«Nós só pa­de­ce­mos de anos»

Je­su­sa tie­ne 90 años y Na­ta­lia 85. Dos ve­ces a la semana acu­den a la pis­ci­na mu­ni­ci­pal de Ca­ba­na. Son de las pri­me­ras so­cias y tam­bién las más ve­te­ra­nas

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - PATRICIA BLAN­CO

Je­su­sa Gar­cía Gar­cía cum­pli­rá 91 años en abril. Na­ta­lia Va­re­la Pet, 86 en ma­yo. Des­de ha­ce ca­si diez, des­de el mis­mo mo­men­to de la inau­gu­ra­ción, acu­den a la pis­ci­na mu­ni­ci­pal de Ca­ba­na, don­de aho­ra prac­ti­can gim­na­sia acuá­ti­ca. Na­ta­lia es la que con­du­ce pa­ra lle­gar. Am­bas son de las pri­me­ras so­cias, con­fir­man en la ins­ta­la­ción, y tam­bién las más ve­te­ra­nas: «De 80 te­mos máis, pe­ro da súa ida­de, non». Acu­den tem­prano, mar­tes y jue­ves, pe­ro es­tán tan des­pier­tas que, ha­blan­do me­nos de una ho­ra, son ca­pa­ces de dar una elec­ción de ener­gía, de fi­lo­so­fía y has­ta de re­fra­ne­ro tra­di­cio­nal.

Las co­sas se cuen­tan me­jor des­de el prin­ci­pio y, como ellas di­cen, «as cou­sas ma­las me­llor non con­ta­las». «Vou pa­ra 86, ima­xi­na can­tas pa­sa­ron», apun­ta Na­ta­lia. Vi­ve en Pon­te­ce­so ha­ce 62 años, pe­ro de­ja cla­ro que «pa­ra que me re­co­ñe­zan ben», hay que es­pe­ci­fi­car que na­ció en Vi­la­ño Ve­llo, en A La­ra­cha. A la vi­lla de Pon­dal se mu­dó al ca­sar­se: «De­di­quei­me a criar cin­co fi­llos, non ti­ven ou­tro tra­ba­llo». Je­su­sa, aunque vi­ve asi­mis­mo en Pon­te­ce­so ha­ce tres lus­tros, es de Be­res, en Ca­ba­na. Ella y sus nue­ve her­ma­nos se que­da­ron de­ma­sia­do pron­to sin pa­dre, así que hu­bo que bus­car­se la vi­da. Has­ta los 37, «fun la­bra­do­ra», pe­ro tam­bién to­có pa­sar por la emi­gra­ción, «como sir­vien­ta». De los 18 años en Ar­gen­ti­na le que­da al­gu­na fra­se en cas­te­llano. Sol­te­ra, vi­vió tam­bién en Be­tan­zos y en Ma­drid. Aho­ra, y ya es ho­ra, les to­ca el tiem­po de vi­vir. «Eu vi­vo soa e Na­ta­lia ta­mén, pe­ro ela nun­ca es­tá soa, co­ma quen di», cuen­ta Je­su­sa. Van al gim­na­sio y, el res­to del tiem­po, bro­mean, lo de­di­can a «ca­mi- ñar, a co­mer e ta­mén a dur­mir».

An­tes de la pis­ci­na, acu­dían «á xim­na­sia de te­rra», pe­ro cuan­do ya con­si­de­ra­ron que no po­dían se­guir, se pa­sa­ron al agua. Pri­me­ro, al­go de na­ta­ción. Des­pués, es­tos ejer­ci­cios. «Fa­cer fa­ce­mos to­do o que po­de­mos. No­tá­mo­lo moi­to, nas per­nas, nos bra­zos...», son­ríen. Je­su­sa re­cuer­da que te­nían el río An­llóns al la­do, sien­do ni­ños y jó­ve­nes. Todos los va­ro­nes po­dían y sa­bían na­dar, pe­ro pa­ra las mu­je­res era otra co­sa. Nun­ca es tar­de.

«Non pui­den vir dous me­ses e bo­teino moi­to en fal­ta», ex­pli­ca Na­ta­lia. Se re­fie­re a que, ha­ce na­da, su­frió una neu­mo­nía y, en ese tiem­po, no pu­do acu­dir ni tam­po­co lle­var a Je­su­sa. Aho­ra, de re­gre­so, tie­nen muy bue­nas pa­la­bras pa­ra mo­ni­to­res, com­pa­ñe­ros de gru­po y ser- vi­cio: «Bueno, a ver­da­de é que aín­da nun­ca nos de­ron un xan­tar», bro­mea una de ellas, pí­ca­ra. Fue a los 50 cuan­do Na­ta­lia de­ci­dió sa­car­se el car­né: «Deu­me esa idea, a can­da os fi­llos». Se de­fi­ne como «con­du­to­ra de cal­do á me­ren­da», por­que di­ce no ser una ex­per­ta, pe­ro el ca­so es que lle­gan. Es ahí cuan­do Je­su­sa apun­ta que el no te­ner co­che es un problema pa­ra sa­lir de ca­sa si uno no tie­ne el há­bi­to de to­mar bu­ses. Y más en el me­dio ru­ral, con me­nos po­si­bi­li­da­des. Ella, aún sin sa­ber muy bien a dón­de iba, los tu­vo que to­mar en Ar­gen­ti­na. Cuen­ta Na­ta­lia que es­tá pen­dien­te de si es­te año le re­no­va­rán o no el car­né, y eso afec­ta­rá a que pue­dan se­guir yen­do a la pis­ci­na, tan­to ella mis­mo como Je­su­sa: «O que de alleo se vis­te, na rúa o is­pen», sen­ten­cia es­ta úl­ti­ma. Je­su­sa es­tá ope­ra­da de ca­ta­ra­tas y ha de con­tro­lar ten­sión y co­les­te­rol, pe­ro por lo de­más no tie­nen que­ja al­gu­na so­bre su sa­lud: «Só pa­de­ce­mos de anos», agre­ga una. «Pe­ro se non ti­vé­se­mos tan­tos tam­pou­co vi­rían ho­xe fa­lar con nós», le di­ce la otra. Van ti­ran­do bien y tie­nen áni­mo, se­gún ates­ti­guan, «pa­ra os que aín­da nos que­dan». Cuan­do se les re­pren­de por pre­ver un fi­nal, re­ga­lan otra fra­se bue­na: «Así que se pon o sol, lo­go é noi­te». No hay na­da más que de­cir a es­to.

J. M. CA­SAL

Je­su­sa, de 90 años, y Na­ta­lia, de 85, ayer por la ma­ña­na en su cla­se en la pis­ci­na de Ca­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.