Se­sen­ta ra­dio­afi­cio­na­dos co­la­bo­ran con la red de Pro­tec­ción Ci­vil

Pro­ta­go­nis­tas Se­sen­ta ra­dio­afi­cio­na­dos co­la­bo­ran en la pro­vin­cia con la red de pro­tec­ción ci­vil

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - MAI­TE RODRÍGUEZ

La era de la te­le­fo­nía mó­vil no ha aca­ba­do con la ra­dio­afi­ción, con­si­de­ra­da como la pri­me­ra red so­cial que exis­tió. Con el desa­rro­llo de las co­mu­ni­ca­cio­nes ac­tua­les, en ca­so de emer­gen­cia exis­ten al­ter­na­ti­vas pa­ra trans­mi­tir in­for­ma­ción en una ca­tás­tro­fe o una si­tua­ción de ne­ce­si­dad en una po­bla­ción, pe­ro la es­truc­tu­ra de la Re­mer (Red Ra­dio de Emer­gen­cia de Pro­tec­ción Ci­vil) —crea­da en los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do— si­gue ope­ra­ti­va por si fue­ra ne­ce­sa­ria.

Ima­gí­ne­se que, por ejem­plo, vien­tos hu­ra­ca­na­dos destruyesen los re­pe­ti­do­res de te­le­fo­nía mó­vil que cu­bren una zo­na de la pro­vin­cia. Ocu­rrió en el 2005 en un país tan desa­rro­lla­do como Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do el hu­ra­cán Ka­tri­na se lle­vó por de­lan­te las co­mu­ni­ca­cio­nes. En­ton­ces el Ejér­ci­to y los ra­dio­afi­cio­na­dos las sus­ti­tu­ye­ron, re­cuer­da Óscar Marco, vo­lun­ta­rio de Re­mer. Pa­ra trans­mi­tir las pe­ti­cio­nes que la au­to­ri­dad mu­ni­ci­pal o de la zo­na re­qui­rie­se, es­ta­rían los ra­dio­afi­cio­na­dos que, vo­lun­ta­ria­men­te, se han in­te­gra­do en la Re­mer. En ella lle­van co­la­bo­ran­do Jo­sé Ángel Ca­sa­no­va Oroz­co (in­di­ca­ti­vo EA1CI), du­ran­te trein­ta años, y Óscar Juan Marco Rey (EA1EHE), du­ran­te vein­te, dos de los cin­co vo­lun­ta­rios que re­ci­bie­ron un di­plo­ma por par­te en la Sub­de­le­ga­ción del Go­bierno por su ayu­da de­sin­te­re­sa­da.

Hoy no se re­cu­rre tan­to a ellos pe­ro ahí si­guen. An­tes su co­la­bo­ra­ción era más asi­dua. «Iba por la ca­rre­te­ra y si veía un in­cen­dio lla­ma­ba por ra­dio con mi equi­po par­ti­cu­lar de ra­dio­afi­cio­na­do a tra­vés de la fre­cuen­cia de pro­tec­ción ci­vil y co­nec­tá­ba­mos con el Go­bierno Ci­vil», re­cuer­da Jo­sé Ángel Ca­sa­no­va, coor­di­na­dor pro­vin­cial de la Re­mer y pre- si­den­te de la aso­cia­ción Unión de Ra­dio­afi­cio­na­dos de Ou­ren­se (URO). En sus do­mi­ci­lios, los ra­dio­afi­cio­na­dos dis­po­nen de una es­ta­ción de ra­dio le­ga­li­za­da, au­to­ri­za­da por la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, pe­ro tam­bién en sus co­ches o a pie. «Te­ne­mos re­cur­sos pa­ra co­mu­ni­car in­clu­so si no hay ener­gía eléc­tri­ca, con una ba­te­ría y una an­te­na de emer­gen­cia», di­ce Jo­sé Ángel. La red de pro­tec­ción ci­vil tie­ne sus pro­pios re­pe­ti­do­res en va­rios mon­tes. Los mantienen y los re­pa­ran de for­ma al­truis­ta los ra­dio­afi­cio­na­dos con el ma­te­rial que les pro­por­cio­na la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pro­tec­ción Ci­vil.

En la pro­vin­cia, bue­na par­te de los miem­bros de la URO — que tie­ne ochen­ta so­cios— son vo­lun­ta­rios de Re­mer, que su­ma se­sen­ta co­la­bo­ra­do­res. Los que par­ti­ci­pan en la red rea­li­zan ejer­ci­cios de co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra es­tar al día. Quien guía en una

Hay que su­pe­rar un exa­men de nor­ma­ti­va, ma­ne­jo de equi­pos y ra­dio­elec­tri­ci­dad. Con la li­cen­cia se re­ci­be un in­di­ca­ti­vo per­so­nal e in­trans­fe­ri­ble.

En Ou­ren­se hay 240 ra­dio­afi­cio­na­dos, 60 in­te­gra­dos en la Re­mer.

In­cor­po­rar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. La edad me­dia es de 45 años.

emer­gen­cia es la Sub­de­le­ga­ción del Go­bierno, a tra­vés de sus tres coor­di­na­do­res pro­vin­cia­les, los de zo­na (hay ocho en la pro­vin­cia) y sus co­rres­pon­sa­les. Ha­bi­tual­men­te, los vo­lun­ta­rios es­tán co­nec­ta­dos en sus ban­das de ra­dio­afi­cio­na­dos, pe­ro la Re­mer tie­ne unas fre­cuen­cias cer­ca­nas a ellas, don­de ha­cen los ejer­ci­cios, ade­más de ve­ri­fi­car si fun­cio­nan bien los re­pe­ti­do­res.

La vo­ca­ción de co­mu­ni­car por ra­dio no se ha per­di­do. Al­gu­nos afi­cio­na­dos ha­cen com­pe­ti­cio­nes —que con­sis­ten en lo­grar el ma­yor nú­me­ro de con­tac­tos con es­ta­cio­nes de to­do el mundo— otros ex­pe­ri­men­tan cons­tru­yen­do an­te­nas o nue­vos dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, desa­rro­llan­do soft­wa­re de co­mu­ni­ca­cio­nes o sim­ple­men­te char­lan con gen­te. Los ra­dio­afi­cio­na­dos in­cor­po­ran los úl­ti­mos avan­ces elec­tró­ni­cos, como la trans­mi­sión de voz di­gi­tal, el en­vío de imá­ge­nes o la te­le­me­tría; en ca­sos es­pe­cia­les en­la­zan sus equi­pos a In­ter­net usán­do­la como gran re­pe­ti­dor glo­bal.

Ha­ce on­ce años, la URO co­nec­tó con la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal. Fue un hi­to, la pri­me­ra co­ne­xión de ese ti­po que se hi­zo en Es­pa­ña. Ni­ños ou­ren­sa­nos pu­die­ron ha­blar unos mi­nu­tos por ra­dio con el as­tro­nau­ta es­pa­ñol Pe­dro Du­que. «Fue fan­tás­ti­co, con un am­bien­te es­pe­cial», re­cuer­da Ca­sa­no­va.

SANTI M. AMIL

En la pro­vin­cia fun­cio­na la Unión de Ra­dio­afi­cio­na­dos de Ou­ren­se, que tie­ne el re­to de in­cor­po­rar a gen­te jo­ven.

SANTI M. AMIL

Óscar Juan Marco y Jo­sé Ángel Ca­sa­no­va, en el lo­cal de la aso­cia­ción en A Cu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.