Ca­da día se co­me­ten cua­tro de­li­tos de in­ci­ta­ción al odio que lle­gan a de­nun­ciar­se, se­gún In­te­rior

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - DA­NIEL ROLDÁN

Los de­li­tos de odio subie­ron un 13 % du­ran­te el año pa­sa­do; se pa­só de los 1.172 de 2014 a los 1.324 (ca­si cua­tro ca­sos dia­rios) que con­ta­bi­li­za­ron la Guar­dia Ci­vil, Po­li­cía Na­cio­nal y los cuer­pos de se­gu­ri­dad au­tó­no­mos. Un au­men­to que, aunque pue­da pa­re­cer lo con­tra­rio, ha sa­tis­fe­cho a los rec­to­res del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Por­que que ha­ya más de­nun­cias quie­re de­cir que más per­so­nas se atre­ven a dar el pa­so e in­for­mar a las au­to­ri­da­des de que han si­do gol­pea­das o ve­ja­das por cul­pa de su re­li­gión, se­xo o ra­za. «Te­ne­mos el ob­je- ti­vo de sa­car a es­tas víc­ti­mas de ese agujero ne­gro», ex­pli­có Jor­ge Fer­nán­dez Díaz, mi­nis­tro del In­te­rior en fun­cio­nes, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de los da­tos de es­tos de­li­tos. Ade­más se han am­plia­do la cla­si­fi­ca­ción de es­te ti­po de in­ci­den­cias con dis­cri­mi­na­ción por se­xo o gé­ne­ro y el de­li­to por ideo­lo­gía, ata­car a quien pien­se di­fe­ren­te no so­lo en el ám­bi­to po­lí­ti­co sino tam­bién en el so­cial.

Por­que uno de los pro­ble­mas con los que se en­cuen­tran los agen­tes es­pa­ño­les es la fal­ta de de­nun­cias. La UE afir­ma que las po­li­cías no tie­nen cons­tan­cia de ocho de ca­da diez de­li­tos de odio, una ten­den­cia que tan­to las aso- cia­cio­nes y oe­ne­gés que tra­ba­jan con es­tos co­lec­ti­vos como las ad­mi­nis­tra­cio­nes intentar in­ver­tir. En el ca­so de Es­pa­ña, se han cam­bia­do cier­tos cri­te­rios pa­ra que se pue­dan ti­pi­fi­car me­jor los de­li­tos y se ha in­ci­di­do en la for­ma­ción de los po­li­cías y de los guar­dias ci­vi­les pa­ra que de­tec­ten me­jor los in­di­cios de es­tos de­li­tos y la aten­ción a las víc­ti­mas.

Xe­no­fo­bia

La gran ma­yo­ría de los de­li­tos de odio que se pro­du­cen en Es­pa­ña son por cul­pa del ra­cis­mo o la xe­no­fo­bia (506 ca­sos), se­gui­do del de ideo­lo­gía (308) y los de­li­tos que se pro­du­cen a per- so­nas con dis­ca­pa­ci­dad (224). A con­ti­nua­ción se si­túan los de­li­tos por orien­ta­ción o iden­ti­dad se­xual (168), aunque pa­ra la Fe­de­ra­ción Es­ta­tal de Les­bia­nas, Gais, Tran­se­xua­les y Bi­se­xua­les so­lo su­po­ne la «la pun­ta del ice­berg» de es­te ti­po de agre­sio­nes por­que la reali­dad su­pera «con cre­ces» a las es­ta­dís­ti­cas. Ade­más, des­de la fe­de­ra­ción se re­cal­có que el des­cen­so pro­nun­cia­do de es­te ti­po de agre­sio­nes (un 67,3 %) se de­be a una di­fe­ren­te ca­ta­lo­ga­ción.

Des­pués de es­ta for­ma de de­li­tos, es­tán los que aten­tan con­tra las creen­cias o las prác­ti­cas re­li­gio­sas (70) y los de dis­cri­mi­na­ción por se­xo o gé­ne­ro (24).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.