir en pri­me­ra per­so­na más es­ce­nas de ac­ción de lo que con­ta­ba, ya que mu­chas to­mas ro­da­das con es­pe­cia­lis­tas re­sul­ta­ron ser in­ser­vi­bles.

Otro su­per­hé­roe es po­si­ble

Dead­pool con­fir­ma no so­lo que el ci­ne de su­per­hé­roes pa­sa por un buen mo­men­to —pa­ra es­te año es­tán pro­gra­ma­dos es­tre­nos como Batman v Superman: el des­per­tar de la jus­ti­cia, Ca­pi­tán Amé­ri­ca: ci­vil war, Doc­tor Ex­tra­ño y otra en­tre­ga de los ami­gos de Dead­pool, X-Men: Apo­caly­pse—, sino que den­tro del gé­ne­ro hay si­tio pa­ra per­so­na­jes que no res­pon­dan a la in­ter­pre­ta­ción más acar­to­na­da de sus mo­de­los ori­gi­na­les del có­mic. In­clu­so pa­ra un fil­me que apues­te cons­cien­te­men­te por ale­jar­se del «todos los pú­bli­cos» y no es­ca­ti­me en vio­len­cia y un pro­ta­go­nis­ta de mo­ral du­do­sa. Otro fac­tor que ha ju­ga­do po­si­ti­va­men­te pa­ra Dead­pool son sus cons­tan­tes gui­ños al uni­ver­so Mar­vel, blan­co de unas bro­mas a las que no se es­ca­pa ni el pro­pio Rey­nolds, y que im­pri­me un sen­ti­do del hu­mor que el pú­bli­co ha agra­de­ci­do. Ade­más, acos­tum­bra­dos a ver en la gran pan­ta­lla su­per­hé­roes cu­ya vi­da pri­va­da es irre­le­van­te, la re­la­ción de Dead­pool con su no­via Vanessa —la ac­triz bra­si­le­ña Mo­re­na Bac­ca­rin—, con sus es­ce­nas de com­pli­ci­dad y se­xo, con­tri­bu­yen a ale­jar la pe­lí­cu­la de los tó­pi­cos del gé­ne­ro.

Mo­rir de éxi­to

En es­tas cir­cuns­tan­cias, Dead­pool co­rre el ries­go de mo­rir de éxi­to. La 20th Cen­tury Fox ha con­fir­ma­do el ro­da­je de la se­gun­da par­te, nue­va­men­te con Rey­nolds. No se­ría el pri­mer ca­so de pe­lí­cu­la re­ve­la­ción cu­ya se­cue­la en­gor­da su pre­su­pues­to acor­de las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ra, so­lo com­pa­ra­bles al ba­ta­ca­zo que fi­nal­men­te se pe­ga. Pe­ro has­ta en es­to es di­fe­ren­te. Paul Wer­nick, guio­nis­ta jun­to a Rhett Re­ese, ya ha ad­ver­ti­do del error que co­me­te­rían. «No que­re­mos un pre­su­pues­to de 150 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ha­cer la pró­xi­ma pe­lí­cu­la. Estamos con­ten­tos con ese pe­que­ño pre­su­pues­to», de­cla­ró. El per­so­na­je crea­do por Rob Lied­feld y Fa­bian Ni­cie­za pue­de dar mu­cho más de sí: aunque ya ha fa­lle­ci­do va­rias ve­ces, a

la pos­tre es in­mor­tal.

Atí­pi­co. Dead­pool se sa­le de los már­ge­nes con­ven­cio­na­les de los su­per­hé­roes:

mor­daz y con sen­ti­do del hu­mor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.