Más di­ne­ro por me­nos pes­ca­do ga­lle­go

La pro­duc­ción de pes­ca fres­ca en Ga­li­cia ca­yó el año pa­sa­do un 3,6 %, mien­tras que la fac­tu­ra­ción subió un 6 %

La Voz de Galicia (Ourense) - - Terra - A. BUÍNCAS

Las lon­jas ga­lle­gas fac­tu­ra­ron el año pa­sa­do más di­ne­ro pe­se a que por sus sa­las de subas­tas pa­só me­nos pes­ca­do que el ejer­ci­cio pre­ce­den­te. Mien­tras la pro­duc­ción pes­que­ra ba­jó un 3,6 %, por la co­mer­cia­li­za­ción de las es­pe­cies de pes­ca­do y ma­ris­co se ob­tu­vo un 6 % más. Po­dría de­ber­se a que Ga­li­cia ha apren­di­do a ven­der me­jor, pe­ro to­do pa­re­ce apun­tar a que esa es­pe­cie de mi­la­gro lle­gó de la mano de la es­ca­sez, que au­pó las co­ti­za­cio­nes has­ta el pun­to de que en el ca­so de de­ter­mi­na­dos pe­ces y, en es­pe­cial de al­gu­nos bi­val­vos, vie­ron in­cre­men­ta­do en va­rios eu­ros su pre­cio me­dio. Un ejem­plo: la al­me­ja fina, que en el 2014 se ven­dió a una me­dia de 20,58 eu­ros y el año pa­sa­do subió has­ta los 24,2 eu­ros. Cla­ro que tam­bién pa­sa­ron por los re­cin­tos de subas­ta ca­si 300.000 ki­los me­nos de esa pre­cia­da es­pe­cie.

1

FAC­TU­RA­CIÓN. Las me­jo­res ci­fras en cua­tro años La venta de pes­ca­do y ma­ris­co en las lon­jas ga­lle­gas re­por­tó el año pa­sa­do in­gre­sos por 457 mi­llo­nes de eu­ros. Es­te es el me­jor re­sul­ta­do de los úl­ti­mos cua­tro ejer­ci­cios. Con res­pec­to a la fac­tu­ra­ción del año an­te­rior, su­po­ne un in­cre­men­to del 6 %. 2

VO­LU­MEN. Caen los ki­los des­em­bar­ca­dos A di­fe­ren­cia de la fac­tu­ra­ción, la can­ti­dad de mer­can­cía que el año pa­sa­do se pu­so a la venta en las lon­jas ga­lle­gas fue me­nor que la del ejer­ci­cio pre­ce­den­te. Por los dis­tin­tos cen­tros de ex­pe­di­ción pa­sa­ron un to­tal de 180.300 to­ne­la­das de pro­duc­tos ma­ri­nos. Su­po­ne un 3,6 % me­nos con res­pec­to al 2014. 3

EL PRO­DUC­TO. So­bre to­do, pes­ca­dos Ni que de­cir tie­ne que en su gran ma­yo­ría lo que se po­ne a subas­ta son pes­ca­dos. Ese gru­po cons­ti­tu­ye el 77 % de lo que se fac­tu­ra en Ga­li­cia por co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos ma­ri­nos, mien­tras que los bi­val­vos, la se­gun­da ca­te­go­ría en im­por­tan­cia, su­po­ne el 14 % de los in­gre­sos.

4 ES­PE­CIE

ES­TRE­LLA. La mer­lu­za bate mar­cas Se mi­re por don­de se mi­re, la mer­lu­za es la es­pe­cie es­tre­lla de las lon­jas ga­lle­gas. No so­lo es la que más ren­di­mien­to eco­nó­mi­co pro­por­cio­na al ba­lan­ce de la pes­ca fres­ca, si no que, ade­más, es la que en­ca­be­za el rán­king por vo­lu­men subas­ta­do. Por su co­mer­cia­li­za­ción se in­gre­sa­ron el año pa­sa­do 131 mi­llo­nes de eu­ros, un 28,6 % del to­tal. Se des­pa­cha­ron un to­tal de 32.500 to­ne­la­das (el 18 % de la mer­can­cía glo­bal) . El pre­cio me­dio de la mer­lu­za fue de 4,04 eu­ros. La es­pe­cie tie­ne una ca­pi­tal: A Ma­ri­ña. Y es que el 70 % de la can­ti­dad que se co­mer­cia­li­zó sa­lió o bien de la lon­ja de Ce­lei­ro, o bien de la de Bu­re­la.

5 DE RA­PES Y

RA­PAN­TES. Ca­si em­pa­ta­dos en can­ti­dad, ga­na el peixe sa­po en va­lor Ki­lo­gra­mo arri­ba, ki­lo­gra­mo aba­jo, en las lon­jas ga­lle­gas se subas­tan más o me­nos las mis­mas to­ne­la­das de ra­pe que de ra­pan­te. Con li­ge­ra ven­ta­ja pa­ra la pri­me­ra es­pe­cie, am­bas ron­dan las 7.500 to­ne­la­das des­pa­cha­das. Pe­ro en cues­tión de ren­di­mien­to eco­nó­mi­co el ra­pe sa­ca mu­cha ven­ta­ja al pez plano que en el nor­te mu­da su de­no­mi­na­ción por mei­ga. Por el peixe sa­po co­mer­cia­li­za­do el año pa­sa­do se in­gre­sa­ron 43 mi­llo­nes de eu­ros. El ra­pan­te re­por­tó al­go más de 31 mi­llo­nes.

6

BI­VAL­VOS. El va­lor se­gu­ro de al­me­jas y ber­be­re­chos Si las es­ta­dís­ti­cas de venta en lon­ja se mi­ran por la co­lum­na de los ki­los, en­tre las diez pri­me­ras lí­neas so­lo se en­cuen­tran pes­ca­dos. En­ca­be­za la mer­lu­za, a la que si­guen cua­tro pe­lá­gi­cos —xar­da pin­ta­da ( Scom­ber co­lias), ju­rel, li­rio y xar­da ( Scom­ber scom­brus)— an­tes de lle­gar al ra­pe y a los ra­pan­tes, pa­ra ce­rrar con otras dos es­pe­cia­li­da­des del cer­co: bo­ga y bo­car­te. Pe­ro si se ana­li­zan las es­ta­dís­ti­cas por la ca­si­lla de los eu­ros, se cue­lan los bi­val­vos. A par­tir de la oc­ta­va po­si­ción, las al­me­jas, en su va­rie­dad ja­pó­ni­ca, ba­bo­sa y fina, así como el ber­be­re­cho se co­lo­can de­lan­te del bo­ni­to del nor­te. Ja­pó­ni­ca y ba­bo­sa re­por­ta­ron, ca­da una, 13,6 mi­llo­nes de eu­ros; 13,4, el ber­be­re­cho; y 13,2 la al­me­ja fina.

7 EL TI­RÓN DEL

CE­FA­LÓ­PO­DO. Por en­ci­ma de la ba­rre­ra de los 10 mi­llo­nes Aún hay otro pro­duc­to, amén del li­rio, cu­ya co­mer­cia­li­za­ción su­pera la ba­rre­ra de los diez mi­llo­nes de eu­ros. Es el pul­po ga­lle­go, es­pe­cie de la que el año pa­sa­do se dis­pen­sa­ron más de 1.700 to­ne­la­das a un pre­cio me­dio de 5,75 eu­ros. Ri­bei­ra es, con di­fe- ren­cia, la prin­ci­pal pla­za de es­te ce­fa­ló­po­do, en la que el año pa­sa­do se subas­ta­ron 303.000 to­ne­la­das, por las que se in­gre­sa­ron ca­si dos mi­llo­nes de eu­ros. 8 NÚ­ME­RO DE LON­JAS.

Ato­mi­za­ción in­sos­te­ni­ble Las 180.300 to­ne­la­das de pro­duc­tos ma­ri­nos fres­cos que se pu­sie­ron a la venta se des­pa­cha­ron en 62 lon­jas o cen­tros de ex­pe­di­ción au­to­ri­za­dos. Aho­ra bien, Ga­li­cia tien­de a la concentración de la ac­ti­vi­dad co­mer­cial en un pu­ña­do de ru­las. Así es que el año pa­sa­do el 80 % de la can­ti­dad to­tal subas­ta­da sa­lió de cin­co lon­jas: A Co­ru­ña, Vi­go, Ri­bei­ra, Bu­re­la y Ce­lei­ro, por ese or­den si se atien­de al vo­lu­men subas­ta­do. Quin­te­to que, ade­más, aca­pa­ra el 75 % del im­por­te to­tal ge­ne­ra­do por las ven­tas de pro­duc­to. En es­tos pa­rá­me­tros, el or­den de las cin­co pri­me­ras ru­las se al­te­ra: Vi­go, A Co­ru­ña, Bu­re­la, Ce­lei­ro y Ri­bei­ra. 9

ES­PE­CIA­LI­ZA­CIÓN. Ca­da una su pro­duc­to es­tre­lla La ex­ce­si­va concentración de com­pra­do­res en las cin­co gran­des lon­jas de Ga­li­cia ame­na­za la con­ti­nui­dad de ru­las pe­que­ñas, so­bre to­do las si­tua­das en el ám­bi­to geo­grá­fi­co de las de re­fe­ren­cia. Pa­ra sub­sis­tir, mu­chas de ellas han op­ta­do por la es­pe­cia­li­za­ción y por ha­cer­se fuer­te en un pro­duc­to. Esa es­tra­te­gia tam­bién la si­guen las gran­des, como se apre­cia en el ca­so de Ce­lei­ro con la mer­lu­za del pin­cho o Bu­re­la con el bo­ni­to del nor­te. Pe­ro tam­bién es­tán las de Arou­sa, que se ha­cen fuer­tes en la venta de bi­val­vo y otros ma­ris­cos. Vi­la­no­va, por ejem­plo, du­ran­te la tem­po­ra­da de aper­tu­ra de la né­co­ra, con­cen­tra la subas­ta de ese pro­duc­to los vier­nes, lo que le per­mi­te ob­te­ner en oca­sio­nes unas co­ti­za­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res. Bueu ha­ce lo mis­mo con el pul­po, al que le ha pues­to una mar­ca, aunque sea Ri­bei­ra la que des­pa­cha más de es­te ce­fa­ló­po­do. 10 EL PA­SO PEN­DIEN­TE.

Pro­ce­sa­do y pre­sen­ta­ción. La ma­yor fac­tu­ra­ción en las lon­jas se de­be más a la ti­ra­nía de la ley de la ofer­ta y la de­man­da, esa que su­be los pre­cios cuan­do no hay gé­ne­ro y los ba­ja cuan­do abun­da, que a un ejer­ci­cio por par­te de los pro­duc­to­res pa­ra ob­te­ner más por su pro­duc­to. Y es ahí don­de sur­gen las vo­ces cla­man­do que hay que dar un pa­so más, ya sea en la pre­sen­ta­ción o en el pro­ce­sa­do del pro­duc­to, pa­ra dar ma­yor va­lor aña­di­do a un pes­ca­do que, aunque ya so­lo por su ca­li­dad, se lo qui­tan de las ma­nos.

SI­MÓN BALVÍS

La mer­lu­za es la prin­ci­pal es­pe­cie de las lon­jas ga­lle­gas, tan­to por vo­lu­men des­car­ga­do como por in­gre­sos ob­te­ni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.