Evo Mo­ra­les atri­bu­ye su de­rro­ta a «una gue­rra su­cia en las re­des so­cia­les»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - MI­LA­GROS L. DE GUEREÑO

Evo Mo­ra­les, son­rien­te y en so­li­ta­rio, ase­gu­ró que res­pe­ta los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les ad­ver­sos del re­fe­ren­do del do­min­go, don­de un 51,3 % de los vo­tan­tes di­je­ron no al cam­bio cons­ti­tu­cio­nal que le hu­bie­ra per­mi­ti­do as­pi­rar a una nue­va re­elec­ción pa­ra un cuar­to man­da­to. Al acep­tar su pri­me­ra de­rro­ta en diez años, el pre­si­den­te ay­ma­ra afir­mó ayer que per­dió una ba­ta­lla, «pe­ro no la gue­rra an­ti­im­pe­ria­lis­ta», y se­gui­rá tra­ba­jan­do, por­que un 48,7 % to­da­vía lo apo­ya. «Aunque ga­na­se el no, no ha aca­ba­do la vi­da de Evo [...], no se va aca­bar la lu­cha. Aho- ra la lu­cha vuel­ve con más fuer­za», in­sis­tió. «Ex­cep­to es­te re­fe­ren­do, todos los he­mos ga­na­do. Aho­ra he­mos per­di­do una ba­ta­lla, pe­ro [...] con el apo­yo de un 50 % que es el vo­to du­ro de la re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca», des­ta­có, cuan­do los son­deos lo si­tua­ban en torno al 35 %.

El pri­mer pre­si­den­te in­dí­ge­na de Bo­li­via hi­zo una lec­tu­ra po­si­ti­va cen­tra­da en lo que le que­da de man­da­to. En su opi­nión, el Mo­vi­mien­to al So­cia­lis­mo sa­lió «for­ta­le­ci­do» y cum­pli­rá con una «agen­da pa­trió­ti­ca», que fi­jó am­bi­cio­sas me­tas pa­ra el desa­rro­llo has­ta el 2025. «Pue­de ser un error acep­tar­lo [con­vo­car el re­fe­ren­do], pe­ro soy dis­ci­pli­na­do so- cial­men­te, sin­di­cal­men­te, por­que ven­go de ese sec­tor», ad­mi­tió.

Mo­ra­les res­pon­sa­bi­li­zó a las re­des so­cia­les de in­fluir ne­ga­ti­va­men­te en el re­sul­ta­do, al fil­trar y di­fun­dir los tra­pos su­cios del ré­gi­men. «Con tan­tas men­ti­ras [...] no quie­ro pen­sar que las re­des so­cia­les son un re­co­lec­tor de ba­su­ra», se que­jó. Tam­bién atri­bu­yó la de­rro­ta a las em­pre­sas en­cues­ta­do­ras y su­gi­rió que se le­gis­le pa­ra con­tro­lar la di­fu­sión de no­ti­cias y son­deos.

Cam­bio de es­tra­te­gia

Evo Mo­ra­les es­tá obli­ga­do a cam­biar de es­tra­te­gia pa­ra ga­ran­ti­zar que su pro­yec­to po­lí­ti­co so­bre­vi­va más allá del 2020, cuan­do ter- mi­ne su man­da­to. El pre­si­den­te bo­li­viano, que aún man­tie­ne in­có­lu­me su po­der con un do­mi­nio pleno del Con­gre­so que le per­mi­te con­ti­nuar con sus re­for­mas, de­be­rá ad­mi­nis­trar su de­rro­ta, re­con­tar da­ños y bus­car, jun­to con su par­ti­do, un dis­cur­so que re­cu­pe­re la con­fian­za y bus­que con­sen­sos.

De aquí a las elec­cio­nes del 2019 no hay ros­tros vi­si­bles ni en la opo­si­ción ni en el ofi­cia­lis­mo, que en los pró­xi­mos me­ses po­dría afron­tar re­fe­ren­dos re­vo­ca­to­rios de los go­ber­na­do­res de Chu­qui­sa­ca y Po­to­sí. In­clu­so Mo­ra­les po­dría ver­se an­te un re­vo­ca­to­rio a mi­tad de man­da­to (ju­lio del 2017).

MAR­TIN ALI­PAZ EFE

La lu­cha con­ti­núa, pe­se al no. Evo Mo­ra­les acep­tó la de­rro­ta en el re­fe­ren­do que re­cha­za la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que le per­mi­ti­ría ser re­ele­gi­do, pe­ro ase­gu­ró que, pe­se a per­der una ba­ta­lla, «la lu­cha si­gue».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.