Con­quis­ta ba­jo la au­ro­ra bo­real

La ex­pe­di­ción po­lar fe­me­ni­na li­de­ra­da por Chus La­go, pio­ne­ra en Es­pa­ña, po­ne fin con éxi­to a su du­ra ru­ta por los lagos he­la­dos de Sue­cia y Fin­lan­dia

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - LO­RE­NA GAR­CÍA CAL­VO

La no­che cae so­bre el te­rri­to­rio gé­li­do de La­po­nia y el ter­mó­me­tro mar­ca tre­ce gra­dos ba­jo ce­ro. Pe­ro, en me­dio del de­sier­to frío por el que Chus La­go, Es­te­la Es­té­vez, Ve­ró­ni­ca Romero y Sil­va Rey pe­re­gri­nan, hay hue­co pa­ra la be­lle­za. «Se es­ta­ba for­man­do una au­ro­ra bo­real. Aca­ba­mos con me­dio cuer­po fue­ra de la tien­da, gri­tan­do como lo­cas e in­ten­tan­do ha­cer fo­tos», re­cuer­da emo­cio­na­da la al­pi­nis­ta La­go.

Ese fue uno de los mo­men­tos má­gi­cos que la pri­me­ra ex­pe­di­ción po­lar fe­me­ni­na es­pa­ño­la vi­vió en su aven­tu­ra en los lagos he­la­dos de La­po­nia, a la que ayer, tras dos se­ma­nas y me­dia, po­nía pun­to y fi­nal. Hoy em­pren­den el ca­mino de re­gre­so a Vi­go con la son­ri­sa de quien ha su­pe­ra­do un re­to que pa­ra las tres acom­pa­ñan­tes —Es­té­vez fue de­por­tis­ta olím­pi­ca y Rey y Romero son atle­tas afi­cio­na­das— de La­go su­po­nía su bau­tis­mo po­lar. Y es que nin­gu­na de ellas ha­bía vi­vi­do ja­más una ex­pe­rien­cia de es­ta ín­do­le.

La pri­me­ra pa­ra­da de la ex­pe­di­ción Com­pro­mi­so con la tie­rra fue el la­go Ina­ri, en Fin­lan­dia. Allí se en­fren­ta­ron a la reali­dad de ca­mi­nar so­bre una ki­lo­mé­tri­ca ca­pa de hielo y «a los rui­dos es­tre­me­ce­do­res que ha­ce la nie­ve al asen­tar­se». Se es­pe­ra­ban tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 30 gra­dos ba­jo ce­ro, pe­ro ca­si to­do su tra­yec­to ron­dó en­tre los me­nos tres y los me­nos seis con una nie­ve muy blan­da que se con­vir­tió en su peor enemi­go. La prue­ba feha­cien­te de su de­nun­cia, el cam­bio cli­má­ti­co.

«Yo re­cor­da­ba un re­co­rri­do si­mi­lar en el que po­días avan- zar 25 ki­ló­me­tros al día, y no­so­tras so­lo hi­ci­mos 10 por eta­pa». De­bi­do al enor­me es­fuer­zo que re­que­ría ca­da pa­so so­bre la nie­ve blan­da y con sus tri­neos con pro­vi­sio­nes a cues­tas, ca­da me­dia ho­ra se tur­na­ban al fren­te del gru­po en su ru­ta so­bre el hielo y en me­dio de is­las. En me­dio de la na­da.

Lo que iba a ser una tra­ve­sía de sie­te días, se pro­lon­gó más de la cuen­ta e im­pi­dió que com­ple­ta­sen to­do el tra­yec­to pre­vis­to so­bre el la­go Tor­ne­träst, en Sue­cia. Fue en es­ta, su se­gun­da pa­ra­da, don­de las cua­tro ex­pe­di­cio­na­rias pa­sa­ron los mo­men­tos más du­ros. «Nos co­gió una tor­men­ta, el vien­to so­pla­ba a 10 ki­ló­me­tros y se pu­so a 50, y la nie­ve es­ta­ba muy mal. Es­tá­ba­mos en me­dio de una ven­tis­ca, y pen­san­do... puff». Ese fue el mo­men­to más es­pi­no­so de una ex­pe­di­ción en la que con­vi­vie- ron con la ten­sión cons­tan­te de «sa­ber que es­tás ca­mi­nan­do so­bre el hielo en me­dio de enor­mes lagos». Una in­cer­ti­dum­bre de la que sa­lie­ron in­dem­nes to­das las ex­pe­di­cio­na­rias.

«Fue sor­pren­den­te có­mo res­pon­die­ron, por­que la di­ná­mi­ca de la tra­ve­sía era muy or­ga­ni­za­da, pe­ro son atle­tas y sa­bía que po­drían ha­cer­lo. Los pri­me­ros días fui­mos más len­tas, pe­ro lue­go ca­da una asu­mió su rol y era como si lle­va­ran to­da la vi­da», cuen­ta La­go, que ase­gu­ra que pa­ra to­das «ha si­do una ex­pe­rien­cia sú­per bo­ni­ta». Afron­ta­ron es­toi­ca­men­te las no­ches he­la­das, la so­le­dad y el ago­ta­mien­to, re­com­pen­sa­dos con los ama­ne­ce­res ro­jos y con las ri­sas y la ale­gría que acom­pa­ña­ron sus ca­mi­na­tas. Una ex­pe­rien­cia vi­tal en­ri­que­ce­do­ra y que po­dría te­ner un se­gun­do ca­pí­tu­lo en Groen­lan­dia.

Es­te­la Es­té­vez, olím­pi­ca en Bar­ce­lo­na, Ve­ró­ni­ca Romero, atle­ta po­pu­lar, Chus La­go, ex­pe­ri­men­ta­da al­pi­nis­ta, y Sil­via Rey, vo­lun­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.