Ruth Nóvoa Co­lo­ca­do, al vo­lan­te y a los es­quíes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Es un lo­gro de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Trá­fi­co, pe­ro tam­bién de to­da la so­cie­dad, que los con­duc­to­res nos lo pen­se­mos mu­cho an­tes de co­ger el co­che des­pués de ha­ber be­bi­do. Qué le­jano nos pa­re­ce Ste­vie Won­der —es que ha­ce más de trein­ta años, ¡ma­dre mía!— con su «Si be­bes, no con­duz­cas». Pe­ro ese men­sa­je ya icó­ni­co, las du­ras cam­pa­ñas de la DGT que iban di­rec­ta­men­te a las tri­pas y, no nos en­ga­ñe­mos, la ame- na­za de las mul­tas y los pun­tos del car­né han con­se­gui­do, al me­nos, con­cien­ciar­nos so­bre el pe­li­gro que tie­ne aso­ciar al­cohol y vo­lan­te.

En las úl­ti­mas se­ma­nas las prue­bas de dro­gas que la Guar­dia Ci­vil es­tá prac­ti­can­do en las ca­rre­te­ras ou­ren­sa­nas di­bu­jan otro problema que sa­bía­mos que exis­tía pe­ro que, has­ta ha­ce bien po­co, no po­día­mos cuan­ti­fi­car: el de la gen­te que pa­sa de las co­pas pe­ro que prac­ti­ca lo que po­dría­mos lla­mar con­duc­ción es­tu­pe­fa­cien­te. No es que an­tes no hu­bie­se ou­ren­sa­nos que co­gie­ran el co­che ba­jo los efec­tos de las dro­gas. Es que aho­ra los pi­llan. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no re­sul­te ne­ce­sa­rio, ur­gen­te in­clu­so, ha­cer fren­te a un problema que es de los con­su­mi­do­res pe­ro que tam­bién es nues­tro, so­bre to­do si nos los cru­za­mos en la ca­rre­te­ra.

Los ca­sos de con­duc­to­res pi­lla­dos a 172 y 235 ki­ló­me­tros por ho­ra en la pro­vin­cia, con po­si­ti­vos en can­na­bis y co­caí­na res­pec­ti­va­men­te, son dos ejem­plos. Hay quien pue­de pen­sar que son tan ex­cep­cio­na­les como esas ve­lo­ci­da­des, al­can­za­das en tra­mos li­mi­ta­dos a 60 y 120, en ca­da uno de los ca­sos. Pe­ro los re­sul­ta­dos de las prue­bas prac­ti­ca­das por la Guar­dia Ci­vil en Man­za­ne­da lan­zan un men­sa­je de preo­cu­pa­ción que, sin dis­tin­ción, to­da la so­cie­dad de­be es­cu­char. La mi­tad de las prue­bas de dro­gas fue­ron po­si­ti­vas en una jornada en la que, sin em­bar­go, el con­su­mo de al­cohol al vo­lan­te no dio lu­gar a san­cio­nes. Re­co­noz­co que en pleno en­troi­do, en una no­che como la de co­ma­dres en Ve­rín, los po­si­ti­vos los en- tien­do más, aunque no los jus­ti­fi­co en el ca­so de quie­nes de­ci­den, ade­más de po­ner­se, po­ner en pe­li­gro a otras per­so­nas. Pe­ro aso­ciar un do­min­go en Man­za­ne­da, con la pers­pec­ti­va de prac­ti­car de­por­te y dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, con el con­su­mo de dro­gas se me ha­ce es­pe­cial­men­te ex­tra­ño. Can­na­bis, co­caí­na y opiá­ceos en la mo­chi­la en un día en el que se su­po­ne que bas­ta­ría con me­ter un bo­ca­di­llo o una barrita ener­gé­ti­ca.

«Te­ne­mos un problema muy se­rio con la dro­ga». Lo de­cía es­te fin de semana en La Voz el je­fe pro­vin­cial de Trá­fi­co, Da­vid Llo­ren­te. Por­que esas ci­fras son como un mues­treo y su­gie­ren la acep­ta­ción del con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes. No sé yo si pa­ra es­to nos se­rá su­fi­cien­te con res­ca­tar a Ste­vie Won­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.