Ta­len­to e in­no­va­ción ga­lle­gos en el Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na

Em­pre­sas de la co­mu­ni­dad ex­por­tan sus so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas en la fe­ria

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición - CÉ­SAR RODRÍGUEZ

La úl­ti­ma ga­la de los pre­mios Go­ya fue muy po­lé­mi­ca. Has­ta el pre­sen­ta­dor, Da­ni Ro­vi­ra, de­cla­ró ha­ber­se arre­pen­ti­do de ha­ber acep­ta­do con­du­cir­la. Pe­ro no to­do sa­lió mal aque­lla no­che. Se pro­du­jo un hi­to. Fue el pri­mer even­to re­trans­mi­ti­do en Es­pa­ña con un sis­te­ma in­ter­ac­ti­vo mul­ti­cá­ma­ra pa­ra te­le­vi­sio­nes di­gi­ta­les co­nec­ta­das a In­ter­net (Hb­bTV). Y la tec­no­lo­gía que lo hi­zo po­si­ble es ga­lle­ga, de la em­pre­sa co­ru­ñe­sa Cin­fo.

Ra­di­ca­da en el cam­pus uni­ver­si­ta­rio de la UDC, es­ta em­pre­sa na­ci­da en el 2000 y es­pe­cia­lis­ta, en­tre otras co­sas, en tec­no­lo­gías re­la­cio­na­das con el ví­deo in­ter­ac­ti­vo, aprovecha es­tos días el ti­rón del éxi­to en el Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na. Allí es­tá su di­rec­tor de con­te­ni­dos, Darío Ja­nei­ro, en­fras­ca­do en un ma­ra­tón de reunio­nes cor­tas, de «me­dia ho­ra», «ca­si to­das pro­duc­ti­vas» con po­si­bles clien­tes y so­cios pa­ra fu­tu­ros ne­go­cios. Cin­fo (www.cin­fo.es), que tie­ne una po­si­ción só­li­da en el mer­ca­do es­pa­ñol, abrió el año pa­sa­do una ofi­ci­na en Mé­xi­co y tam­bién em­pie­za a ven­der su tec­no­lo­gía en Ja­pón.

Pa­ra­do­jas de la so­cie­dad de la in­for­ma­ción, el con­tac­to per­so­nal y la po­si­bi­li­dad de en­se­ñar de­mos­tra­cio­nes de pro­duc­tos son de­ci­si­vos pa­ra los ne­go­cios en­tre com­pa­ñías que vi­ven de lo vir­tual. «Pu­ro net­wor­king », di­ce Ja­nei­ro. Y lo re­fren­da Xavier Cas­ta­ño, de la tam­bién co­ru­ñe­sa Iga­lia (www.iga­lia.com), ve­te­ra­na en el World Mo­bi­le Con­gress y una de las re­fe­ren­cias mun­dia­les cuan­do se tra­ta de desa­rro­llos pa­ra los mo­to­res de los po­pu­la­res na­ve­ga­do­res de In­ter­net Safari (dis­po­si­ti­vos mó­vi­les de Ap­ple), Ch­ro­me (Goo­gle) y Fire­fox, en­tre otras tec­no­lo­gías. «Al fi­nal del even­to con­si­gues va­rios con­tac­tos que pue­den aca­bar en acuer­dos», di­ce. La com­pa­ñía tie­ne aho­ra unos 45 em­plea­dos. Pre­vé lle­gar a 50 a lo lar­go de es­te año. Su cuar­tel ge­ne­ral es­tá en Ga­li­cia, pe­ro tra­ba­jan en red. Cuen­tan con tra­ba­ja­do­res en Fin­lan­dia o en Co­rea del Sur. Y en su lis­ta de clien­tes fi­gu­ran nom­bres ilus­tres como el de la es­ta­dou­ni­den­se Bloomberg.

Muy cer­ca del stand de Iga­lia se en­cuen­tra el de otra em­pre­sa pun­te­ra, Quo­bis (www.quo­bis. com). Son de O Po­rri­ño y lle­van diez años en el MWC. Es­tán es­pe­cia­li­za­dos en so­lu­cio­nes pa­ra com­par­tir flu­jos mul­ti­me­dia uti­li­zan­do pá­gi­nas web. Su tecno- lo­gía per­mi­te que, por ejem­plo, un clien­te de una em­pre­sa pue­da con­tac­tar e in­ter­ac­tuar con un Call Cen­ter so­la­men­te ha­cien­do un click en una pá­gi­na. O que se pue­da au­to­ri­zar una ope­ra­ción ban­ca­ria de for­ma sim­ple, rá­pi­da y se­gu­ra. En Bar­ce­lo­na pu­do ver­se su tec­no­lo­gía como motor de una de las pro­pues­tas es­tre­lla de una mul­ti­na­cio­nal.

En la fe­ria se ha re­pe­ti­do has­ta la ex­te­nua­ción que el In­ter­net de las co­sas su­pon­drá una no­ta­ble me­jo­ra en el con­trol de la sa­lud. En el stand de Vo­da­fo­ne, la com­pos­te­la­na Te­le­vés ha pre­sen­ta­do en el MWC una in­no­va­ción en el cam­po de la te­lea­sis­ten­cia sa­ni­ta­ria, el sis­te­ma Ca­reLi­fe. Per­so­nas de avan­za­da edad que vi­ven so­las o tie­nen pro­ble­mas de sa­lud cuen­tan mu­chas ve­ces en su ca­sa con el «bo­tón del pá­ni­co», un Ha si­do un Mo­bi­le di­ver­ti­do. La ima­gen de Mark Zuc­ker­berg en­tran­do en un au­di­to­rio lleno de zom­bis ata­dos a sus ga­fas de reali­dad vir­tual re­cor­da­ba el anun­cio or­we­lliano de Rid­ley Scott pa­ra el Ma­cin­tosh de Ap­ple en 1984. So­lo que en Bar­ce­lo­na na­die se atre­vió a lan­zar un mar­ti­llo con­tra el Gran Her­mano. VR ( vir­tual reality) son las si­glas del mo­men­to, pe­ro con­vie­ne no emo­cio­nar­se: el re­loj in­te­li­gen­te fue el pro­ta­go­nis­ta de la fe­ria los dos úl­ti­mos años y es­ta edi­ción ha pa­sa­do sin pe­na ni glo­ria. Di­cen que el Ap­ple Watch ha im­pul­sa­do las ven­tas —la com­pa­ñía de la man­za­na no ha da­do ci­fras—, pe­ro me cons­ta que mu­chos smart­watch es­tán hi­ber­nan­do en la me­si­lla de no- che de sus usua­rios. Te­ner que car­gar un dis­po­si­ti­vo (ade­más del te­lé­fono) todos los días es una ta­rea te­dio­sa. Ca­mi­na­mos ha­cia el 5G, pe­ro no hay avan­ces en la au­to­no­mía de las ba­te­rías des­de ha­ce ca­si una dé­ca­da.

El mó­vil que más ha da­do que ha­blar es el LG G5, que se­gún al­gu­nos «an­ti­ci­pa la era de los smartp­ho­nes mo­du­la­res» por­que se le pue­de ex­traer la ba­te­ría. O sea, que to­da la vi­da tu­vi­mos un te­lé­fono mo­du­lar y no lo sa­bía­mos. Del Sam­sung Ga­laxy S7 y su gran no­ve­dad —re­cu­pe­ra la ra­nu­ra pa­ra tar­je­tas mi­croSD— me­jor no ha­bla­mos.

Fue có­mi­co ver a Le­wis Ha­mil­ton enar­bo­lan­do su iPho­ne en el tem­plo de la tec­no­lo­gía An­droid. Y me que­do con las pa­la­bras del CEO de No­kia, Ra­jeev Su­ri, quien di­jo que no hay pri­sa por lan­zar un nue­vo mó­vil; lue­go lo es­tán pre­pa­ran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.