Un re­tro­ce­so en cla­ve elec­to­ral que de­ja a la con­se­llei­ra des­au­to­ri­za­da

La Voz de Galicia (Ourense) - - Marítima - D. S.

La con­se­llei­ra do Mar, Rosa Quin­ta­na, que efí­me­ra­men­te tam­bién fue res­pon­sa­ble de Me­dio Ru­ral y del dis­po­si­ti­vo de pre­ven­ción y ex­tin­ción de in­cen­dios fo­res­ta­les, nun­ca de­jó de ser esa mu­jer lo­cuaz, de gran ca­rác­ter y no­ta­ble as­cen­den­cia en­tre los que más man­dan en el Par­ti­do Po­pu­lar, que ade­más te­nía el mé­ri­to de ser una de uno de las con­se­llei­ras me­jor va­lo­ra­das del Go­bierno de Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, aunque bien es cier­to que en su ca­sa no le res­ta po­pu­la­ri­dad al­gu­na el lla­mar­se igual que una ar­chi­co­no­ci­da pre­sen­ta­do­ra de las ma­ña­nas te­le­vi­si­vas.

Dis­cí­pu­la po­lí­ti­ca del ex­con­se­llei­ro Hen­ri­que Ló­pez Veiga, con quien co­la­bo­ró mano a mano en la Xun­ta de Ma­nuel Fra­ga e in­clu­so pa­re­ce ha­ber he­re­da­do de aquel par­te de su tem­pe­ra­men­to, de Rosa Quin­ta­na (Ve­ne­zue­la, 1959) di­cen que ha­bla­ba el lenguaje de los ar­ma­do­res, se ha­cía en­ten­der con los ma­ri­ne­ros, aunque su ma­yor res­pal­do siem­pre le lle­gó de las es­truc­tu­ra de las co­fra­días. Pe­ro esa red de se­gu­ri­dad le aca­bó fa­llan­do cuan­do in­clu­so las co­sas que pa­re­cen só­li­das se des­mo­ro­nan, y los pó­si­tos de pes­ca­do­res aca­ba­ron dán­do­le la es­pal­da a la con­se­llei­ra por el an­te­pro­yec­to de Lei de Acui­cul­tu­ra que, en­ten­dían, ame­na­za­ba con arrui­nar su ac­ti­vi­dad en las rías ga­lle­gas.

Rec­ti­fi­ca­ción de un Go­bierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.