Un ex­di­rec­tor de su­cur­sal de NCG de­be­rá pa­gar 1,8 mi­llo­nes pa­ra evi­tar la cár­cel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada -

Re­ba­jó el mi­nis­te­rio fis­cal la pe­ti­ción de pri­sión pa­ra el ex­di­rec­tor de la su­cur­sal de NCG en A Mer­ca, Juan Car­los Alon­so Igle­sias, pa­ra de­jar­la en dos años y acep­tar la sus­pen­sión pa­ra evi­tar­le el in­gre­so efec­ti­vo en pri­sión, pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil se man­tie­ne. Y aunque la en­ti­dad y su com­pa­ñía de se­gu­ros ya hi­cie­ron fren­te a las re­cla­ma­cio­nes de los clien­tes afec­ta­dos por el ma­ne­jo de fon­dos que ha­cía el di­rec­tor de la ofi­ci­na de for­ma irre­gu­lar, aho­ra es el im­pli­ca­do el que de­be­rá asu­mir el per­jui­cio, que en su par­te as­cien­de a 1,8 mi­llo­nes de dó­la­res, a fa­vor de la en­ti­dad pa­ra la que tra­ba­ja­ba.

Con Juan Car­los Alon­so com­par­tie­ron el ban­qui­llo dos clien­tes de la mis­ma ofi­ci­na, Jo­sé Be­ni­to Gar­cía e Iván Ál­va­rez, que tam­bién mos­tra­ron ayer con­for­mi­dad con la acu­sa­ción de la fis­ca­lía, de tal ma­ne­ra que la pe­na de pri­sión les ha que­da­do en un año y seis me­ses por el mis­mo de­li­to de es­ta­fa. Al pri­me­ro le co­rres­pon­de aho­ra pa­gar a NCG (aho­ra Aban­ca) la can­ti­dad de 456.000 dó­la­res ame­ri­ca­nos, mien­tras que la deu­da del se­gun­do, co­rres­pon­dien­te al be­ne­fi­cio que irre­gu­lar­men­te ha­bía ob­te­ni­do an­tes, es de 178.000 eu­ros. El abono de las can­ti­da­des efec­ti­vas y su va­lo­ra­ción ac­tual, con su trans­for­ma­ción en eu­ros, se de­ter­mi­na­rá en una fa­se pos­te­rior de eje­cu­ción de sen­ten­cia.

Es­te ca­so tie­ne su ori­gen en he­chos ocu­rri­dos en­tre los años 2008 y 2011, por lo que la fis­ca­lía aco­gió la ate­nuan­te de di­la­cio­nes in­de­bi­das, apar­te de la re- pa­ra­ción del da­ño, pa­ra re­ba­jar la pe­ti­ción de cár­cel de cua­tro y dos años, se­gún el gra­do de im­pli­ca­ción. El di­rec­tor de la ofi­ci­na co­no­cía per­fec­ta­men­te las in­te­rio­ri­da­des de las cuen­tas y tam­bién que bue­na par­te de su clien­te­la eran emi­gran­tes que acu­dían a la su­cur­sal una vez al año en el me­jor de los ca­sos. Del gra­do de se­gui­mien­to que ha­cían los clien­tes da bue­na idea que a es­tas al­tu­ras aún no se ha­yan po­di­do res­ti­tuir al­re­de­dor de 10.000 eu­ros a dos clien­tes.

El di­rec­tor y prin­ci­pal acu­sa­do hi­zo, se­gún de­ta­lla la fis­ca­lía, dis­po­si­cio­nes no au­to­ri­za­das de di­ne­ro en­tre dis­tin­tos clien­tes, con el fin de al­can­zar los ob­je­ti­vos fi­ja­dos por la en­ti­dad pa­ra aque­lla ofi­ci­na. Las dis­po­si­cio­nes de efec­ti­vo no siem­pre sa­lían de la ofi­ci­na, pues las re­gis­tra­ba como ope­ra­ción de ca­ja y pos­te­rior­men­te ha­cía in­gre­sos a fa­vor de otros clien­tes.

En aque­lla ban­ca pa­ra­le­la que lle­va­ba la ofi­ci­na, el acu­sa­do lle­gó a dis­po­ner de más de dos mi­llo­nes de dó­la­res y cer­ca de 300.000 eu­ros. Con aque­lla ope­ra­ti­va, com­ple­men­ta­da con trans­fe­ren­cias en las que ha­cía fi­gu­rar da­tos fal­sos, be­ne­fi­ció a un to­tal de 116 clien­tes con abo­nos en cuen­ta, can­ce­la­cio­nes de ries­gos, an­ti­ci­pos a cuen­ta o pa­go de ex­tra­ti­pos a dis­tin­tos clien­tes.

De esa me­cá­ni­ca re­sul­ta­ron be­ne­fi­cia­dos de for­ma lla­ma­ti­va los otros dos acu­sa­dos, a quie­nes aho­ra se condena a de­vol­ver las can­ti­da­des ob­te­ni­das de for­ma irre­gu­lar. Por lo que se re­fie­re a los clien­tes afec­ta­dos, fue­ron en to­tal vein­ti­dós.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.