Ha­blar de lo im­por­tan­te. El mi­la­gro de pac­tar

Uxío Labarta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuan­do Ra­joy ha­bla­ba de la gran coa­li­ción de po­pu­la­res, Ciu­da­da­nos y so­cia­lis­tas nos alec­cio­na­ba que lo im­por­tan­te era la Cons­ti­tu­ción, la uni­dad de Es­pa­ña y la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca en­ten­di­da en tér­mi­nos europeos, aunque qui­zá no bri­tá­ni­cos.

Cuan­do Ra­joy des­ca­li­fi­ca el acuer­do fir­ma­do por Ciu­da­da­nos y so­cia­lis­tas, lo des­ca­li­fi­ca por­que no ha­bla de los pro­ble­mas im­por­tan­tes de Es­pa­ña, como el pa­ro y la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, y se cen­tra en asun­tos como los afo­ra­mien­tos. «La gen­te me­re­ce un res­pe­to —ha di­cho—. Me gus­ta­ría que se ha­bla­se de lo im­por­tan­te».

Es di­fí­cil re­co­no­cer qué es im­por­tan­te pa­ra Ra­joy, por­que cam­bia con el mo­men­to pro­ce­sal. Sal­vo en una cues­tión: lo se­rio es que él sea pre­si­den­te del Go­bierno. Por­que pa­ra eso ga­nó las elec­cio­nes (sic). Por eso, si Sán­chez no es ele­gi­do pre­si­den­te en la se­sión de in­ves­ti­du­ra, Ra­joy in­ten­ta­rá for­mar un Go­bierno con el apo­yo de PSOE y Ciu­da­da­nos, esos que aho- ra mis­mo «no son se­rios».

Es pro­ba­ble que Sán­chez no lle­gue a ser pro­cla­ma­do pre­si­den­te del Go­bierno, pe­ro el acuer­do al­can­za­do con­fi­gu­ra un marco nue­vo de cen­tra­li­dad, don­de al­gu­nos de los pro­ble­mas que te­ne­mos los es­pa­ño­les se ex­pli­ci­tan como ob­je­ti­vos de Go­bierno. En el pac­to se abor­dan cues­tio­nes re­la­cio­na­das con el pa­ro, el em­po­bre­ci­mien­to y la de­sigual­dad, tam­bién con la corrupción, y se es­bo­zan pro­fun­das re­for­mas en la Ad­mi­nis­tra­ción, si bien no se ex­pli­ci­tan so­lu­cio­nes al problema ca­ta­lán. En el pac­to se con­tem­plan cues­tio­nes de al­can­ce, sean es­tas el mer­ca­do la­bo­ral, los de­re­chos so­cia­les como edu­ca­ción y sa­ni­dad, o las re­for­mas del Se­na­do y las dipu­tacio­nes, ade­más de la in­de­pen­den­cia ju­di­cial y la li­mi­ta­ción de afo­ra­mien­tos, tam­bién pac­tos por la cien­cia y un nue­vo mo­de­lo pro­duc­ti­vo. Cues­tio­nes to­das ellas im­pres­cin­di­bles si se pre­ten­de dar res­pues­ta a la gran trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca que los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les del 20 de di­ciem­bre han evi­den­cia­do en nues­tra so- cie­dad. Y esos son re­tos que tie­nen todos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, in­clui­dos Po­de­mos y el PP, pe­ro tam­bién los na­cio­na­lis­tas, a quie­nes los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les han cues­tio­na­do su sta­tu quo, y no so­lo en tér­mi­nos de asun­ción de una reali­dad plu­ri­na­cio­nal. Y en­tre es­tos re­tos, por el al­can­ce que ten­dría pa­ra la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca y el po­der te­rri­to­rial, es­tá la mo­di­fi­ca­ción de las dipu­tacio­nes, que jun­to a la des­po­li­ti­za­ción del po­der ju­di­cial, ini­cia­rían una pro­fun­da trans­for­ma­ción po­lí­ti­ca del país. Por di­fí­cil que pa­rez­ca.

Ra­joy tie­ne razón en que el acuer­do en­tre so­cia­lis­tas y Ciu­da­da­nos no bas­ta pa­ra for­mar Go­bierno, pe­ro ol­vi­da que la po­lí­ti­ca es un jue­go de in­tere­ses y per­cep­cio­nes en­tre­la­za­das, y que el pac­to de Ri­ve­ra y Pe­dro Sán­chez re­mue­ve, y no so­lo en los tiem­pos pau­ta­dos en la Cons­ti­tu­ción, el tiem­po y el jue­go po­lí­ti­co pa­ra go­ber­nar. Y si uno ha­ce el es­fuer­zo de leer el do­cu­men­to fir­ma­do, pue­de sen­tir­se re­con­for­ta­do, por­que no es fru­to de ma­yo­rías ab­so­lu­tas, sino de la ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.