Diez ra­zo­nes por las que Vi­llar de­be ir­se

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

Si hu­bie­ra unas elec­cio­nes en las que los mi­les y mi­les de fut­bo­lis­tas con li­cen­cia fe­de­ra­ti­va vo­ta­ran, jun­to a todos los ár­bi­tros, los en­tre­na­do­res y au­xi­lia­res y los di­rec­ti­vos, Vi­llar no ten­dría nin­gu­na op­ción de se­guir como pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción. Pe­ro el sis­te­ma ac­tual de vo­ta­ción ha­ce que si­ga te­nien­do op­cio­nes de sa­lir re­ele­gi­do y per­pe­tuar­se otros cua­tro años más en el car­go. Es in­creí­ble, la fe­de­ra­ción es­tá apo­li­lla­da, cier­to tu­fi­llo de corrupción la re­co­rre, el fút­bol mo­des­to se de­san­gra, los es­cán­da­los se su­ce­den, pe­ro Vi­llar pue­de se­guir en el po­der. Y de ser así, el fút­bol es­pa­ñol su­fri­ría un da­ño irreparable. Hay mil ra­zo­nes por las que Vi­llar no de­be se­guir en su pues­to. Aquí van diez de ellas.

LA LEY Vi­llar no re­co­no­ce la ley es­pa­ño­la como el marco que re­gu­la su ac­ti­vi­dad

Pa­ra Vi­llar, que le apli­quen las le­yes de Es­pa­ña es una in­je­ren­cia po­lí­ti­ca en la ac­ti­vi­dad de la fe­de­ra­ción es­pa­ño­la. El pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción ape­la a los artículos 13 y 17 de la FIFA pa­ra reivin­di­car la au­to­no­mía del fút­bol con res­pec­to a otras le­gis­la­cio­nes. De es­ta for­ma, se­gún los ci­ta­dos artículos, los miem­bros de la FIFA «de­ben ad­mi­nis­trar sus asun­tos de for­ma in­de­pen­dien­te y ase­gu­rar­se de que no se pro­duz­ca nin­gu­na in­je­ren­cia por par­te de ter­ce­ros en asun­tos in­ter­nos». El in­cum­pli­mien­to de es­ta pre­mi­sa, pa­ra la FIFA pue­de aca­rrear la sus­pen­sión de la fe­de­ra­ción de turno. Y así lo usa Vi­llar, como ame­na­za con­tra el Go­bierno, al tiem­po que como pa­ra­guas pa­ra que na­die le fis­ca­li­ce, tan­to en el as­pec­to eco­nó­mi­co como en el sim­ple­men­te nor­ma­ti­vo. La fal­ta de res­pe­to que el di­ri­gen­te tie­ne con las le­yes de su país de­be­ría de ser su­fi­cien­te pa­ra que no si­guie­ra ni un mi­nu­to más.

SIN DIÁ­LO­GO No ha­bla con el CSD, ni con la Li­ga, ni con na­die

Vi­llar es­tá su­mien­do a la fe­de­ra­ción en un ais­la­mien­to ins­ti­tu­cio­nal que es­tá cau­san­do un da­ño de di­fí­cil re­pa­ra­ción. No ha­bla con el CSD, tam­po­co con la Li­ga, dos or­ga­nis­mos im­pres­cin­di­bles pa­ra el fun­cio­na­mien­to fe­de­ra­ti- vo. Más aún si se tie­ne en cuen­ta que de ellos sa­len gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro que de­be­rían re­per­cu­tir en el fút­bol fe­de­ra­do. Su em­pe­ci­na­mien­to en el en­fren­ta­mien­to con to­do el mundo las­tra el cre­ci­mien­to de la fe­de­ra­ción.

NO RIN­DE CUEN­TAS El CSD le ha abier­to ex­pe­dien­tes por no jus­ti­fi­car gas­tos

Es­te pe­rió­di­co ya ha in­for­ma­do en va­rias oca­sio­nes de los di­fe­ren­tes ex­pe­dien­tes de re­in­te­gro que se le han abier­to a la fe­de­ra­ción por no jus­ti­fi­car los gas­tos en la cons­truc­ción de cam­pos de fút­bol. Ha­bla­mos de las sub­ven­cio­nes con­ce­di­das por el Es­ta­do en por lo me­nos cua­tro ejer­ci­cios dis­tin­tos y que han lle­va­do a la aper­tu­ra de va­rios ex­pe­dien­tes en los que se pi­de a la fe­de­ra­ción que de­vuel­va la can­ti­dad de unos ocho mi­llo­nes de eu­ros. Y to­do por ser in­ca­paz de ex­pli­car de acuer­do a las nor­mas el de­ta­lle de los gas­tos. Al mar­gen de to­do es­to, las au­di­to­rías que se le ha­cen des­de el CSD re­fle­jan nu­me­ro­sas irre­gu­la­ri­da­des y sal­ve­da­des, así como evi­den­cian que no es na­da ami­go de fa­ci­li­tar in­for­ma­ción al­gu­na, sal­vo que se

vea pre­sio­na­do y obli­ga­do a ello.

PO­LÍ­TI­CA CLIEN­TE­LAR Re­par­te di­ne­ro y pre­ben­das sin cri­te­rios ob­je­ti­vos pa­ra crear afi­ni­da­des

Ya en el al­gu­na de las au­di­to­rías en­car­ga­das por el CSD se ha­bla de una irre­gu­la­ri­dad gra­ve como es la con­ce­sión de cré­di­tos a las fe­de­ra­cio­nes te­rri­to­ria­les sin una ba­se ob­je­ti­va. No re­gu­la ni in­tere­ses, ni tiem­po de de­vo­lu­ción, ni con­di­ción al­gu­na. Ángel Ma­ría Vi­llar dis­tri­bu­ye a su an­to­jo los di­ne­ros fe­de­ra­ti­vos. Sa­be­dor de las ne­ce­si­da­des de las te­rri­to­ria­les, abrir o ce­rrar el gri­fo es un po­der que le ha­ce te­ner en sus ma­nos el des­tino de las di­fe­ren­tes fe­de­ra­cio­nes au­to­nó­mi­cas.

EL «FIFA­GA­TE» Fue san­cio­na­do por obs­truir las in­ves­ti­ga­cio­nes de los mun­dia­les de Ca­tar y Ru­sia

Aunque Vi­llar ce­le­bró la le­ve san­ción que le fue im­pues­ta por el Co­mi­té de Éti­ca de la FIFA (so­lo una mul­ta de 23.000 eu­ros y una ad­ver­ten­cia) lo cier­to es que es­tu­vo (y es­tá) en el ojo del hu­ra­cán de los es­cán­da­los que han acon­te­ci­do en el má­xi­mo or­ga- nis­mo del fút­bol mun­dial. En su día se ne­gó a co­la­bo­rar con Mi­chel Gar­cía, el in­ves­ti­ga­dor de la corrupción en la fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal, e in­clu­so des­po­tri­có con­tra él. De Vi­llar se sos­pe­cha que par­ti­ci­pó en una ne­go­cia­ción de vo­tos en blo­que (al­go to­tal­men­te prohi­bi­do por la FIFA) de ca­ra a la elec­ción de los mun­dia­les de Ru­sia y Ca­tar. De mo­men­to, ha sa­li­do bien pa­ra­do, pe­ro fuen­tes del en­te mun­dial no des­car­tan que una se­gun­da olea­da del Fifa­ga­te pu­die­ra lle­vár­se­lo por de­lan­te.

CON­ME­BOL Las acu­sa­cio­nes a su hi­jo Gorka en Uru­guay le han sal­pi­ca­do tam­bién

A Vi­llar le ha ter­mi­na­do sal­pi­can­do las acu­sa­cio­nes de ex­tor­sión que pe­san so­bre su hi­jo en Uru­guay. Gorka Vi­llar era el di­rec­tor ge­ne­ral de la Con­me­bol, el or­ga­nis­mo del fút­bol sud­ame­ri­cano que re­ven­tó por la corrupción de ca­si todos sus di­ri­gen­tes. Se­gún las de­cla­ra­cio­nes an­te la jus­ti­cia de Eu­ge­nio Fi­gue­re­do (el que fue su pre­si­den­te), Gorka ame­na­za­ba a los clu­bes uru­gua­yos con la ex­pul­sión de to­das las com­pe­ti­cio­nes uti­li­zan­do la in-

fluen­cia de su pa­dre en la FIFA.

NO PI­SA LA FE­DE­RA­CIÓN Ape­nas es­tá trein­ta días al año en la se­de de la Fe­de­ra­ción en las Ro­zas

Los em­plea­dos de la fe­de­ra­ción ven po­co el pelo a Vi­llar. Fuen­tes fe­de­ra­ti­vas ase­gu­ran a es­te pe­rió­di­co que «Vi­llar siem­pre ha es­ta­do más preo­cu­pa­do de lo que su­ce­de en la FIFA y en la UEFA que de la pro­pia fe­de­ra­ción, don­de ase­gu­ran que «quien cor­ta el ba­ca­lao es Juan Pa­drón», su vi­ce­pre­si­den­te.

FÚT­BOL MO­DES­TO Vi­llar es­tá pro­vo­can­do un dis­tan­cia­mien­to enor­me en­tre el fút­bol pro­fe­sio­nal y el afi­cio­na­do

Fru­to de su des­go­bierno y de los en­fren­ta­mien­tos con el CSD y so­bre to­do con la Li­ga de Fút­bol Pro­fe­sio­nal, Ángel Ma­ría Vi­llar es­tá hun­dien­do el fút­bol mo­des­to en Es­pa­ña. En unos tiem­pos en los que des­de la Li­ga se ha con­se­gui­do un con­tra­to ga­lác­ti­co por los de­re­chos de te­le­vi­sión, Vi­llar ape­nas es­tá ren­ta­bi­li­zan­do es­ta llu­via de mi­llo­nes al fút­bol. Ello, uni­do a su tra­di­cio­nal aban­dono a lo que es la ges­tión dia­ria, es­tá pro­vo­can­do un agujero ne­gro en el fút­bol mo­des­to del que cos­ta­rá años y años sa­lir.

CRE­DI­BI­LI­DAD Su mo­dus ope­ran­di es­pan­ta a gran­des em­pre­sas, a las que cues­ta más pa­tro­ci­nar a la fe­de­ra­ción

La se­lec­ción es­pa­ño­la, tras los éxi­tos en mun­dial y eu­ro­co­pas, ha si­do una má­qui­na de ge­ne­rar re­cur­sos gra­cias a los pa­tro­ci­nios. Pe­ro los úl­ti­mos es­cán­da­los de la FIFA y la for­ma de obrar del pro­pio Vi­llar es­tán ha­cien­do que las gran­des em­pre­sas se lo pien­sen dos ve­ces an­tes de in­ver­tir un di­ne­ro que lue­go se­rá ges­tio­na­do de for­ma os­cu­ra y du­do­sa. Siem­pre apa­re­ce­rán em­pre­sas dis­pues­tas a pa­tro­ci­nar al equi­po na­cio­nal, pe­ro no tan­tas como po­drían, ni con tan­ta in­ver­sión como pro­ce­de­ría.

MO­DE­LO CA­DU­CO Vi­llar ya no tie­ne na­da nue­vo que ofre­cer al fút­bol es­pa­ñol

Lo di­ce Jor­ge Pé­rez, se­cre­ta­rio de la fe­de­ra­ción y al­ter­na­ti­va a Vi­llar: «El mo­de­lo es­tá ca­du­co». Des­de ha­ce años que hay un úni­co plan en la fe­de­ra­ción: «Es­tar ahí». No se tra­ba­ja por el fút­bol. Vi­llar so­lo to­ma de­ci­sio­nes en­ca­mi­na­das a se­guir en el pues­to. Pe­ro no hay nin­gún plan es­tra­té­gi­co, ni en lo de­por­ti­vo, ni en lo eco­nó­mi­co. Tal y como sue­le de­cir Te­bas, «Vi­llar se ha que­da­do en la era de los fa­xes, cuan­do hoy en día estamos en la era de los smartp­ho­nes ».

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

El pre­si­den­te de la fe­de­ra­ción, tras ba­jar del avión al re­gre­so del Mun­dial de Su­dá­fri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.