Ma­riano Ra­joy no me­re­ce es­te ul­tra­je

Xo­sé Car­los Ca­nei­ro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Fer­nán­dez Lo­res es uno de los politicos más ca­pa­ces, ho­nes­tos y di­li­gen­tes de Ga­li­cia. No me ca­be ni la me­nor du­da. Ha trans­for­ma­do su ciu­dad con cri­te­rio, sen­ti­do co­mún e in­ge­nio. En Pon­te­ve­dra le es­tán agra­de­ci­dos y lo vo­tan ma­si­va­men­te. Es na­tu­ral. Por eso me ha sor­pren­di­do so­bre­ma­ne­ra que su buen jui­cio se di­fu­mi­ne an­te la de­ma­go­gia hue­ra del PSOE de Pe­dro Sán­chez: una de­ri­va di­fí­cil de acre­di­tar por cual­quier socialista de arrai­go y fun­da­men­to. Ellos, los so­cia­lis­tas, acom­pa­ña­dos por ese gó­lem po­lí­ti­co que es la Ma­rea, o Po­de­mos en ver­sión ga­lai­ca, o los sal­va­do­res que nos re­di­mi­rán de nues­tras cul­pas, o los vás­ta­gos de Igle­sias Tu­rrión, que han con­ver­ti­do al mis­mí­si­mo Bei­ras en gru­me­te de su bar­co re­den­tor, han pro­pues­to al Concello de Pon­te­ve­dra de­cla­rar per­so­na non gra­ta a Ma­riano Ra­joy. Y an­te­ayer se per­pe­tró tal dis­pa­ra­te. No re­cuer­do, en la po­lí­ti­ca ga­lle­ga, un ac­to más des­afor­tu­na­do.

Los fas­cis­tas ta­tua­ban a sus pre­sos. En el fran­quis­mo ra­pa­ban a las mu­je­res y en la vil Ale­ma­nia, en el Vichy fran­cés o en la Ho­lan­da ocu­pa­da re­crea­ron una es­tre­lla ama­ri­lla pa­ra se­ña­lar a los ju­díos. No quie­ro ir más allá por­que so­lo es­cri­bir el an­te­rior pá­rra­fo me pro­du­ce con­go­ja. Es el des­pre­cio a flor de piel: es­tig­ma­ti­zar como per­so­na non gra­ta a un ve­cino (el pró­ji­mo). Es la bar­ba­rie tea­tra­li­za­da, en Pon­te­ve­dra, con el fin de mar­car al ad­ver­sa­rio. Es la in­to­le­ran­cia, la in­tran­si­gen­cia, el fa­na­tis­mo dog­má­ti­co: la po­lí­ti­ca su­cia.

Lo del lu­nes así me lo re­cuer­da: man­ci­llar a un pontevedrés. Así se con­fie­sa Ra­joy, ga­lle­go y de Pon­te­ve­dra, pro­ba­ble­men­te el per­so­na­je pú­bli­co más no­ta­ble que ha da­do la ciu­dad: mi­nis­tro de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas, Edu­ca­ción y Cul­tu­ra, In­te­rior, Pre­si­den­cia, vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno y, pos­te­rior­men­te, pre­si­den­te de Es­pa­ña. No se­ré yo quien pro­cla­me la re­le­van­cia que otor­ga Ra­joy a la ciu­dad del Lé­rez, tam­po­co la de Ana Pas­tor, pe­ro es­toy se­gu­ro de que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos —con su al­cal­de a la ca­be­za— bien la co­no­cen. La ce­lu­lo­sa, crea­da por Fran­co a fi­na­les de los cin­cuen­ta, eli­gió una ubi­ca­ción inade­cua­da. Cier­to. Pe­ro nu­me­ro­sas fa­mi­lias ga­lle­gas vi­ven de Ence: 370 per­so­nas en Pon­te­ve­dra, 800 pues­tos de tra­ba­jo en la co­mar­ca y más de 5.000 en Ga­li­cia, de­cían ayer en un anun­cio pu­bli­ca­do en pren­sa. No obs­tan­te, es in­ne­ga­ble que no re­sul­ta idó­neo su em­pla­za­mien­to y que sus efec­tos son enojo­sos. El asun­to re­quie­re de­ba­te sereno, ri­gu­ro­so, el mis­mo que di­fe­ren­tes Go­bier­nos han ca­lla­do (¿De­bo re­cor­dar que na­die ha go­ber­na­do en la Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca más tiem­po que los so­cia­lis­tas?). El de­ba­te que ob­via­ron BNG y PSOE cuan­do en el 2008 re­no­va­ron la au­to­ri­za­ción am­bien­tal de la fá­bri­ca.

Ma­riano Ra­joy no me­re­ce es­te ul­tra­je, in­sul­to y des­ho­nor. En el PSOE de Sán­chez cual­quier co­sa es po­si­ble, pa­ra su ver­güen­za. En la Ma­rea, tam­bién. Que el al­cal­de Fer­nán­dez Lo­res lo ha­ya con­sen­ti­do es de­gra­dan­te. Pa­ra él, pa­ra Ga­li­cia y pa­ra nues­tra Pon­te­ve­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.