Los fo­ren­ses creen que el de­te­ni­do por el cri­men del CHUO es­tá en con­di­cio­nes de ser juz­ga­do

Sos­pe­chan que Ani­ce­to Rodríguez fin­ge pa­ra ha­cer ver un ma­yor efec­to del ic­tus

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - P. SEOANE

Ani­ce­to Rodríguez, el pre­sun­to au­tor de la muer­te de Isa­bel Fuen­tes en el CHUO, a gol­pe de cu­chi­llo, pue­de ser juz­ga­do. Su­fre se­cue­las, pe­ro no son in­va­li­dan­tes. Es, se­gún lo ex­pre­san los mé­di­cos fo­ren­ses en un in­for­me al juz­ga­do de Ve­rín 1, impu­table. Su­frió un ic­tus y le de­jó se­cue­las, con una afec­ta­ción fí­si­ca que re­sul­ta evi­den­te, pe­ro ello no le im­pi­de ser cons­cien­te de la reali­dad, del pre­sen­te y del pa­sa­do. Sos­pe­chan los fo­ren­ses, ade­más, que fin­ge en oca­sio­nes pa­ra ha­cer ver que es­tá peor.

El dic­ta­men mé­di­co ha si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra la reanu­da­ción del ca­so. La ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ve­rín que si­gue el asun­to no ha de­ja­do pa­sar tiem­po pa­ra ci­tar a Ani­ce­to Rodríguez. La pró­xi­ma semana se vol­ve­rán a ver las ca­ras. Es­ta vez no se­rá como la an­te­rior, el 11 de sep­tiem­bre, por vi­deo­con­fe­ren­cia. En­ton­ces aún no es­ta­ba ce­rra­do el in­for­me mé­di­co y Ani­ce­to res­pon­dió va­ga­men­te a las pre­gun­tas in­tras­cen­den­tes que la jue­za le plan- teó pa­ra que las par­tes pu­die­ran for­mar­se opi­nión.

Es­tá en la pri­sión pon­te­ve­dre­sa de A La­ma. En la pro­pia cár­cel y en ins­ta­la­cio­nes hos­pi­ta­la­rias le han he­cho di­fe­ren­tes prue­bas. No se le iba a ci­tar has­ta co­no­cer el diag­nós­ti­co de los fo­ren­ses. Y es­te no de­ja du­das. Se le pue­de in­te­rro­gar y po­drá asis­tir al jui­cio cuan­do se ce­le­bre.

La ci­ta­ción a Ani­ce­to Rodríguez, que su­po­ne la reanu­da­ción efec­ti­va de la ins­truc­ción del su­ma­rio, se pro­du­ce po­co des­pués de que la jue­za ha­ya de­ci­di­do acu­mu­lar en el mis­mo pro­ce­di­mien­to los dos epi­so­dios pro­ta­go­ni­za­dos por la fa­lle­ci­da Isa­bel Fuen­tes y su ma­ri­do, el aho­ra sos­pe­cho­so Ani­ce­to Rodríguez.

Sin que exis­tie­ra du­da so­bre el su­ce­so ocu­rri­do el 8 de ma­yo en el CHUO, cuan­do la mu­jer mu­rió acu­chi­lla­da en la ha­bi­ta­ción don­de tam­bién es­ta­ba su ma­ri­do, el an­te­rior ha­bía da­do lu­gar a una in­có­mo­da fric­ción en­tre la jue­za y la Guar­dia Ci­vil. Isa­bel Fuen­tes ha­bía si­do agre­di­da con un mar­ti­llo en la no­che del 1 al 2 de abril. Ani­ce­to de­cla­ró que ha­bía si­do un in­ten­to de ro­bo y que al­guien des­co­no­ci­do era el au­tor del gol­pe. La Guar­dia Ci­vil lle­gó pron­to a la con­clu­sión de que el su­pues­to ro­bo era en reali­dad un ca­so de vio­len­cia fa­mi­liar, un ho­mi­ci­dio en gra­do de ten­ta­ti­va. No hu­bo sin­to­nía, la jue­za no au­to­ri­zó las me­di­das que pro­po­nían los in­ves­ti­ga­do­res y el ca­so, un mes des­pués, aca­bó con el ase­si­na­to de Isa­bel, su­pues­ta­men­te a ma­nos de Ani­ce­to. Es­te se au­to­le­sio­nó a con­ti­nua­ción y días des­pués, cuan­do se re­cu­pe­ra­ba de los cor­tes, su­frió un ic­tus.

Una vez que los ser­vi­cios mé­di­cos le die­ron el al­ta hos­pi­ta­la­ria en el CHUO, fue en­via­do al cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de A La­ma, en Pon­te­ve­dra, da­do que cuen­ta con me­jo­res in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra la aten­ción per­ma­nen­te a per­so­nas en de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud.

Ani­ce­to Rodríguez per­ma­ne­ce for­mal­men­te en si­tua­ción de pri­sión pre­ven­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.