En Pon­te­ve­dra, como en la Ve­ne­zue­la de Ma­du­ro

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Nues­tra tran­si­ción abrió un pro­ce­so de mo­der­ni­za­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y so­cial que iba a ha­cer de la Es­pa­ña pos­te­rior a 1977 la más li­bre, ri­ca e igua­li­ta­ria de to­da nues­tra his­to­ria. Pe­ro tam­bién asen­tó un gran acuer­do na­cio­nal que con­ver­tía al enemi­go en ad­ver­sa­rio, hi­zo com­pa­ti­bles las di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas con unas re­la­cio­nes po­lí­ti­cas mar­ca­das por la cor­dia­li­dad y se tra­du­jo en el sano y ci­vi­li­za­do pro­pó­si­to de no tras­la­dar a la so­cie­dad, pa­ra en­ve­ne­nar­la, como se ha­bía he­cho en el pa­sa­do, los en­fren­ta­mien­tos que inevi­ta­ble­men­te con­lle­va la po­lí­ti­ca.

Ello no sig­ni­fi­ca que no ha­ya­mos pa­sa­do en las cua­tro úl­ti­mas dé­ca­das mo­men­tos de du­re­za (así lo acre­di­tan al­gu­nas eta­pas de los Go­bier­nos de Gon­zá­lez y de Az­nar), pe­ro siem­pre coin­ci­dien­do con gra­ví­si­mos con­flic­tos so­cia­les que inevi­ta­ble­men­te te­nían que te­ner en las ca­lles su re­fle­jo.

Lo de aho­ra re­sul­ta di­fe­ren­te. Di­fe­ren­te, sí, y mu­cho peor. Y es que, fren­te a una paz so­cial que ni la cri­sis eco­nó­mi­ca ha con­se­gui­do des­tro­zar, la po­lí­ti­ca, en­ten­di­da como la com­pe­ti­ción por el po­der en­tre par­ti­dos, se ha en­ca­na­lla­do has­ta ex­tre­mos nun­ca vis­tos. Tan­to, que hay quien, no sin par­te de razón, vuel­ve la vis­ta atrás, ha­cía la II Re­pú­bli­ca, pa­ra en­con­trar há­bi­tos, for­mas y pro­cla­mas que creía­mos afor­tu­na­da­men­te su­pe­ra­das.

La de­ci­sión de la cor­po­ra­ción de Pon­te­ve­dra de de­cla­rar per­so­na non gra­ta al pre­si­den­te de Go­bierno en su ciu­dad de adop­ción y en la que su par­ti­do lle­va mu­chos años sien­do el más vo­ta­do, sal­vo en al­gu­na elec­ción mu­ni­ci­pal, es una mues­tra de sec­ta­ris­mo po­lí­ti­co que ni aun el mo­ti­vo que se ale­ga —la pró­rro­ga de la con­ce­sión a Ence— pue­de jus­ti­fi­car de nin­gún mo­do. A mu­chos pon­te­ve­dre­ses y ga­lle­gos en ge­ne­ral no les gus­ta la ubi­ca­ción de esa fac­to­ría —yo en­tre ellos—, pe­ro son mu­chos tam­bién los que, gus­tán­do­le o no, creen que las con­si­de­ra­cio­nes la­bo­ra­les son hoy prio­ri­ta­rias so­bre las me­dioam­bien­ta­les: ese ya an­ti­guo de­ba­te exis­te en mu­chos lu­ga­res, den­tro y fue­ra de Es­pa­ña, sin que a na­die se le ha­ya ocu­rri­do la pe­re­gri­na idea de de­cla­rar per­so­na non gra­ta a quien man­tie­ne una de esas dos dis­cu­ti­bles po­si­cio­nes.

Na­da hay que ob­je­tar a que la pro­pues­ta que an­te­ayer se apro­bó en Pon­te­ve­dra la fir­me la Ma­rea, que no en­ga­ña a na­die y jue­ga a lo que jue­ga. Pe­ro que la apo­ye el BNG (cu­yo al­cal­de re­pre­sen­ta a todos los ve­ci­nos y en­tre cu­yos vo­tan­tes se­gu­ro que hay no po­cos que es­tán a fa­vor de de­jar la pa­pe­le­ra don­de es­tá) y so­bre to­do que la fir­me el Par­ti­do Socialista, que va de­re­cho al pre­ci­pi­cio de la mar­gi­na­li­dad (¡tie­ne tres con­ce­ja­les de 25!), es una prue­ba de que la po­lí­ti­ca en Es­pa­ña ca­mi­na ha­cia la lo­cu­ra a pa­so de gi­gan­te.

¿Se ima­gi­nan los so­cia­lis­tas que todos los ayun­ta­mien­tos afec­ta­dos en su mo­men­to por la re­con­ver­sión in­dus­trial, la clau­su­ra de po­zos mi­ne­ros o el cie­rre de as­ti­lle­ros hu­bie­ran de­cla­ra­do al en­ton­ces pre­si­den­te per­so­na non gra­ta? No re­cuer­do que tal co­sa su­ce­die­ra: de he­cho al es­cri­bir en Goo­gle «Fe­li­pe Gon­zá­lez per­so­na non gra­ta » so­lo sa­le la de­cla­ra­ción he­cha en tal sen­ti­do por el Go­bierno de Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la. Un ejem­plo como pa­ra que a los con­ce­ja­les pon­te­ve­dre­ses se les cai­ga hoy la ca­ra de ver­güen­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.