El ex­pre­si­den­te de la pri­me­ra ca­ja in­ter­ve­ni­da se li­bra de la cár­cel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Economía -

hay an­te­ce­den­tes pe­na­les— como coau­to­res de un de­li­to so­cie­ta­rio de fal­se­dad con­ta­ble, pe­ro ab­suel­tos de otro de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta.

Es de­cir, que aunque la Au­dien­cia Na­cio­nal los condena por fal­sear las cuen­tas de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra (las ma­qui­lla­ron pa­ra que re­fle­ja­ran unos be­ne­fi­cios de 29,86 mi­llo­nes en lu­gar de 182,2 mi­llo­nes de pér­di­das en el 2008), no los con­si­de­ra res­pon­sa­bles pu­ni­bles de ha­ber­la lle­va­do a la quie­bra con la con­ce­sión de cré­di­tos de ries­go que lue­go re­sul­ta­ron fa­lli­dos.

La sen­ten­cia del ma­gis­tra­do Jo­sé Ma­ría Vázquez Honrubia, Hernández Mol­tó echó la cul­pa de to­do al ex di­rec­tor fi­nan­cie­ro, ya fa­lle­ci­do.

fe­cha­da el 22 de fe­bre­ro y co­no­ci­da ayer, se ali­nea con la Fis­ca­lía, que so­lo im­pu­tó a los acu­sa­dos el de­li­to de fal­se­dad con­ta­ble, por el que pi­dió una pe­na de dos años y seis me­ses de cár­cel. Por con­tra, las acu­sa­cio­nes par­ti­cu­lar y po­pu­lar, ejer­ci­das res­pec­ti­va­men­te por Ban­co Cas­ti­lla-La Man­cha y Adicae, aña­die­ron un de­li­to so­cie­ta­rio de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta y pe­dían pa­ra am­bos pe­nas de cin­co años y seis me­ses de pri­sión y cin­co años, res­pec­ti­va­men­te.

La sen­ten­cia —re­cu­rri­ble— es lla­ma­ti­va en tan­to que el juez em­plea el mis­mo ar­gu­men­to, el de la res­pon­sa­bi­li­dad de los acu­sa­dos en la en­ti­dad, tan­to pa­ra ab­sol­ver­los de un de­li­to como pa­ra con­de­nar­los por el otro. Así, los con­si­de­ra res­pon­sa­bles de fal­sear las cuen­tas (y les afea que du­ran­te el jui­cio le echa­ran la cul­pa al di­rec­tor fi­nan­cie­ro, ya fa­lle­ci­do) por­que eran quie­nes te­nían la má­xi­ma au­to­ri­dad en CCM, y ta­cha de «sar­cás­ti­co» que Hernández Mol­tó ase­gu­ra­ra en el jui­cio que era «ani­ma- dor so­cio­cul­tu­ral de la ca­ja» y con pa­re­ci­das fun­cio­nes a las de una «rei­na ma­dre».

Por con­tra, en lo que res­pec­ta a los cré­di­tos que aca­ba­ron lle­van­do a la quie­bra a la en­ti­dad, el ma­gis­tra­do no los con­si­de­ra res­pon­sa­bles, ni de que for­za­ran su con­ce­sión o se lu­cra­ran per­so­nal­men­te con ellos. A ello se su­ma la sor­pre­sa de que los pe­ri­tos del Ban­co de Es­pa­ña no cuan­ti­fi­ca­ron en el jui­cio el per­jui­cio pro­du­ci­do pa­ra la en­ti­dad —ale­ga­ron que ca­re­cían de in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da por­que CCM no se la ha­bía fa­ci­li­ta­do—, al­go cla­ve pa­ra pro­bar el de­li­to de ad­mi­nis­tra­ción frau­du­len­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.