Mark Zuc­ker­berg: «La reali­dad vir­tual cam­bia­rá la for­ma de co­mu­ni­car­nos»

El fun­da­dor de Fa­ce­book de­fien­de en Bar­ce­lo­na su pro­yec­to con­tra la bre­cha di­gi­tal

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - CÉ­SAR RODRÍGUEZ

Mark Zuc­ker­berg fue la es­tre­lla in­dis­cu­ti­ble de la pri­me­ra jornada de la fe­ria tec­no­ló­gi­ca World Mo­bi­le Con­gress de Bar­ce­lo­na. La con­fe­ren­cia del fun­da­dor de Fa­ce­book es­ta­ba pre­vis­ta pa­ra las seis de la tar­de. Una ho­ra an­tes, cien­tos de pe­rio­dis­tas ya ha­cían co­la pa­ra no per­der­se la in­ter­ven­ción. Por su­pues­to, hu­bo lleno. Y aun cuan­do no des­ve­ló gran­des no­ve­da­des, ofre­ció va­rios ti­tu­la­res y po­lé­mi­cas.

Él sa­lió a es­ce­na ves­ti­do como siem­pre, con va­que­ros y una ca­mi­se­ta gris. Es su uni­for­me. No es­ta­ba so­lo en el es­ce­na­rio. Una pe­rio­dis­ta de la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Wi­red lo acom­pa­ña­ba. La con­fe­ren­cia se con­vir­tió en una en­tre­vis­ta. Y un su­do­ro­so (subió un asis­ten­te a de­cír­se­lo an­te las ri­sas del pú­bli­co) Mark Zuc­ker­berg su­frió so­bre la ta­ri­ma. Pa­ra­do­jas de la tec­no­lo­gía, el rey de re­des tu­vo pro­ble­mas con un ca­cha­rro: el mi­cró­fono. Y tam­bién con la cohe­ren­cia de su re­la­to.

El fun­da­dor de Fa­ce­book de­di­có mu­cho tiem­po a ha­blar de su pro­yec­to pa­ra ex­ten­der el ac­ce­so a In­ter­net a las par­tes del mundo don­de gran par­te de la po­bla­ción su­fre la bre­cha di­gi­tal. Y en­sal­zó su po­lé­mi­co pro­yec­to In­ter­net.org. Zuc­ker­berg des­ta­có que 4.000 mi­llo­nes de per­so­nas en el mundo no pue­den co­nec­tar­se. Y des­gra­nó los di­fe­ren­tes pro­yec­tos en que es­tá tra­ba­jan­do pa­ra intentar pa­liar el problema. Uno de los más des­ta­ca­dos es un sis­te­ma de dro­nes pa­ra lle- var In­ter­net a la zo­nas ru­ra­les. Tam­bién lan­za­rá uno ba­sa­do en sa­té­li­tes pa­ra Áfri­ca. Y bus­ca­rá una es­tra­te­gia di­fe­ren­te en la In­dia, don­de ha su­fri­do un im­por­tan­te «re­vés».

«Ca­da país es di­fe­ren­te», di­jo Zuc­ker­berg, que po­co des­pués hi­zo un ale­ga­to y, a la vez, en­vió un re­ca­do a las ope­ra­do­ras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. El fun­da­dor de Fa­ce­book cues­tio­nó la ca­rre­ra por ofre­cer co­ne­xio­nes de al­ta ve­lo­ci­dad pa­ra el 2020 con la tec­no­lo­gía del 5G, bá­si­ca pa­ra el desa­rro­llo del lla­ma­do In­ter­net de las co­sas y pa­ra ga­ran­ti­zar que los con­te­ni­dos de al­ta ca­li­dad cir­cu­len por las re­des mó­vi­les, cuan­do aún no ha si­do so­lu­cio­na­da la ci­ta­da bre­cha di­gi­tal de los paí­ses po­bres. Pe­ro po­co des- pués cambió el rum­bo. Y jus­ti­fi­có lo que an­tes ha­bía re­pro­cha­do. Zuc­ker­berg cree que el ví­deo se­rá el con­te­ni­do que do­mi­ne la Red y las re­des en los pró­xi­mos años. «Has­ta aho­ra he­mos usa­do tex­to y fo­tos. Y aho­ra es el turno de usar el ví­deo de for­ma ma­si­va», di­jo, an­tes de pro­nos­ti­car que la evo­lu­ción na­tu­ral de esa ten­den­cia es avan­zar en la ex­pan- sión de los ví­deos in­mer­si­vos de 360 gra­dos (se­gún sus cuen­tas, más de un mi­llón de per­so­nas ya con­su­mían ese pro­duc­to ca­da día en su red so­cial, la ma­yor del pla­ne­ta) y en la tan de mo­da reali­dad au­men­ta­da.

Zuc­ker­berg hi­zo una pa­rá­bo­la con­tan­do có­mo sus pa­dres ha­bían apun­ta­do en un cua­derno cuán­do dio sus pri­me­ros pa­sos. Y avan­zo que él gra­ba­rá los de su hi­ja, Max, que ape­nas tie­ne aho­ra unos me­ses, en un ví­deo de 360º. Si­guien­do su ar­gu­men­to, en el trans­cur­so de unos años lo ha­ría con reali­dad vir­tual. En su opi­nión, no es un jue­go, ad­mi­te fi­nes edu­ca­ti­vos y pro­fe­sio­na­les: «Cam­bia­rá la for­ma de co­mu­ni­car­nos». Y lle­ga­rá an­tes de lo que cree­mos.

«Has­ta aho­ra he­mos usa­do tex­to y fo­tos. Es el turno de usar el ví­deo de for­ma ma­si­va» Mark Zuc­ker­berg Fun­da­dor de Fa­ce­book

«1984» en el 2016. Mark Zuc­ker­berg subió ayer a la Red es­ta fo­to­gra­fía en la que se le ve en­tran­do —el do­min­go, du­ran­te el even­to de Sam­sung— en un au­di­to­rio lleno de asis­ten­tes co­nec­ta­dos a ga­fas de reali­dad vir­tual. Y en

The Ver­ge ya com­pa­ran es­ta ima­gen con el fu­tu­ro dis­tó­pi­co anun­cia­do por Or­well: «Un su­per­mán mul­ti­mi­llo­na­rio con una son­ri­sa en el ric­tus que pa­sa jun­to a dro­nes hu­ma­nos, ata­dos a má­qui­nas y cie­gos a la reali­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.