PSOE y C’s con­fir­man su me­lan­có­li­ca im­po­ten­cia

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuan­do la ba­na­li­dad in­te­lec­tual en­se­ño­rea el mundo, na­die pue­de des­car­tar que se reúnan los je­fes de Es­ta­do de Ca­ta­lu­ña (Ar­tur Mas), y de An­do­rra (el obis­po de la Seu d’Ur­gell) y de­ci­dan crear la Con­fe­de­ra­ción Im­pe­rial Fran­co-Es­pa­ño­la (CIFE), con ca­pi­tal en Bar­ce­lo­na. El pa­so si­guien­te se­ría un de­cre­to de ane­xión for­zo­sa —sin in­ten­ción de ofen­der— de los te­rri­to­rios go­ber­na­dos por Car­los I y Francisco I en el si­glo XVI, des­de los Paí­ses Ba­jos a la Gomera, y des­de Lis­boa a Mi­lán, pa­ra aca­bar el ac­to can­tan­do La mar­se­lle­sa.

Tam­po­co ca­be des­car­tar que a mu­cha gen­te le pa­rez­ca que con es­ta chu­mi­na­da po­dría­mos re­ge­ne­rar la de­mo­cra­cia, con­tro­lar a Mer­kel y en­can­di­lar a los em­pre­sa­rios que ven opor­tu­ni­da­des de cre­cer e in­ter­na­cio­na­li­zar­se en todos los sa­raos. Tam­bién es po­si­ble su­po­ner que la ma­yo­ría cas­po­sa e in­for­me, adic­ta al bi­par­ti­dis­mo, aca­ba­rá en­fren­tán­do­se al pro­gre­so, aunque su opo­si­ción ca­re­ce­ría de in­te­rés si la CIFE na­ce con el apo­yo de la pren­sa de Ma­drid y es res­pal­da­do por en­cues­tas dia­rias en las que se de­mues­tra que los ciu­da­da­nos vo­tan a unos pa­ra que go­bier­nen otros, y que los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les no sir­ven pa­ra na­da cuan­do en­tran en con­tra­dic­ción con una en­cues­ta de 900 en­tre­vis­tas te­le­fó­ni­cas.

Pe­ro no se crea que estamos ha­cien­do cien­cia fic­ción. Por­que Sán­chez y Ri­ve­ra, que es­tán con­ven­ci­dos de que su Go­bierno de re­ge­ne­ra­ción y pro­gre­so obli­ga­rá a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de PP y Po­de­mos a do­blar la cer­viz, aca­ban de fir­mar una osa­da emu­la­ción de es­te im­pe­rio an­do­rrano, aunque la du­ra reali­dad si­gue di­cien­do que la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez es una qui­me­ra, que no se pue­de abor­dar ni una so­la de las re­for­mas que pro­me­ten, y que na­die sa­be có­mo coor­di­nar la co­yun­da en­tre el neo­za­pa­te­ris­mo de Sán­chez y el ja­co­bi­nis­mo neo­li­be­ral de Ri­ve­ra.

To­do in­di­ca que es­tos dos fe­nó­me­nos es­tán apro­ve­chan­do el ma­ras­mo pa­ra chu- par cá­ma­ra, pa­ra ga­nar la pren­sa an­ti-Ra­joy con vis­tas al 26J, y pa­ra dis­fru­tar tres días más del caó­ti­co apo­yo que le pres­tan los in­te­lec­tua­les y em­pre­sa­rios que pien­san que el pac­to y la es­ta­bi­li­dad no de­pen­den de con­di­cio­nes ob­je­ti­vas, sino de la vo­lun­tad crea­do­ra de dos lí­de­res no­va­tos. Por eso creo que es­te pac­to de im­po­ten­cia me­lan­có­li­ca va a co­lap­sar so­bre sus im­pul­so­res, a los que na­die va a com­pa­de­cer cuan­do, tras es­te bai­le iló­gi­co que aca­ban de mar­car­se, que­de pa­ten­te que Ri­ve­ra ya no es fia­ble pa­ra los li­be­ra­les, y que Sán­chez se ha con­ver­ti­do en el gran trai­dor de to­das las iz­quier­das. Por tal mo­ti­vo re­sul­ta mo­les­ta y ran­cia la fú­til so­lem­ni­dad que cul­mi­nó el pac­to, como si, en vez de im­por­tar­les su efi­ca­cia, es­tu­vie­sen ha­cién­do­se fo­tos pa­ra el ál­bum fa­mi­liar. Por­que me te­mo que en po­lí­ti­ca se ca­zan an­tes los pa­vos reales que a los que tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad in vi­gi­lan­do —¡qué fino!— en una ava­lan­cha de corrupción bas­tan­te trans­ver­sal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.