El ma­yor de los her­ma­nos Cas­tro y el más ape­ga­do a sus raí­ces ga­lle­gas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - X. R. PENOUCOS

Ra­món Cas­tro Ruz, her­mano de los lí­de­res cu­ba­nos Fi­del y Raúl Cas­tro, era el ma­yor de los hi­jos del emi­gran­te Ángel Cas­tro, que par­tió con des­tino a Cu­ba des­de la lo­ca­li­dad lu­cen­se de Lán­ca­ra pa­ra bus­car for­tu­na a fi­na­les del si­glo XIX. Su pa­re­ci­do fí­si­co con Fi­del, el que le se­guía en edad, era evi­den­te y oca­sio­nó que lo con­fun­die­ran con él en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. Mon­go, como era apo­da­do, siem­pre res­pon­día con iro­nía ale­gan­do que él ha­bía na­ci­do pri­me­ro y por lo tan­to era Fi­del el que se pa­re­cía a él.

A ni­vel po­lí­ti­co siem­pre se man­tu­vo en la som­bra, asu­mien­do el pa­pel de re­ca­bar apo­yos pa­ra la re­vo­lu­ción. Es­tu­vo pre­so ba­jo el ré­gi­men de Ba­tis­ta por per­te­ne­cer al Mo­vi­mien­to 26 de Ju­lio en 1953, con el que su her­mano lle­gó al po­der seis años des­pués.

Ra­món Cas­tro nun­ca ocu­pó un lu­gar des­ta­ca­do tras el éxi­to de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na en 1959, a pe­sar de ser uno de los fun­da­do­res del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Cu­bano (PCC) y el pri­mer se­cre­ta­rio del co­mi­té cen­tral. El ma­yor car­go que lle­gó a os­ten­tar fue el de di­rec­tor del Plan Es­pe­cial Ge­né­ti­co de Va­lle de Pi­ca­du­ra y ase­sor de los mi­nis­tros de la Agri­cul­tu­ra y el Azú­car. Siem­pre es­tu­vo re­la­cio­na­do con el ám­bi­to ru­ral, tras li­cen­ciar­se en In­ge­nie­ría Agrí­co­la en la Uni­ver­si­dad de La Ha­ba­na y de es­tu­diar jun­to a sus her­ma­nos en un co­le­gio ca­tó­li­co.

Pri­me­ra vi­si­ta a Ga­li­cia

El hi­jo ma­yor de Ángel Cas­tro y su se­gun­da esposa, Au­ro­ra Cas­ti­llo, fue el pri­me­ro en vi­si­tar la ca­sa na­tal de su pa­dre en Lán­ca­ra en el mes de agos­to de 1958, es­tan­cia en la que tu­vo la opor­tu­ni­dad de ver a fa­mi­lia­res a los que no ha­bía vis­to nun­ca. En aque­lla vi­si­ta con­ce­dió una en­tre­vis­ta al re­dac­tor de La Voz de Ga­li­cia Vi­cen­te Lei­ra­chá en A Co­ru­ña. En aque­lla con­ver­sa­ción re­co­no­cía que todos los her­ma­nos sen- tían gran­des de­seos de co­no­cer Ga­li­cia, al­go que pos­te­rior­men­te hi­cie­ron Fi­del y Raúl. Tam­bién afir­ma­ba que sus gran­des de­seos eran «co­no­cer el lu­gar en el que na­ció mi pa­dre y sa­lu­dar a una tía nues­tra, Juana Cas­tro». Am­bos de­seos se cum­plie­ron, como que­dó cons­tan­cia en una ima­gen pu­bli­ca­da días des­pués en la que Ra­món Cas­tro abra­za­ba a su tía Juana de­lan­te de la ca­sa en la que ella re­si­día en la al­dea de San Pe­dro de Ar­mea (Lán­ca­ra).

Tes­ti­mo­nios de des­cen­dien­tes de ve­ci­nos de la zo­na y ami­gos de la fa­mi­lia re­cuer­dan que Ra­món be­só el sue­lo de la en­tra­da de la ca­sa fa­mi­liar y lue­go afir­mó: «Aquí em­pe­zó to­do». La vi­si­ta a Es­pa­ña, al mar­gen de co­no­cer a su fa­mi­lia, tam­bién se di­jo en su mo­men­to que fue pa­ra bus­car apo­yos pa­ra la cau­sa re­vo­lu­cio­na­ria.

La que­ren­cia por su tie­rra pa­ter­na por par­te de Ra­món Cas­tro fue evi­den­te du­ran­te to­da su vi­da y la prue­ba es que a me­dia­dos de la dé­ca­da de los 80 re­gre- só a Lán­ca­ra a ver a sus pa­rien­tes. De es­ta vi­si­ta hay documentación grá­fi­ca, gra­cias a la per­mi­si­vi­dad de Ra­món con los me­dios, en la que se ve al des­gar­ba­do di­ri­gen­te cu­bano pa­sear por las pis­tas de Lán­ca­ra y dis­fru­tar de un pla­to de cal­do sen­ta­do de­trás de la tí­pi­ca me­sa de co­ci­na ga­lle­ga. Fue la úl­ti­ma es­tan­cia de Ra­món Cas­tro en Ga­li­cia, que lue­go vi­si­ta­ron al­gu­nos de sus cin­co hi­jos.

PEINO

Ra­món Cas­tro sir­vién­do­se cal­do en Lán­ca­ra en los años 80.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.