Die­go To­rres se pa­ra­pe­ta tras la Ca­sa Real pa­ra elu­dir res­pon­sa­bi­li­da­des

Afir­ma que Juan Car­los I sa­bía que su ami­ga Co­rin­na ofre­ció a Nóos eva­dir im­pues­tos

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Ca­da vez que se vio aco­rra­la­do por las pre­gun­tas de An­ti­co­rrup­ción, Die­go To­rres se pa­ra­pe­tó tras la Ca­sa Real y de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria pa­ra echar ba­lo­nes fue­ra, so­bre to­do cuan­do el fis­cal Pe­dro Ho­rrach lo pu­so con­tra las cuer­das con el la­va­do de di­ne­ro y los frau­des fis­ca­les. Pe­ro el ex­so­cio de Iña­ki Ur­dan­ga­rin fue más allá y al fi­nal pu­so nom­bres. El de Juan Car­los I, a quien acu­só de es­tar al tan­to de los pla­nes de su ami­ga Co­rin­na Zu Sayn-Witt­gens­tein pa­ra ayu­dar a la en­ti­dad que di­ri­gía Ur­dan­ga­rin pa­ra eva­dir im­pues­tos a tra­vés de es­truc­tu­ras opa­cas en Lon­dres.

To­rres lan­zó el bom­ba­zo con­tra el ex­je­fe del Es­ta­do pa­ra tra­tar de de­mos­trar que él ja­más ha­bría acep­ta­do una irre­gu­la­ri­dad fis­cal en Nóos. Es más, ex­pli­có que él mis­mo ha­bía fre­na­do la ofer­ta de la prin­ce­sa de co­brar en el ex­tran­je­ro el di­ne­ro que iba a re­ci­bir Ur­dan­ga­rin a tra­vés de Nóos de la fun­da­ción Lau­reus, en la que Zu Sayn-Witt­gens­tein era di­rec­ti­va. To­do ello con el co­no­ci­mien­to de don Juan Car­los.

«La se­ño­ra Co­rin­na nos es­tá di­cien­do que pa­ra co­brar en Lon­dres se crea una es­truc­tu­ra fi­nan­cie­ra es­pe­cial pa­ra que na­die en Es­pa­ña se en­te­re de que se co­bra ese di­ne­ro. Y se lo en­vía [el co­rreo] con copia al rey de Es­pa­ña en ese mo­men­to y al je­fe de la Ca­sa Real (en­ton­ces, Al­ber­to Aza). ¿Y sa­be us­ted lo que de­ci­dió el Ins­ti­tu­to Nóos? Que ni en bro­ma», de­ta­lló el ex­pro­fe­sor de Esa­de. To­rres se re­fe­ría a un co­rreo, no ad­mi­ti­do en la cau­sa pe­ro que la prin­ce­sa re­mi­tió al cu­ña­do de Fe­li­pe VI el 22 de fe­bre­ro del 2005, cuan­do am­bos es­ta­ban en tra­tos pa­ra que Ur­dan­ga­rin fue­ra co­lo­ca­do por Zu Sayn-Witt­gens­tein como «chair­man» (una suer­te de pre­si­den­te) de Lau­reus en Es­pa­ña. En ese co­rreo, la ami­ga de don Juan Car­los pro­po­ne que «todos los pa­gos» sal­drían de una «es­truc­tu­ra glo­bal del Reino Uni­do» y afir­ma: «Pongo en copia a tu sue­gro y es­pe­ro que es­ta pro­pues­ta re­suel­va to­das tus du­das».

«Dos con­tro­les»

No fue la úni­ca vez que To­rres ti­ró de Juan Car­los I pa­ra de­fen­der­se. Aco­rra­la­do por las pre­gun­tas de Ho­rrach so­bre el blan­queo de ca­pi­ta­les en Lu­xem­bur­go, se sa­cu­dió to­da la res­pon­sa­bi­li­dad ase­gu­ran­do que el pro­pio abo­ga­do del ex­je­fe del Es­ta­do, Jo­sé Ma­nuel Romero, con­de de Fon­tao, y un «al­to fun­cio­na­rio de Ha­cien­da» (Fe­de­ri­co Rubio Car­va­jal]) su­per­vi­sa­ban todos los mo­vi­mien­tos de fon­dos in­ter­na­cio- To­rres di­jo que fre­nó la idea de Co­rin­na de que Ur­dan­ga­rin co­bra­se en el ex­tran­je­ro

na­les del Ins­ti­tu­to Nóos y sus de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les. Se­gún To­rres, su cu­ña­do Miguel Te­jei­ro, ase­sor fis­cal de Nóos, fue quien ges­tó to­do el en­tra­ma­do in­ter­na­cio­nal. Te­jei­ro, se­gún él, «se reunía pe­rió­di­ca­men­te con el abo­ga­do del je­fe del Es­ta­do», al que «ren­día cuen­tas». Ade­más, ca­da mes de ju­nio, el ase­sor fis­cal «se reunía con un al­to fun­cio­na­rio de Ha­cien­da» que le vi­sa­ba todos los mo­vi­mien­tos eco­nó­mi­cos. Con­for­me a su re­la­to, Rubio Car­va­jal, «re­vi­sa­ba los im­pues­tos y los apro­ba­ba». «Ha­bía dos ni­ve­les de su­per­vi­sión [Ca­sa Real y Ha­cien­da]. ¡Ja­más he po­di­do pen­sar que al­go de es­to no es­tu­vie­ra bien!», cla­mó an­tes de in­sis­tir que era «ab­so­lu­ta­men­te fal­so» que se usara a la in­fan­ta de «es­cu­do fis­cal» por­que los di­ri­gen­tes de Nóos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que to­do se ha­cía con­for­me a la le­ga­li­dad por­que to­das sus de­ci­sio­nes es­ta­ban con­tro­la­das por la Zar­zue­la y la Agen­cia Tri­bu­ta­ria.

To­rres tam­bién se re­fu­gió tras su cu­ña­do Miguel Te­jei­ro, quien sa­lió del ban­qui­llo tras un acuer­do pa­ra con­ver­tir­se en tes­ti­go de car­go. El ex­vi­ce­pre­si­den­te de Nóos ne­gó co­no­cer los mo­vi­mien­tos en­tre su cuen­ta en Lu­xem­bur­go y las de las so­cie­da­des fan­tas­mas en el ex­tran­je­ro de la tra­ma [Blos­som y De Goes]. «Es ex­tra­ño que Miguel Te­jei­ro no es­té sen­ta­do en es­ta sa­la por­que es el úni­co que po­dría dar ex­pli­ca­cio­nes de to­do es­to», vol­vió a es­ca­quear­se. El ex­so­cio de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, Die­go To­rres, ase­gu­ró ayer que él nun­ca ha pa­ga­do ni ha co­bra­do di­ne­ro ne­gro en el Ins­ti­tu­to Nóos. «No ten­go na­da de que aver­gon­zar­me. No he pa­ga­do ni co­bra­do nun­ca en B», di­jo y acla­ró al fis­cal que un pó­sit con la le­tra be es­cri­ta a mano en­con­tra­do en su ca­sa se re­fe­ría en reali­dad al ban­co Bar­clays, con el que te­nía una hi­po­te­ca.

«¿Te­nía us­ted di­ne­ro de­ba­jo de al­gu­na bal­do­sa en su do­mi­ci­lio?», le pre­gun­tó el fis­cal Pe­dro Ho­rrach du­ran­te el jui­cio, a lo que res­pon­dió que so­lo guar­da­ba me­tá­li­co en su ca­ja fuer­te y que el pó­sit en cues­tión se en­con­tró en una car­pe­ta don­de guar­da­ba los do­cu­men­tos de la hi­po­te­ca. An­te la insistencia del fis­cal so­bre el pa­pel con la le­tra be, To­rres lle­gó a de­cir que «no de­be­ría ha­ber con­tes­ta­do» por­que ade­más la le­tra es muy gran­de pa­ra ser la su­ya.

Más ade­lan­te, Ho­rrach le mos­tró otro do­cu­men­to en el que se ha­bla­ba de un tra­ba­ja­dor vin­cu­la­do a Nóos con las pa­la­bras: «Se­gu­ri­dad So­cial, es­to en prin­ci­pio se le pa­ga en B. ¿Qué es, Bar­clays tam­bién?, le pre­gun­tó el fis­cal, a lo que res­pon­dió: «Sin­ce­ra­men­te, no en­tien­do esa fra­se, pe­ro no tie­ne sen­ti­do de nin­gu­na de las ma­ne­ras».

To­rres de­fen­dió que to­das las per­so­nas que fi­gu­ra­ron en nó­mi­na de las em­pre­sas de las que era ti­tu­lar y que fac­tu­ra­ron al Ins­ti­tu­to Nóos pres­ta­ron ser­vi­cios reales, en con­tra de lo que de­cla­ró en la vis­ta el ex­con­ta­ble arre­pen­ti­do, Marco An­to­nio Te­jei­ro. «Lo que yo he oí­do aquí de­cla­rar, el 95 por cien­to es cien­cia fic­ción», di­jo res­pec­to a las pa­la­bras in­cul­pa­to­rias de Te­jei­ro. El fis­cal le pre­gun­tó por va­rias de es­tas per­so­nas que de­cla­ra­ron que fue­ron con­tra­ta­das fal­sa­men­te, lo que el acu­sa­do ne­gó.

EFE

El ex­so­cio de Ur­dan­ga­rin afir­mó que Ha­cien­da y la Ca­sa del Rey su­per­vi­sa­ban la ac­ti­vi­dad de Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.