Sán­chez y Ri­ve­ra van de pes­ca

Fer­nan­do Salgado

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Pe­dro Sán­chez y Al­bert Ri­ve­ra han de­ci­di­do com­par­tir una jornada de pes­ca. Pre­pa­ra­ron ca­ña y se­dal, cal­za­ron bo­tas de go­ma, se en­fun­da­ron sen­dos im­permea­bles por­que el tiem­po an­da re­vuel­to y acor­da­ron el ce­bo que, en teo­ría, per­mi­te cap­tu­rar tru­chas y sal­mo­nes in­dis­tin­ta­men­te. Tam­po­co ol­vi­da­ron la ces­ta por si to­da­vía sue­na la flau­ta y al­gún sal­mó­ni­do des­pis­ta­do pi­ca el an­zue­lo. Y eso es to­do —sien­to de­frau­dar­lo, ami­go lec­tor— lo que pue­do de­cir so­bre el acuer­do sus­cri­to por el PSOE y Ciu­da­da­nos. Por no sa­ber, ni si­quie­ra sé si exis­te río don­de pes­car o so­lo un es­tan­que de aguas muer­tas. Ca­be sos­pe­char in­clu­so que Sán­chez y Ri­ve­ra se pre­pa­ran no pa­ra la in­ves­ti­du­ra de mar­zo, sino pa­ra la nue­va tem­po­ra­da de pes­ca que se abri­rá en ju­nio. El mo­nu­men­tal ca­breo de Po­de­mos, a mo­do de no­via desai­ra­da, y la ré­pli­ca no me­nos bru­tal del PSOE así pa­re­cen in­di­car­lo.

Cua­les­quie­ra que sean las in­ten­cio­nes de los pes­ca­do­res, no me­nos­pre­cie­mos sus pre- pa­ra­ti­vos. Aho­ra es­tán me­jor per­tre­cha­dos que ha­ce un par de me­ses. En la no­che del 20D olían am­bos a ca­da­ve­ri­na y los ana­lis­tas coin­ci­dían en que, de re­pe­tir­se las elec­cio­nes, me­dra­ría el PP a cos­ta de Ciu­da­da­nos y Po­de­mos la­mi­na­ría al PSOE. Des­de ha­ce se­ma­nas no he vis­to a nin­gún po­li­tó­lo­go reite­rar ese pro­nós­ti­co. Exis­ten vi­bra­cio­nes —y al­gu­na en­cues­ta— que in­di­can exac­ta­men­te lo con­tra­rio: que es­tá ba­jan­do la co­ti­za­ción de Ra­joy y de Igle­sias, y que es­tán al al­za las ac­cio­nes de Sán­chez y de Ri­ve­ra. Como el mer­ca­do po­lí­ti­co, y tam­bién el fi­nan­cie­ro, se ca­rac­te­ri­zan úl­ti­ma­men­te por su vo­la­ti­li­dad, va­ya us­ted a sa­ber.

Los sín­to­mas, en to­do ca­so, son per­cep­ti­bles. Ma­riano Ra­joy pa­re­ce irre­mi­si­ble­men­te amor­ti­za­do, en­si­mis­ma­do en su es­tra­te­gia de lais­sez fai­re, lais­sez pas­ser; pa­ra­li­za­do por la corrupción que emer­ge a bor­bo­to­nes en Va­len­cia y Ma­drid, y di­cen que has­ta dis­gus­ta­do con el rey por­que el mo­nar­ca se ne­gó a se­cun­dar la es­tra­te­gia que le pro­pu­so. Las pri­sas de Pa­blo Igle­sias por ven­der la piel del oso an­tes de ca­zar­lo, ocu­par una vi­ce­pre­si­den­cia to­do­po­de­ro­sa y aca­pa­rar car­te­ras y se­cre­ta­rías a cam­bio de ce­der­le «la son­ri­sa del des­tino» a un pre­si­den­te se­cues­tra­do, tam­po­co pa­re­cen bo­le­tos pa­ra ser pre­mia­dos por las ur­nas. To­do da­ba a en­ten­der que, con sus exi­gen­cias de má­xi­mos, Po­de­mos abo­ga­ba por la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes, pe­ro qui­zá a es­tas al­tu­ras ya du­den de que tal co­sa les con­ven­ga.

Por eso in­tu­yo que Pe­dro Sán­chez, res­pal­da­do por Al­bert Ri­ve­ra, lle­ga a la in­ves­ti­du­ra sin nin­gún áni­mo de pes­car la pre­si­den­cia del Go­bierno. Ni tru­cha ni sal­món: ni abs­ten­ción del PP, ni abs­ten­ción de Po­de­mos. Va sim­ple­men­te a prac­ti­car y con me­dia ba­ta­lla ga­na­da: na­die le dis­cu­ti­rá el li­de­raz­go del Par­ti­do Socialista en unas nue­vas elec­cio­nes. El desahu­cia­do del 20D, al que mu­chos le au­gu­ra­ban un pa­pel de ma­rio­ne­ta en ma­nos de Po­de­mos, ten­drá una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Ha­brá que re­co­no­cer­le que la ga­nó a pul­so, aunque sus ad­ver­sa­rios tam­bién le echa­ron una mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.