Pri­me­ra huel­ga con­tra Ma­cri por los des­pi­dos de em­plea­dos pú­bli­cos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri en­fren­tó ayer la pri­me­ra huel­ga por los mi­les de des­pi­dos de em­plea­dos pú­bli­cos lle­va­dos a aca­bo por el Go­bierno y una mar­cha ha­cia la Ca­sa de Go­bierno. La Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res del Es­ta­do (ATE) or­ga­ni­zó la jornada de pro­tes­ta a la que ad­hi­rie­ron la Cen­tral de Tra­ba­ja­do­res Ar­gen­ti­nos y par­ti­dos de iz­quier­da. Li­bia po­dría ser di­vi­di­da en tres par­tes por las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les si el Go­bierno de uni­dad na­cio­nal no ter­mi­na de ha­cer­se con las rien­das del país y ha­ce fren­te a la expansión del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI). Has­tia­dos por las di­fi­cul­ta­des del Eje­cu­ti­vo de uni­dad pa­ra lo­grar la apro­ba­ción del Par­la­men­to de To­bruk, Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos europeos es­ta­rían pen­san­do en des­em­pol­var el re­par­to que la na­ción te­nía du­ran­te el Im­pe­rio oto­mano pa­ra ejer­cer una suer­te de pro­tec­to­ra­do so­bre es­tos te­rri­to­rios y aca­bar con el ac­tual va­cío de po­der.

El lla­ma­do plan B pa­ra es­ta­bi­li­zar Li­bia, des­ve­la­do ayer por va­rios dia­rios ita­lia­nos, pre­vé la di­vi­sión de la na­ción go­ber­na­da con mano de hie­rro por Mua­mar Ga­da­fi has­ta el 2011 en tres en­ti­da­des au­tó­no­mas: Tri­po­li­ta­na (no­roes­te), Ci­re­nai­ca (es­te) y Fez­zan (su­r­oes­te). Ita­lia se en­car­ga­ría de tu­te­lar Tri­po­li­ta­na, el Reino Uni­do ha­ría lo mis­mo en Ci­re­nai­ca y Fran­cia se en­car­ga­ría de Fez­zan.

Aunque al­gu­nos ob­ser­va­do­res con­si­de­ra­ron el pro­yec­to de di­vi­dir Li­bia más una ame­na­za a los dis­tin­tos ban­dos en­fren­ta­dos en el país pa­ra que acep­ten el Go­bierno de uni­dad na­cio­nal que una al­ter­na­ti­va real, las au­to­ri­da­des de la na­ción nor­te­afri­ca­na ya lo han re­cha­za­do de plano. El em­ba­ja­dor li­bio en Ro­ma, Ah­med Sa­far, ca­li­fi­có es­te plan de «irra­cio­nal» y con­si­de­ró que se­ría «como re­cons­truir el Mu­ro de Ber­lín. La lí­der la­bo­ris­ta y vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno ir­lan­dés, Joan Bur­ton, des­ta­có en el úl­ti­mo de­ba­te elec­to­ral an­tes de la ci­ta de ma­ña­na, ha­cién­do­le así som­bra al res­pon­sa­ble del Fian­na Fáil, Mi­cheál Mar­tin, quien se ha­bía im­pues­to en las tres ci­tas an­te­rio­res, pe­ro no lo su­fi­cien­te como pa­ra que las en­cues­tas den un gi­ro y los la­bo­ris­tas vuel­van a ser so­cios del ac­tual Go­bierno de coa­li­ción con el Fi­ne Gael, de En­da Kenny.

Bur­ton se mos­tró más re­la­ja­da que en el res­to de la cam­pa­ña y apro­ve­chó pa­ra desafiar al lí­der del Sinn Féin, Gerry Adams, y a sus crí­ti­cas al sis­te­ma sa­ni­ta­rio, di­cién­do­le que su cre­di­bi­li- dad so­bre el te­ma se per­día al co­no­cer­se que via­jó a EE. UU. pa­ra ha­cer­se una ope­ra­ción usan­do un se­gu­ro pri­va­do. Adams se de­fen­dió, di­cien­do que un ami­go ha­bía pa­ga­do su ope­ra­ción pa­ra un tra­ta­mien­to que no es­ta­ba dis­po­ni­ble en Ir­lan­da. Al lí­der del Sinn Féin tam­bién le lle­ga­ron crí­ti­cas del pri­mer mi­nis­tro En­da Kenny, quien le re­tó a que ex­pli­ca­se el sen­ti­do de la es­ta­bi­li­dad y la equi­dad que ten­dría su Go­bierno, re­pro­chán­do­le su de­fen­sa de Slab Murphy, un hom­bre que no pa­ga­ba im­pues­tos.

Kenny acep­tó que mu­chos ir­lan­de­ses no sien­ten la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, pe­ro aña­dió que su de­sa­fío es re­ver­tir la si­tua­ción con su plan de crear 200.000 pues­tos de tra­ba­jo en los pró­xi­mos cin­co años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.