Re­cla­man al acu­sa­do de un ro­bo frus­tra­do la lim­pie­za del co­che que man­chó la po­li­cía

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense -

Al mar­gen de los seis me­ses de pri­sión que la fis­ca­lía so­li­ci­ta como condena pa­ra el impu­tado, la com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra del co­che re­cla­ma más de mil eu­ros, co­rres­pon­dien­tes al arre­glo del co­che y al di­ne­ro con el que in­dem­ni­za­ron al con­duc­tor por las le­sio­nes. Con­sis­tie­ron las he­ri­das en dos ero­sio­nes en las ma­nos, de las que tar­dó en cu­rar vein­te días, de los cua­les dos fue­ron im­pe­di­ti­vos y pre­ci­só asis­ten­cia mé­di­ca.

El Ser­gas, por su par­te, tam­bién se per­so­nó en la cau­sa pa­ra re­cla­mar el co­bro de 256,87 eu­ros co­rres­pon­dien­tes a la asis­ten­cia que pre­ci­só el le­sio­na­do.

Puer­ta for­za­da

Pa­ra ac­ce­der al co­che, el jo­ven ha­bía uti­li­za­do una lla­ve de puer­ta blindada con­ve­nien­te­men­te li­ma­da pa­ra ser uti­li­za­da pa­ra es­te fin. Las lla­ves que por­ta­ba se las ha­bía re­ti­ra­do la po­li­cía al ser iden­ti­fi­ca­do y las ha­bía re­cu­pe­ra­do al día si­guien­te, tras cum­plir el trá­mi­te de pa­sar a dis­po­si­ción ju­di­cial.

El su­ce­so que da ori­gen a es­ta cau­sa, aho­ra so­lo pen­dien­te de sen­ten­cia, se pro­du­jo po­co an­tes de las on­ce de la no­che en la ca­lle Er­ve­de­lo, don­de es­ta­ba apar­ca­do un tu­ris­mo Peu­geot. For­za­da la puer­ta del co­che y ya en el in­te­rior el aho­ra acu­sa­do, el due­ño del tu­ris­mo fue ad­ver­ti­do por un tran­seún­te so­bre lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. El pro­pie­ta­rio del co­che, al com­pro­bar la si­tua­ción, man­tu­vo la puer­ta ce­rra­da des­de el ex­te­rior, im­pi­dió la sa­li­da al la­drón y con­si­guió, de ese mo­do, que la po­li­cía lo de­tu­vie­ra.

Con pos­te­rio­ri­dad, cambió por se­gu­ri­dad la ce­rra­du­ra del co­che. Ani­ce­to Rodríguez, el pre­sun­to au­tor de la muer­te de Isa­bel Fuen­tes el pa­sa­do 8 de ma­yo, cuan­do es­ta se re­cu­pe­ra­ba de una agre­sión an­te­rior en su pro­pio do­mi­ci­lio el 2 de abril, se en­fren­ta a una do­ble acu­sa­ción por ase­si­na­to, en un ca­so in­ten­ta­do y en el otro con­su­ma­do. Ya no es un ca­so de ro­bo el pri­me­ro y de ase­si­na­to el se­gun­do. Al de­ci­dir aho­ra uni­fi­car las di­li­gen­cias en un úni­co su­ma­rio, la jue­za de Ve­rín que si­gue es­te ca­so des­de el prin­ci­pio con­ce­de por pri­me­ra vez ca­rác­ter de in­ten­to de ho­mi­ci­dio al pro­ce­der de Ani­ce­to Rodríguez en aquel pri­mer su­ce­so, como la Guar­dia Ci­vil man­tu­vo prác­ti­ca­men­te des­de el ini­cio de las in­ves­ti­ga­cio­nes.

La acu­mu­la­ción de las dos cau­sas en una so­la ha­bía si­do so­li­ci­ta­da por la fis­ca­lía y por la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que ac­túa en re­pre­sen­ta­ción de la fa- Dis­cu­tie­ron Die­go P. B. y su pa­re­ja el pa­sa­do 23 de enero. La aga­rró por los bra­zos, la za­ran­deó, le pu­so una al­moha­da so­bre la ca­ra y le rom­pió la pan­ta­lla del te­lé­fono mó­vil cuan­do ella le di­jo que iba a lla­mar a la po­li­cía. Acu­sa­do de ame­na­zas y malos tra­tos en el ám­bi­to fa­mi­liar, el im­pli­ca­do se con­for­mó ayer con ochen­ta días de tra­ba­jos en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad, seis me­ses de pri­sión y 90 eu­ros de mul­ta. Las con­de­nas in­clu­yen ór­de­nes de ale­ja­mien­to de dos años por ca­da uno de mi­lia. La de­ci­sión de la jue­za es, en esa par­te, sa­tis­fac­to­ria, pe­ro al me­nos la abo­ga­da que ejer­ce la acu­sa­ción tie­ne in­ten­ción de re­cu­rrir un au­to que or­de­na se­guir el ca­so por su­ma­rio y no como tri­bu­nal del ju­ra­do, como pe­dían. La ape­la­ción la di­ri­ge di­rec­ta­men­te a la Au­dien­cia.

Bea­triz Sei­jo, aunque de­ja cla­ro que no tie­ne pre­fe­ren­cia so­bre el pro­ce­di­mien­to, cree que téc­ni­ca­men­te de­be se­guir­se como ju­ra­do, al pre­va­le­cer la ac­ción de ma­tar y el de­li­to con­su­ma­do —del que en­tien­de el ju­ra­do— so­bre el de­li­to in­ten­ta­do, que iría a la Au­dien­cia.

La ins­truc­ción de la cau­sa por la muer­te, a la que aho­ra se acu­mu­la la agre­sión con el mar­ti­llo que Ani­ce­to atri­bu­yó a un su­pues­to la­drón, si­gue atas­ca­da a la es­pe­ra de que los fo­ren­ses de­ter­mi­nen el gra­do de impu­tabi­li­dad del acu­sa­do, que per­ma­ne­ce re­clui­do en el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de A La­ma. los de­li­tos, sin que en ese tiem­po pue­da es­tar a me­nos de dos­cien­tos me­tros de la víc­ti­ma.

En las se­ma­nas pos­te­rio­res al in­ci­den­te, el acu­sa­do se co­mu­ni­có con la per­ju­di­ca­da. Es­ta arre­pen­ti­do. Pe­ro la mu­jer no co­rres­pon­dió a ese per­dón, por lo que a par­tir de ese mo­men­to le em­pe­zó a en­viar men­sa­jes intimidatorios, di­cién­do­le que tu­vie­ra cui­da­do con los si­tios por don­de an­da­ba y que vi­gi­la­ra su ca­sa. En ese con­tex­to tam­bién le di­ría que po­día en­viar fo­tos ín­ti­mas de la mis­ma por me­dio de What­sapp.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.