El edi­fi­cio ju­di­cial man­tu­vo sin uso la teó­ri­ca sa­la de bo­das en un año

Des­de la inau­gu­ra­ción, es­ta cons­truc­ción ane­ja ni se uti­li­zó ni se le pre­vé des­tino

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense - PE­PE SEOANE

Un año des­pués de la inau­gu­ra­ción del edi­fi­cio ju­di­cial, apa­ga­da en bue­na me­di­da la con­tro­ver­sia so­bre la ima­gen, hay una pre­gun­ta que si­gue muy pre­sen­te. ¿Y eso otro pa­ra qué sir­ve? «Eso otro» es el lo­cal que di­bu­ja­ron los au­to­res del pro­yec­to en la ex­pla­na­da de en­tra­da. Iba a ser el es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra ce­le­bra­cio­nes, es de­cir, la sa­la de bo­das. Pe­ro aún no se ha uti­li­za­do. Ni la pri­me­ra. Es­tá al la­do, pe­ro se­pa­ra­do del cuer­po prin­ci­pal. Cuan­do el pre­si­den­te de la Xun­ta inau­gu­ró el edi­fi­cio ha­ce jus­ta­men­te un año, se pre­sen­tó como signo de adap­ta­ción a los tiem­pos, de pri­va­ci­dad, de dis­tan­cia­mien­to, ubi­can­do la par­te más fes­ti­va de la jus­ti­cia en un es­ce­na­rio di­fe­ren­te, ale­ja­do del per­fil más ári­do, de la de­lin­cuen­cia y de los li­ti­gios.

No ha cua­ja­do. Tan po­co éxi­to tu­vo la ini­cia­ti­va, que, sin ha­ber trans­cu­rri­do un mes del ac­to pre­si­di­do por Al­ber­to Nú­ñez, se em­pe­zó a pen­sar en reacon­di­cio­nar ese es­pa­cio. Pa­ra lo que hi­cie­ra fal­ta. Vis­to el em­pla­za­mien­to de la Ofi­ci­na de Aten­ción ao Ci­da­dán, en­te­rra­da en el só­tano, se es­tu­dió esa po­si­bi­li­dad. Era una op­ción, vis­ta su inuti­li­dad como sa­la de bo­das, pe­ro tam­po­co lle­gó a cua­jar. En­tre otros mo­ti­vos por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad.

Muy amor­ti­gua­da la con­tro­ver­sia so­bre la fal­ta de luz y el im­pac­to de las ca­jas de ba­ños y as­cen­sor en las zo­nas diá­fa­nas de las dis­tin­tas plan­tas, la re­no­va­ción del sis­te­ma de alum­bra­do ha sua­vi­za­do las que­jas, pe­ro no en su to­ta­li­dad. La au­sen­cia de ven­ta­nas por don­de pue­dan en­trar los bom­be­ros en ca­so de ur­gen­cia si­gue sien­do mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, como han trans­mi­ti­do me­dios sin­di­ca­les.

Ha ha­bi­do, con to­do, ajus­tes. Y si­tua­cio­nes como la que afec­ta­ba al juz­ga­do de vio­len­cia de gé­ne­ro. Echa­ba de me­nos el juez de­cano, en un es­cri­to di­ri­gi­do a la Xun­ta, la au­sen­cia de un es­pa­cio en el que una víc­ti­ma pu­die­ra es­pe­rar a que se le to­ma­ra de­cla­ra­ción sin te­ner que es­tar en con­tac­to con el agre­sor. Hi­cie­ron fal­ta al­gu­nos me­ses pa­ra re­sol­ver lo que el ma­gis­tra­da ta­cha­ba como una vul­ne­ra­ción de la le­ga­li­dad vi­gen­te en la ma­te­ria, pe­ro es­te des­ajus­te se re­sol­vió ha­bi­li­tan­do un es­pa­cio ade- cua­do pa­ra ese fin en la plan­ta ter­ce­ra del in­mue­ble, com­par­ti­do con los tres juz­ga­dos de ins­truc­ción y los dos juz­ga­dos de lo Pe­nal. Se tra­ta de una de las plan­tas que es­tán a ple­na ocu­pa­ción, al igual que la cuarta con los juz­ga­dos de lo so­cial y lo con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo, y la se­gun­da, con todos los de pri­me­ra ins­tan­cia, in­clui­do el de fa­mi­lia y tam­bién el mer­can­til.

Dis­tri­bui­do el edi­fi­cio con es­pa­cios va­cíos, an­te even­tua­les crea­cio­nes de nue­vos juz­ga­dos, es en la plan­ta quin­ta don­de aún que­da mar­gen. Par­te de los des­pa­chos de fis­ca­les y las ofi­ci­nas de la sec­ción ci­vil del mi­nis­te­rio pú­bli­co com­par­ten es­ce­na­rio con de­pen­den­cias de un pe­nal.

SANTI M. AMIL

La cons­truc­ción si­tua­da en la ex­pla­na­da lle­va un año sin ha­ber pres­ta­do ser­vi­cio al­guno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.