In­ten­to de Oba­ma pa­ra cum­plir la pro­me­sa de ce­rrar Guan­tá­na­mo

Se­ría aca­bar un «ca­pí­tu­lo de la his­to­ria» de EE.UU. que con­si­de­ra una «man­cha»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - VIC­TO­RIA TO­RO

«No quie­ro de­jar­le el problema al pró­xi­mo pre­si­den­te, sea el que sea», di­jo Ba­rack Oba­ma ayer al pre­sen­tar el plan que el De­par­ta­men­to de De­fen­sa aca­ba­ba de en­viar al Con­gre­so pa­ra el cie­rre de la pri­sión de Guan­tá­na­mo. Se tra­ta del pri­mer pro­gra­ma con­cre­to que el pre­si­den­te ela­bo­ra con ese fin, pe­ro la res­pues­ta de los re­pu­bli­ca­nos in­di­ca que no va a con­se­guir su pro­pó­si­to, a pe­sar de lo mu­cho que in­sis­tió en la im­por­tan­cia «de ce­rrar un ca­pí­tu­lo» que con­si­de­ra «una man­cha» en la his­to­ria de EE.UU.

Oba­ma lan­zó la pro­me­sa de ce­rrar la pri­sión en el 2009, al asu­mir la pre­si­den­cia. En­ton­ces per­ma­ne­cían en ella 245 de­te­ni­dos, mu­chos me­nos de los ca­si ocho­cien­tos que lle­gó a al­ber­gar en al­gu­nos mo­men­tos. Des­de aquel año, el nú­me­ro se re­du­jo a 91, gra­cias a la trans­fe­ren­cia a ter­ce­ros paí­ses de pre­sos que no ha­bían co­me­ti­do de­li­tos. Otros 35 se­rán trans­fe­ri­dos en los pró­xi­mos me­ses, pe­ro aún que­dan en­tre 30 y 60 pri­sio­ne­ros a los que Was­hing­ton no quie­re ex­car­ce­lar por con­si­de­rar­los muy pe­li­gro­sos. No los pue­de juz­gar, por­que ca­re­ce de prue­bas in­cri­mi­na­to­rias. Tam­po­co pue­den ser tras­la­da­dos a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, por­que en el año 2010 el Con­gre­so apro­bó una ley que lo prohí­be, que es el es­co­llo pa­ra ce­rrar Guan­tá­na­mo.

El plan pre­sen­ta­do ayer pro­po­ne 13 em­pla­za­mien­tos en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se a los que tras­la­dar a los de­te­ni­dos in­trans­fe­ri­bles. Son cár­ce­les de má­xi­ma se- gu­ri­dad como las de Flo­ren­ce en Co­lo­ra­do, el pe­nal mi­li­tar de La­ven­worth en Kan­sas o la pri­sión na­val de Char­les­ton en Ca­ro­li­na del Sur. El do­cu­men­to es­pe­ci­fi­ca un cos­te de en­tre 290 y 475 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el tras­la­do y la me­jo­ra de la se­gu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­nes, y un aho­rro de en­tre 65 y 85 mi­llo­nes anua­les con el cie­rre.

Oba­ma in­ci­dió en que las ga­nan­cias no ma­te­ria­les se­rían mu­cho ma­yo­res. «Man­te­ner la pri­sión abier­ta so­ca­va la se­gu­ri­dad na­cio­nal», con­si­de­ró, pues la lu­cha con­tra los te­rro­ris­tas se com­pli­ca por­que «ellos usan [Guan­tá­na­mo] como pro­pa­gan­da pa­ra sus re­clu­ta­mien­tos». El plan pre- ten­de pro­mo­ver un de­ba­te en el Con­gre­so que lle­ve a de­ro­gar la ley del 2010 que im­pi­de el tras­la­do de los pre­sos a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se, úni­ca op­ción via­ble pa­ra con­cre­tar el cie­rre.

Opo­si­ción re­pu­bli­ca­na

Pe­ro los re­pu­bli­ca­nos ya le di­je­ron ayer que no cuen­te con ello. El pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Paul Ryan, se opo­ne por­que no pon­drá «en pe­li­gro al país por una pro­me­sa de cam­pa­ña». Ni si­quie­ra el se­na­dor John McCain, uno de los po­cos con­ser­va­do­res que apo­ya el cie­rre de Guan­tá­na­mo, es­tá de acuer­do con el plan, del que di­jo que no era «creí­ble».

Guan­tá­na­mo ge­ne­ra otra po­lé­mi­ca, re­la­cio­na­da con el via­je de Oba­ma a Cu­ba den­tro de unas se­ma­nas, pues se es­pe­ra que su de­vo­lu­ción a La Ha­ba­na sea una de las pe­ti­cio­nes de Raúl Cas­tro. Ayer, tres se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos, en­tre ellos Marco Rubio, pre­sen­ta­ron un pro­yec­to de ley pa­ra im­pe­dir­le de­ci­dir so­bre la bahía cu­ba­na sin el apo­yo del Con­gre­so. Rubio ase­gu­ró fue in­clu­so más le­jos al ase­gu­rar que, si lle­ga a la Ca­sa Blan­ca, «cuan­do cap­tu­re­mos te­rro­ris­tas vi­vos no van a te­ner una au­dien­cia en Man­hat­tan. No los man­da­re­mos a Nevada. Vamos a man­dar­los a Guan­tá­na­mo y vamos a ave­ri­guar to­do lo que sa­ben».

MANDEL NGAN AFP

Oba­ma pre­sen­tó su plan pa­ra ce­rrar Guan­tá­na­mo en la Sa­la Roo­se­velt de la Ca­sa Blan­ca.

Una vein­te­na de hom­bres lle­gan a una pri­sión es­pe­cial­men­te cons­trui­da en la ba­se cu­ba­na pa­ra al­ber­gar los que Geor­ge W. Bush lla­mó «com­ba­tien­tes enemi­gos» tras el 11-S.

Dos días des­pués de asu­mir la pre­si­den­cia, Oba­ma fir­ma una or­den eje­cu­ti­va pa­ra ce­rrar Guan­tá­na­mo en el 2010, pe­ro cua­tro me­ses más tar­de el Con­gre­so le nie­ga los 80 mi­llo­nes de dó­la­res ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var a ca­bo la clau­su­ra has­ta que no pre­sen­te un plan de eje­cu­ción.

La Ca­sa Blan­ca da un pa­so ade­lan­te al con­se­guir que el Con­gre­so aprue­be el tras­la­do de pri­sio­ne­ros a te­rri­to­rio es­ta­dou­ni­den­se pa­ra juz­gar­los, si bien el Le­gis­la­ti­vo re­tra­só el tras­la­do has­ta di­ciem­bre del 2010.

Oba­ma anun­cia un plan y ur­ge al Con­gre­so a le­van­tar las res­tric­cio­nes a los tras­la­dos de pre­sos a ter­ce­ros paí­ses. En el 2015 lo pre­sen­ta re­mo­de­la­do, pe­ro vol­vió a cho­car con la opo­si­ción del Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.