To­rres di­ce que el fun­cio­na­rio de Ha­cien­da ase­sor de Juan Car­los I su­per­vi­sa­ba Nóos

Afir­ma que se fia­ba de Rubio Car­ba­jal por­que ha­cía las de­cla­ra­cio­nes de la fa­mi­lia real

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Die­go To­rres no ce­ja y en dos días de in­te­rro­ga­to­rio sin re­co­no­cer ni una so­la irre­gu­la­ri­dad se ha pa­ra­pe­ta­do en ex­pli­ca­cio­nes so­po­rí­fe­ras y, so­bre to­do, tra­tó de re­fu­giar­se ba­jo el pa­ra­guas de la Ca­sa Real. Es más, cul­pó di­rec­ta­men­te a la Zar­zue­la de es­tar de­trás del na­ci­mien­to del su­ce­dá­neo de Nóos, la fun­da­ción pa­ra ni­ños dis­ca­pa­ci­ta­dos y ex­clui­dos so­cia­les, que ter­mi­nó con­vir­tién­do­se, como su an­te­ce­so­ra, en una má­qui­na de con­se­guir di­ne­ro de las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Así ocu­rrió con la can­di­da­tu­ra Ma­drid 2016, que en­tre­gó a esa nue­va ins­ti­tu­ción 144.000 eu­ros a cam­bio de na­da. El impu­tado se sa­cu­dió cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad so­bre la Fun­da­ción De­por­te, Cul­tu­ra e In­te­gra­ción So­cial (FDCIS), crea­da en el 2007, cuan­do la Ca­sa del Rey ins­tó a Iña­ki Ur­dan­ga­rin a aban­do­nar Nóos por el es­cán­da­lo ya en cier­nes.

To­rres di­jo que la idea de que al ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na se hi­cie­ra car­go de FDCIS fue de la Zar­zue­la. Tam­bién sur­gió de ahí, se­gún él, la idea de ca­mu­flar el he­cho de que Ur­dan­ga­rin iba a di­ri­gir es­ta otra su­pues­ta ins­ti­tu­ción sin áni­mo de lu­cro. Ex­pli­có que la ope­ra­ción pa­ra es­con­der los nue­vos ne­go­cios de Ur­dan­ga­rin fue idea y su­ge­ren­cia del ase­sor per­so­nal de Juan Car­los I, Jo­sé Ma­nuel Romero, con­de de Fon­tao. Fue él quien, se­gún To­rres, dio las «ór­de­nes» pa­ra que se crea­ra la fic­ción de que esa fun­da­ción no era una ini­cia­ti­va de Ur­dan­ga­rin. Fue el abo­ga­do del je­fe del Es­ta­do, siem­pre de acuer­do con el impu­tado, el que pro­pu­so que fue­ra unos em­pre­sa­rios los que crea­ran FDCIS y lue­go in­vi­ta­ran al ma­ri­do de Cris­ti­na de Bor­bón a unir­se al pro­yec­to y des­pués le pro­pu­sie­ran ser el pre­si­den­te. To­rres ex­pli­có que «des­de mi­tad del 2005 ve­nía­mos so­por­tan­do en los me­dios no­ti­cias ne­ga­ti­vas» por la par­ti­ci­pa­ción de Ur­dan­ga­rin en Nóos y que ese ma­les­tar lo com­par­tían el pro­pio Romero y el se­cre­ta­rio de las in­fan­tas, Car­los Gar­cía Re­ven­ga. Romero es­ta­ba «preo­cu­pa­do por el im­pac­to so­bre la Ca­sa del Rey» por esa ima­gen y por eso pro­pu­so que Ur­dan­ga­rin de­ja­ra el Ins­ti­tu­to Nóos —lo que hi­zo en la pri­ma­ve­ra del 2006—, mien­tras se le bus­ca­ba otra ocu­pa­ción. «La si­tua­ción no era sos­te­ni­ble», re­mar­có To­rres.

De­li­tos fis­ca­les

Ni res­pon­sa­bi­li­dad en FDCIS ni nin­gu­na cul­pa en los de­li­tos fis­ca­les. ¿Por qué? Por­que era tam­bién la Ca­sa Real la que con­tro­la­ba las de­cla­ra­cio­nes del en­tra­ma­do. Ahí To­rres apun­tó de nue­vo a lo más al­to. Ex­pli­có que to­da la fis­ca­li­dad del Ins­ti­tu­to Nóos la lle­va­ba su cu­ña­do Miguel Te­jei­ro, pe­ro su la­bor era su­per­vi­sa­da por el «al­to fun­cio­na­rio» de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria Fe­de­ri­co Rubio Car­va­jal.

El ex­so­cio de Ur­dan­ga­rin adu­jo que se fia­ba del cri­te­rio de Rubio Car­va­jal por­que era el que ha­cía la «de­cla­ra­ción de Ha­cien­da de to­da la fa­mi­lia real». Es más, re­ve­ló que es­te fun­cio­na­rio fue una de las tres per­so­nas que fir­ma­ron el «in­for­me» que ava­la­ba que don Juan le de­ja­ra a Juan Car­los I su he­ren­cia en Sui­za «pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos». Rubio Car­va­jal, in­sis­tió el impu­tado, era quien «ve­la­ba» y «su­per­vi­sa­ba» los mo­vi­mien­tos fis­ca­les de la fa­mi­lia real y que, por ello, se fio de su cri­te­rio pa­ra los asun­tos im­po­si­ti­vos de Nóos. Su ver­sión ex­cul­pa­to­ria lle­gó al pun­to de pre­sen­tar­se como em­pre­sa­rio mo­de­lo an­te el fis­co. «¡Me- jor no po­día­mos ac­tuar!», cla­mó.

Se­gún To­rres, Nóos es­tu­vo so­me­ti­do a «seis ni­ve­les de con­trol» en al­gu­nos de los con­ve­nios pú­bli­cos. «Te­nía­mos una su­per­vi­sión muy in­ten­sa. In­for­mes, re­por­tes, co­mi­tés de se­gui­mien­to....», apos­ti­lló. To­do «se hi­zo co­rrec­ta­men­te», de­fen­dió.

Si él no hi­zo na­da ma­lo al fren­te de Nóos tam­po­co, por ex­ten­sión, lo hi­zo su so­cio, Iña­ki Ur­dan­ga­rin. No es que sa­lie­ra en su de­fen­sa, pe­ro no lo im­pli­có en na­da ile­gal por­que ha­bría si­do man­char­se él mis­mo. Del mis­mo mo­do, hi­zo lo que pu­do por sal­var a su mu­jer, pe­ro tam­bién a Cris­ti­na de Bor­bón. Ase­gu­ró que Ana Ma­ría Te­jei­ro ja­más tu­vo res­pon­sa­bi­li­dad ni en Nóos ni en sus em­pre­sas sa­té­li­tes. «¿Cris­ti­na de Bor­bón li­de­ró al­guno de los pro­yec­tos del Ins­ti­tu­to Nóos?», le pre­gun­ta­ron. «No», fue su ro­tun­da res­pues­ta.

CATI CLADERA EFE

Die­go To­rres y su mu­jer, Ana Ma­ría Te­jei­ro, ayer a la sa­li­da del jui­cio del ca­so Nóos en Pal­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.