At­mós­fe­ra, es­cu­do pro­tec­tor y el efec­to be­né­fi­co de la Lu­na y Jú­pi­ter

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

La Lu­na no so­lo sir­ve de es­cu­do pro­tec­tor con­tra el im­pac­to de as­te­roi­des, sino que «man­tie­ne a ra­ya el eje de ro­ta­ción de la Tie­rra, lo que evi­ta cam­bios cli­má­ti­cos ca­tas­tró­fi­cos», se­gún Bor­ja To­sar, y las ma­reas que ge­ne­ra pro­pi­cia­ron el pa­so de la vi­da del mar a la tie­rra. «Es en las char­cas ca­lien­tes in­ter­ma­rea­les —aña­de el as­tro­fí­si­co— don­de se cree que pu­do sur­gir la vi­da». La po­si­ción de la Tie­rra en el sis­te­ma so­lar tam­bién es pri­vi­le­gia­da, ya que tie­ne un cuer­po gi­gan­te, Jú­pi­ter, que la pro­te­ge de co­me­tas y as­te­roi­des. Tie­ne, ade­más, una at­mós­fe­ra ca­si úni­ca que ha­ce po­si­ble la vi­da, un efec­to in­ver­na­de­ro y un cam­po magnético que la pro­te­ge de las ra­dia­cio­nes. Son so­lo al­gu­nas de las va­ria­bles que han con­ver­ti­do al pla­ne­ta en el úni­co con bi­lle­te premiado en la lotería del uni­ver­so. pe­que­ños. La mues­tra es muy es­ca­sa y ha­brá que es­pe­rar a los pró­xi­mos años pa­ra que con la en­tra­da en fun­cio­na­mien­to de los nue­vos te­les­co­pios ten­ga­mos más da­tos», co­rro­bo­ra el as­tro­fí­si­co y di­vul­ga­dor Bor­ja To­sar.

Hi­pó­te­sis de la Tie­rra Ra­ra

La vi­sión pue­de ser li­mi­ta­da, pe­ro en­ca­ja con la hi­pó­te­sis de la Tie­rra Ra­ra for­mu­la­da ha­ce unos años y que apun­ta, en opo­si­ción al prin­ci­pio de Co­pér­ni­co, que las for­mas de vi­da mul­ti­ce­lu­la­res, es­pe­cial­men­te las in­te­li­gen­tes, son una ex­cep­ción en el uni­ver­so, ya que pa­ra que apa­rez­can es pre­ci­so que se den unos re­qui­si­tos muy par­ti­cu­la­res y un gran nú­me­ro de coin­ci­den­cias.

En el ca­so de la Tie­rra, las ca­sua­li­da­des em­pe­za­ron con la for­tu­na de que el as­te­roi­de que co­li­sio­nó con nues­tro pla­ne­ta y que dio lu­gar a la Lu­na lo hi­zo en el án­gu­lo jus­to pa­ra que nin­guno de los dos cuer­pos se ani­qui­la­ran. Nin­gún otro pla­ne­ta co­no­ci­do tie­ne un sa­té­li­te tan gran­de como el nues­tro en re­la­ción a su ta­ma­ño. El 14 de sep­tiem­bre de 2015, el La­ser In­ter­fe­ro­me­ter Gra­vi­ta­tio­nal Wa­ve Ob­ser­va­tory (LIGO) de­tec­tó las on­das gra­vi­ta­cio­na­les de la fu­sión de dos agu­je­ros ne­gros de 29 y 36 ve­ces la ma­sa del Sol. Se es­pe­ra­ba que tal even­to fue­ra os­cu­ro, pe­ro el te­les­co­pio es­pa­cial Fer­mi de­tec­tó un es­ta­lli­do de ra­yos gam­ma so­lo una frac­ción de se­gun­do des­pués de la se­ñal de LIGO. Una nue­va in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que los dos agu­je­ros ne­gros po­drían ha­ber re­si­di­do den­tro de una so­la es­tre­lla ma­si­va, cu­ya muer­te ge­ne­ró la ex­plo­sión de ra­yos gam­ma.

«Es el equi­va­len­te cós­mi­co de una mu­jer em­ba­ra­za­da que tie­ne me­lli­zos den­tro de su vien­tre», di­ce el as­tro­fí­si­co de Har­vard Avi Loeb del Cen­tro Har­vard-Smith­so­nian pa­ra As­tro­fí­si­ca (CfA).

pe­sar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.