La fe­ria de los in­com­pa­ti­bles

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Al­bert Ri­ve­ra tu­vo un sue­ño: como buen po­lí­ti­co de cen­tro que es, con­ver­tir­se en eje del ca­rro de la gran coa­li­ción PP-PSOE. Ayer con­si­guió en­ca­jar una de las rue­das: po­co des­pués de las 11 de la ma­ña­na pro­pu­so a Pe­dro Sán­chez una re­for­ma ex­prés de cin­co pun­tos de la Cons­ti­tu­ción. Cin­co ho­ras des­pués, Sán­chez se ro­dea­ba de mi­cró­fo­nos pa­ra dar­le un sí con mú­si­ca y to­do: don­de hay vo­lun­tad de re­for­ma, se pue­de ha­cer la re­for­ma. Ni si­quie­ra le dis­cu­tió la des­apa­ri­ción de las dipu­tacio­nes y su sus­ti­tu­ción por un di­fu­so con­se­jo de al­cal­des, que vie­ne a ser lo mis­mo, pe­ro qui­zá tan po­co útil como el Con­se­jo de Presidentes de las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas que Za­pa­te­ro ideó, po­cas ve­ces se reunió, y po­cos re­sul­ta­dos prác­ti­cos de­jó.

Te­ne­mos, pues, el eje y una rue­da. Me­nos da una pie­dra, pe­ro con una so­la rue­da ni an­da el ca­rro ni sir­ve de na­da el eje. En tér­mi­nos po­lí­ti­cos, su­man 130 es­ca­ños, y ni el más op­ti­mis­ta com­po­ne­dor de acuer­dos se ima­gi­na un pre­si­den­te in­ves­ti­do ni un Go­bierno for­ma­do con su apo­yo. Fal­ta la se­gun­da rue­da y, sal­vo que Sán­chez ten­ga ca­pa­ci­da­des má­gi­cas y hoy nos sor­pren­da con esa no­ve­dad que ayer anun­ció, no hay ma­te­rial pa­ra fa­bri­car­la. Los par­ti­dos de iz­quier­da hu­yen de Ciu­da­da­nos como si tu­vie­ra cuer­nos y ra­bo.

¿Y el Par­ti­do Po­pu­lar? Lo es­cu­chan us­te­des todos los días: quie­re lo mis­mo que Sán­chez, la gran coa­li­ción, pe­ro con Ra­joy de con­duc­tor. Y ahí vol­ve­mos al prin­ci­pio: no pue­de ha­ber coa­li­ción di­ri­gi­da por el PP, por­que la di­rec­ción y los mi­li­tan­tes so­cia­lis­tas no han ve­ni­do a es­te mundo pa­ra en­tre­gar el po­der a la de­re­cha. Y la di­rec­ción y los mi­li­tan­tes del PP no han ve­ni­do a es­te mundo pa­ra re­ga­lar la go­ber­na­ción a los so­cia­lis­tas. Ten­go en­ten­di­do que Ra­joy te­me in­clu­so una re­be­lión in­ter­na si hu­bie­se esa ren­di­ción. O sea: Ciu­da­da­nos re­pug­na a Po­de­mos, el PSOE es opues­to al PP, el PP es in­con­ci­lia­ble con el PSOE y todos son con­tra­rios a Po­de­mos. Es­to no es un es­ce­na­rio de pac­tos. Es­to es la gran fe­ria na­cio­nal de las in­com­pa­ti­bi­li­da­des.

Pa­ra ter­mi­nar de di­bu­jar el per­fil de la fal­ta de so­lu­ción, si Sán­chez fra­ca­sa en su in­ves­ti­du­ra y Ra­joy no vuel­ve a de­cli­nar, ten­dría que em­pe­zar por pac­tar con Ciu­da­da­nos, y todos le pre­gun­ta­ría­mos por qué no lo hi­zo cuan­do el rey se lo en­co­men­dó. Y, si hu­bie­ra que re­pe­tir elec­cio­nes el 26 de ju­nio, los re­sul­ta­dos se­rían prác­ti­ca­men­te los mis­mos que el 20 de di­ciem­bre. ¿Y qué ha­ce­mos en­ton­ces? ¿Vol­ver a em­pe­zar es­te es­per­pen­to de ne­go­cia­cio­nes? Es­to em­pie­za a ser su­rrea­lis­ta. El úni­co que pu­so al­go de su par­te sin pe­dir a cam­bio la pre­si­den­cia del Go­bierno ni nin­gu­na vi­ce­pre­si­den­cia ha si­do Al­bert Ri­ve­ra. Pe­ro cla­ro: so­lo tie­ne 40 dipu­tados. La ge­ne­ro­si­dad es es­té­ril cuan­do se ba­sa en la es­ca­sez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.