Pro­ta­go­nis­ta

Pro­ta­go­nis­tas

La Voz de Galicia (Ourense) - - La Voz De Ourense -

Ángel Mar­tí­nez se aca­ba de doc­to­rar con una te­sis so­bre dis­cri­mi­na­ción a las per­so­nas ma­yo­res.

res­pon­dió muy sor­pren­di­do que él vol­vía al pue­blo con­du­cien­do en su co­che. Yo ha­bía da­do por he­cho que el se­ñor no con­du­cía. Todos asu­mi­mos cier­tos es­te­reo­ti­pos, que pue­den ser nor­ma­les pe­ro tam­bién pue­den con­du­cir a pre­jui­cios, y eso es pe­li­gro­so por­que los pre­jui­cios pue­den pro­du­cir mar­gi­na­ción y ex­clu­sión. En el ám­bi­to sa­ni­ta­rio ese prejuicio se tra­du­ce cuan­do, por ejem­plo, das por he­cho que a una per­so­na de cier­ta edad es me­jor no dar­le un tra­ta­mien­to. En la cues­tión de edad, igual que en la de gé­ne­ro, hay co­sas que pasan des­aper­ci­bi­das por­que ve­mos nor­ma­les ac­ti­tu­des que en reali­dad no lo son por­que aca­ban mi­nus­va­lo­ran­do al pa­cien­te.

—¿Có­mo por ejem­plo?

—Al­go muy ha­bi­tual es tra­tar­les con di­mi­nu­ti­vos o lla­mán­do­le abue­lo. Mu­chas ve­ces se ha­ce con ca­ri­ño, otras por iner­cia, pe­ro hay que re­plan­teár­se­lo. A esa per­so­na le pue­de ha­cer sen­tir­se me­nos­pre­cia­do. La per­cep­ción per­so­nal de ser an­ciano no va ne­ce­sa­ria­men­te uni­da a la edad. En la Gre­cia clá­si­ca una per­so­na de 55 años era un an­ciano. Hoy, y so­bre to­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, el en­ve­je­ci­mien­to ha cam­bia­do mu­chí­si­mo. Otro ca­so: cuan­do vie­ne con acom­pa­ñan­te, ten­de­mos a pre­gun­tar a esa otra per­so­na, nin­gu­neán­do­lo. Tam­bién es­tá el pa­ter­na­lis­mo, cuan­do tra­ta­mos al en­fer­mo como un ser in­fe­rior, con to­das las con­no­ta­cio­nes que eso pue­de te­ner a la ho­ra de qui­tar­le la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir so­bre su pro­pia sa­lud.

—¿Se pue­de lle­gar a pro­vo­car un da­ño fí­si­co o psi­co­ló­gi­co?

—Es­tá es­tu­dia­do que cuan­do se apli­can pre­jui­cios de ex­clu­sión hay consecuencias pa­ra la sa­lud. Hay es­tu­dios, que yo in­clu­yo en la te­sis, en los que se ve que la dis­cri­mi­na­ción por razón de edad con­lle­va una de­sigual­dad en el tra­ta­mien­to. En on­co­lo­gía, por ejem­plo, es­tá de­mos­tra­do que las mu­je­res con cán­cer de ma­ma por en­ci­ma de los 65 y 70 años res­pon­den muy bien a la qui­mio­te­ra­pia; sin em­bar­go hay es­tu­dios que di­cen que las ma­yo­res de 70 años re­ci­be me­nos do­sis de qui­mio­te­ra­pia. Par­te del tra­ba­jo que he he­cho es re­co­ger esa evi­den­cia cien­tí­fi­ca de otros in­ves­ti­ga­do­res que de­mues­tran que exis­te esa dis­cri­mi­na­ción, su­til a ve­ces, pe­ro que se evi­den­cia en los re­sul­ta­dos de esos es­tu­dios en los que se plas­ma que exis­ten tra­ta­mien­tos subóp­ti­mos, es de­cir, por de­ba­jo de la do­sis ade­cua­da.

—¿Por­qué ocu­rre?

—Por va­rios mo­ti­vos. El pro­fe­sio­nal tie­ne asu­mi­dos es­te­reo­ti­pos so­bre la ve­jez ad­qui­ri­dos de cuan­do es­tu­dió, pe­ro si eso fue ha­ce trein­ta años re­sul­ta que el con­cep­to de ve­jez ha cam­bia­do mu­chí­si­mo. A una per­so­na de se­ten­ta años hoy le pue­den que­dar otros vein­te o trein­ta de vi­da. Es mu­cho tiem­po pa­ra ne­gar­le que lo vi­va con ca­li­dad. Otro fac­tor son los en­sa­yos clí­ni­cos pa­ra in­ves­ti­ga­ción de tra­ta­mien­tos que tien­den a no in­cluir a an­cia­nos, así que cuan­do el mé­di­co tie­ne que dar­les un me­di­ca­men­to se en­cuen­tra con que no es­tá pro­ba­do en ma­yo­res. Es­ta es una cues­tión que tam­bién afec­ta a mu­je­res y ni­ños, que es­tán muy li­mi­ta­dos en los en­sa­yos por los ries­gos y con­no­ta­cio­nes éti­cas. Se tien­de a pro­bar los me­di­ca­men­tos en per­so­nas que no reúnen las con­di­cio­nes que lue­go, en prác­ti­ca clí­ni­ca, van a apa­re­cer. To­do eso ex­pli­ca que a ve­ces ha­ya una de­fi­cien­cia de tra­ta­mien­to que no es­tá jus­ti­fi­ca­da en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca.

—¿Di­ría que los ma­yo­res tie­nen peor ca­li­dad en la asis­ten­cia?

—No di­go que sea al­go ge­ne­ral, pe­ro cuan­do se dis­cri­mi­na sí tie­ne consecuencias en una me­nor ca­li­dad de vi­da. La dis­cri­mi­na­ción pue­de te­ner va­rios gra­dos. A la gen­te le cues­ta en­ten­der es­te con­cep­to del ageís­mo, pe­ro es si­mi­lar al se­xis­mo o el ra­cis­mo; que pue­de ir des­de dis­cri­mi­na­cio­nes muy su­ti­les, has­ta a agre­sio­nes.

MIGUEL VI­LLAR

El es­tu­dio de Ángel Mar­tí­nez ob­tu­vo la má­xi­ma no­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.