Hun­gría desafía a la UE y anun­cia un re­fe­ren­do so­bre el re­par­to de re­fu­gia­dos

Bru­se­las asis­te im­po­ten­te a la su­ble­va­ción de Cen­troeu­ro­pa, que se nie­ga a co­la­bo­rar

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - CRIS­TI­NA PORTEIRO

«Estamos vi­vien­do la épo­ca más pe­li­gro­sa a la que se ha en­fren­ta­do Eu­ro­pa», ad­vir­tió ayer el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk. Ba­jo su ba­tu­ta, los lí­de­res de la UE acor­da­ron en el úl­ti­mo año una ex­ten­sa ba­te­ría de me­di­das pa­ra fre­nar la cri­sis mi­gra­to­ria. Lo acor­da­do en su día, hoy so­lo es pa­pel mo­ja­do. Hun­gría se en­car­gó ayer de di­na­mi­tar la po­ca con­fian­za que que­da­ba en vis­lum­brar una so­lu­ción eu­ro­pea al problema. Su pri­mer mi­nis­tro, Vík­tor Or­bán, desafió ayer a Bru­se­las al anun­ciar la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­ren­do so­bre la aco­gi­da de los 2.300 re­fu­gia­dos que se asig­nó al país ma­giar del pro­gra­ma de re­ubi­ca­ción de 160.000. «Los hún­ga­ros sen­ti­mos que apli­car las cuo­tas de in­mi­gran­tes sin el apo­yo de la gen­te es abu­so de po­der», tra­tó de jus­ti­fi­car el ul­tra­de­re­chis­ta.

La de­ci­sión abre una pe­li­gro­sa vía de agua que pue­de pro­vo­car el hun­di­mien­to del club eu­ro­peo. La des­leal­tad de Hun­gría ha­cia Bru­se­las y el res­to de so­cios, no es el úni­co sín­to­ma di­vi­sión en la UE. Otros paí­ses ig­no­ran las lla­ma­das de aten­ción de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Su pre­si­den­te, Jean-Clau­de Junc­ker, anun­ció ayer el ini­cio de un pro­ce­di­mien­to de in­frac­ción con­tra Aus­tria por sus res­tric­cio­nes so­bre el de­re­cho al asi­lo. Vie­na se nie­ga a tra­mi­tar más de 80 so­li­ci­tu­des al día y acor­dó ayer con otros so­cios de los Bal­ca­nes, uni­fi­car los cri­te­rios de re­gis­tro y ex­pul­sión de mi­gran­tes. La mi­nis­tra aus­tría­ca del In­te­rior, Johanna Mikl-Leit­ner, jus­ti­fi­có la me­di­da: «Es una cues­tión de su­per­vi­ven­cia (...) Que­re­mos una reac­ción en ca­de­na de cor­du­ra», in­di­có an­te de acu­sar a Ate­nas de «trans­por­tar» a los mi­gran­tes ha­cia Cen­troeu­ro­pa. La ma­nio­bra ha pro­vo­ca­do un efec­to do­mi­nó. Los paí­ses de la re­gión han blin­da­do sus fron­te­ras e im­pi­den el pa­so de mi­gran­tes. Han acor­da­do re­for­zar­se mu­tua­men­te pa­ra con­cen­trar a los des­pla­za­dos en un so­lo lu­gar: Gre­cia.

En te­rri­to­rio he­leno hay 20.000 per­so­nas atra­pa­das. No pue­den cru­zar a Ma­ce­do­nia. An­ka­ra tam­po­co las quie­re de vuel­ta. Al me­nos 4.000 es­tán va­ra­das en la fron­te­ra nor­te y decenas de fa­mi­lias con ni­ños blo­quea­ron ayer una ca­rre­te­ra del país pa­ra pro­tes­tar por las res­tric­cio­nes de pa­so. El pri­mer mi­nis­tro grie­go, Ale­xis Tsi­pras, se sien­te trai­cio­na­do. Ale­ma­nia y Fran­cia le ha­bían pro­me­ti­do que no se ais­la­ría al país has­ta la reunión en­tre la UE y Tur­quía del pró­xi­mo 7 de mar­zo, en la que los lí­de­res europeos exi­gi­rán al Go­bierno tur­co que cum­pla in­me­dia­ta­men­te con sus com­pro­mi­sos pa­ra cor- tar el flu­jo de mi­gran­tes y read­mi­tir a quie­nes ac­ce­den de for­ma irre­gu­lar a Eu­ro­pa.

Le­jos de los Bal­ca­nes, la cri­sis mi­gra­to­ria tam­po­co da tre­gua. Bru­se­las in­ves­ti­ga el cie­rre par­cial de fron­te­ra con Fran­cia de­cre­ta­do por las au­to­ri­da­des bel­gas. Quie­ren evi­tar que el des­man­te­la­mien­to del cam­pa­men­to de re­fu­gia­dos de Ca­lais em­pu­je a cien­tos de per­so­nas ha­cia su te­rri­to­rio. Or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias como Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal ca­li­fi­can de «ver­gon­zo­sa» la res­pues­ta de la UE a la peor cri­sis hu­ma­ni­ta­ria des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

LOUISA GOULIAMAKI AFP

Dos mu­je­res char­lan con ni­ños re­fu­gia­dos asen­ta­dos en la pla­za Vic­to­ria, de Ate­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.