El ve­cino de Bueu al que se bus­ca­ba es­ta­ba muer­to en su ca­sa de In­gla­te­rra

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - M. GA­GO

La po­li­cía bri­tá­ni­ca en­con­tró el cuer­po sin vi­da de Ri­car­do Au­re­lio Vi­lla­nue­va Gil, de 46 años y na­tu­ral de la lo­ca­li­dad pon­te­ve­dre­sa de Bueu, en su do­mi­ci­lio en South­port, en In­gla­te­rra. El hom­bre es­ta­ba sien­do bus­ca­do por la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía in­gle­sa tras la de­nun­cia de su des­apa­ri­ción rea­li­za­da por su fa­mi­lia an­te la au­sen­cia de no­ti­cias su­yas des­de ha­ce más de una semana. Se­gún fuen­tes de la Guar­dia Ci­vil y la pren­sa in­gle­sa, el hom­bre mu­rió por cau­sas na­tu­ra­les.

La fa­mi­lia de Ri­car­do Au­re­lio Vi­lla­nue­va de­nun­ció su desapa- ri­ción por­que, aunque es­ta­ba de va­ca­cio­nes y ha­bía co­mu­ni­ca­do el día 6 su in­ten­ción de vi­si­tar Bueu, no ha­bían re­ci­bi­do no­ve­da­des su­yas, ni tam­po­co les con­tes­ta­ba al te­lé­fono. Ade­más, cuan­do con­tac­ta­ron con la Guar­dia Ci­vil, los agen­tes con­fir­ma­ron que el hom­bre no ha­bía co­gi­do nin­gún bus con des­tino a Es­pa­ña, ni tam­po­co ha­bía he­cho re­ser­va al­gu­na de bi­lle­tes pa­ra la Pe­nín­su­la. El si­len­cio del bue­nen­se le pa­re­ció tan ex­tra­ño a sus fa­mi­lia­res que in­clu­so lle­ga­ron a pe­dir ayu­da crean­do un per­fil de Fa­ce­book so­li­ci­tan­do co­la­bo­ra­ción de las per­so­nas que lo pu­die­sen co­no­cer en In­gla­te­rra.

Ri­car­do Au­re­lio Vi­lla­nue­va se en­con­tra­ba en South­port por cues­tio­nes de tra­ba­jo y fue allí cuan­do re­ci­bió la no­ti­cia de la muer­te de su ma­dre, razón por lo que le di­jo a su fa­mi­lia que se des­pla­za­ría a su vi­lla na­tal. La pren­sa in­gle­sa in­di­ca que es­tu­vo em­plea­do tra­ba­jan­do en una gran­ja.

En su per­fil de Fa­ce­book, sus pa­rien­tes y ami­gos mos­tra­ron su gra­ti­tud a las per­so­nas que co­la­bo­ra­ron en la localización del des­apa­re­ci­do: «La bús­que­da ha fi­na­li­za­do, aunque no con el fi­nal que la fa­mi­lia desea­ba. Gra­cias a todos por la di­fu­sión y la ayu­da re­ci­bi­da». El al­cal­de de Opor­to, Rui Mo­rei­ra, vol­vió ayer a ha­blar tras va­rios días de si­len­cio tras arre­me­ter con­tra el ae­ro­puer­to de Vi­go, pe­ro no in­ter­vino ni pa­ra pe­dir dis­cul­pas ni per­dón a los vi­gue­ses, como le exi­gió Abel Ca­ba­lle­ro. El re­gi­dor lu­so vol­vió a reite­rar su po­si­ción de exi­gen­cia de que la com­pa­ñía TAP man­ten­ga sus ru­tas en el ae­ro­puer­to de Opor­to, aña­dien­do no es­tar «na­da arre­pen­ti­do» de las po­si­cio­nes que pro­ta­go­ni­zó, se­gún ar­gu­men­tó en de­fen­sa de su ciu­dad y to­da la re­gión del nor­te del país. Mo­rei­ra ne­gó que su pre­sión al Go­bierno de su país y a la TAP ten­ga que ver con una es­tra­te­gia elec­to­ral re­la­cio­na­da con los co­mi­cios lo­ca­les del pró­xi­mo año. «La me­jor for­ma de ga­nar unas elec­cio­nes es sil­bar y mi­rar ha­cia otro la­do», aña­dió, pa­ra afir­mar ta­jan­te­men­te que su ayun­ta­mien­to no ha sub­ven­cio­na­do nun­ca vue­los al ae­ro­puer­to de Opor­to, prác­ti­ca que in­di­có so­lo rea­li­za­ba Tu­ris­mo de Por­tu­gal en todos los ae­ro­puer­tos del país, has­ta que el an­te­rior go­bierno eli­mi­nó di­chas ayu­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.