Un des­pre­cio a la se­gu­ri­dad

Xo­sé Car­los Fer­nán­dez Díaz

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión - In­ge­nie­ro téc­ni­co de obras pú­bli­cas

No os­ten­to tí­tu­lo al­guno re­la­cio­na­do con pro­fe­sio­nes ju­rí­di­cas. Ello no obs­ta pa­ra que, como ciu­da­dano de un Es­ta­do de de­re­cho, ma­ni­fies­te mi opi­nión so­bre có­mo afec­ta a los ciu­da­da­nos la for­ma en que jue­ces, fis­ca­les y abo­ga­dos apli­can las le­yes y los re­gla­men­tos en los ca­sos de con­flic­tos gra­ves. Es un prin­ci­pio uni­ver­sal­men­te acep­ta­do que las le­yes y los re­gla­men­tos ad­mi­ten in­ter­pre­ta­ción y de­ben te­ner pre­sen­te las cir­cuns­tan­cias en que se pro­du­cen los he­chos.

Ad­mi­tien­do la va­li­dez de lo an­te­rior, pa­ra la ma­yo­ría de ciu­da­da­nos se ge­ne­ra la du­da ra­zo­na­ble so­bre las ar­gu­men­ta­cio­nes en las que ba­sa el juez ins­truc­tor del ca­so Al­via, el de An­grois, su con­clu­sión de ha­cer re­caer so­bre el ma­qui­nis­ta, como úni­co impu­tado, la res­pon­sa­bi­li­dad de que se pro­du­je­se un gra­ví­si­mo ac­ci­den­te fe­rro­via­rio con 81 muer­tos.

No du­da­mos de que se pue­den en­con­trar re­gla­men­tos y nor­mas, o au­sen­cia de ellos, pa­ra sus­ten­tar di­cha cul­pa­bi­li­dad. Pe­ro se sa­be que las cir­cuns­tan­cias, y las con­duc­tas de va­rios pro­fe­sio­na­les de la em­pre­sa que cons­tru­yó la lí­nea fe­rro­via­ria, de las de otros pro­fe­sio­na­les de la em­pre­sa trans­por­tis­ta, e in­clu­so de las de­ci­sio­nes de miem­bros del Mi­nis­te­rio de Fo­men­to, se de­ri­vó la po­si­bi­li­dad, y aún la pro­ba­bi­li­dad, de que se pro­du­je­se el ac­ci­den­te, al trans­fe­rir res­pon­sa­bi­li­da­des que a ellos les co­rres­pon­día u omi­tir ac­tua­cio­nes a las que es­ta­ban obli­ga­dos.

Por tan­to, he­mos de pre­gun­tar­nos: con el au­to del juez, impu­tan­do como úni­co res­pon­sa­ble al ma­qui­nis­ta, ¿van a que­dar li­bres de car­gos so­bre las cau­sas que po­si­bi­li­ta­ron el ac­ci­den­te los car­gos de la Ad­mi­nis­tra­ción, pe­se a que­dar pro­ba­do que con sus con­duc­tas re­du­je­ron los lí­mi­tes de la se­gu­ri­dad de la cir­cu­la­ción a los mí­ni­mos que pro­pi­cia­ron el ac­ci­den­te?

¿De ver­dad, al­guien va a creer en una Jus­ti­cia que so­lo iden­ti­fi­ca a un po­bre des­gra­cia­do como cul­pa­ble, se­gún el frío tex­to de un ar­tícu­lo de una nor­ma, y va a de­jar sin iden­ti­fi­car y sin es­car­mien­to a los ver­da­de­ros culpables de la in­se­gu­ri­dad, de que los ciu­da­da­nos via­je­mos en ma­nos de un sim­ple mor­tal, tras ha­ber in­ver­ti­do 2.500 mi­llo­nes en una obra inaca­ba­da, abier­ta en pre­ca­rio, y en tre­nes que, cos­tan­do 20 mi­llo­nes, cir­cu­la­ban sin los me­ca­nis­mos de se­gu­ri­dad con que con­ta­ban y que fue­ron des­co­nec­ta­dos por ini­cuos mo­ti­vos co­mer­cia­les?

De ser así, con la Jus­ti­cia como ga­ran­te de su im­pu­ni­dad, ¿quién ase­gu­ra que no se re­pe­ti­rán las con­duc­tas irres­pon­sa­bles y con ellas sus trá­gi­cas consecuencias?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.