La Co­pa del Rey de ba­lon­ces­to en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

He te­ni­do, como otras diez mil per­so­nas más, la gran suer­te de po­der asis­tir a los sie­te par­ti­dos de la Co­pa del Rey de ba­lon­ces­to ce­le­bra­da el pa­sa­do fin de semana en A Co­ru­ña, y he de de­cir que la sen­sa­ción que me de­ja no pue­de ser más sa­tis­fac­to­ria.

Los equi­pos que la han dispu­tado bri­lla­ron a un al­tí­si­mo ni­vel, ofre­cien­do por mo­men­tos ac­cio­nes de gran ba­lon­ces­to, y como si por el pe­dir del so­be­rano pú­bli­co del Coliseo fue­se, man­dan­do a dos de los fa­vo­ri­tos al tí­tu­lo fue­ra del tor­neo a las pri­me­ras de cam­bio, uno a los leo­nes y otro a ga­le­ras a re­mar. ¿Se pue­de pe­dir más? Sí, que el Miu­di­ño en­to­na­do por los ga­lle­gos pre­sen­tes en la pues­ta de lar­go del Obra­doi­ro re­tum­be por siem­pre en el si­len­cio de las gra­das del re­cin­to co­ru­ñés.

Las afi­cio­nes dig­ni­fi­ca­ron el buen nom­bre de es­te magnífico de­por­te, eterno se­gun­dón del fút­bol, que tan­to de­be­ría apren- der de ellas, en­tre­mez­cla­das por las gra­das y sin problema al­guno, dis­fru­tan­do du­ran­te cua­tro días de la hos­pi­ta­li­dad de la ciu­dad don­de na­die es forastero y lle­nan­do de co­lor con sus bu­fan­das y de al­ga­ra­bía con sus cán­ti­cos ca­da rin­cón de las ca­lles de la ur­be.

¿Y A Co­ru­ña? ¿Con­ten­ta con el pa­so de la Co­pa por sus la­ti­tu­des? Hos­te­le­ros y de­más ser­vi­cios han he­cho su agos­to en fe­bre­ro, va­ya si es­ta­rán con­ten­tos. Ade­más, ha de­mos­tra­do es­tar más que pre­pa­ra­da pa­ra aco­ger ca­si cual­quier even­to que se pro­pon­ga or­ga­ni­zar, reivin­di­can­do al­go más de pro­ta­go­nis­mo pa­ra es­ta es­qui­ni­ta don­de du­ran­te si­glos, y tris­te­men­te aún pa­re­ce que aho­ra, se si­tua­ba el fi­nal de la tie­rra.

Tan so­lo, bus­can­do un pe­que­ño bo­rrón, ya que las crí­ti­cas cons­truc­ti­vas en­ri­que­cen pa­ra tiem­pos fu­tu­ros, ca­be de­cir que la or­ga­ni­za­ción ob­vió en de­ma­sía al Bás­quet Co­ru­ña. De acuer­do, no po­see con­di­ción de equi­po ACB, pe­ro no so­bra­ba la in­vi­ta­ción en al­go tan sen­ci­llo como por ejem­plo, su pre­sen­cia en el sor­teo de par­ti­dos. Pe­ro ¿quién sa­be? Qui­zás sea co­sa del kar­ma y lo pró­xi­mo sea su as­cen­so a la má­xi­ma ca­te­go­ría na­cio­nal.

Oja­lá que así sea, pues exis­te un de­por­te lla­ma­do ba­lon­ces­to que ha de­mos­tra­do que ca­da día gus­ta a más y más gen­te. ÓSCAR CA­MI­ÑO SANTOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.