Un pac­to que con­di­cio­na las po­si­cio­nes en el ta­ble­ro po­lí­ti­co

Una re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes re­for­za­ría la op­ción de una gran coa­li­ción pre­si­di­da por el PSOE o el PP

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - GON­ZA­LO BAREÑO

El es­ce­na­rio si­gue sien­do in­cier­to por­que no se atis­ba de mo­men­to nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que al­gún can­di­da­to su­pere la in­ves­ti­du­ra. Pe­ro el pac­to en­tre el PSOE y Ciu­da­da­nos mo­di­fi­ca la po­si­ción en el ta­ble­ro de los cua­tro prin­ci­pa­les ac­to­res po­lí­ti­cos. Los so­cia­lis­tas con­ta­ban has­ta aho­ra con dos op­cio­nes: un pac­to con Ciu­da­da­nos y la abs­ten­ción del PP, o un pac­to con Po­de­mos, IU, PNV y la abs­ten­ción de los in­de­pen­den­tis­tas. A Sán­chez ya so­lo le que­da la pri­me­ra. Y, da­do que el PP re­cha­za de plano su abs­ten­ción mien­tras Ra­joy sea el más vo­ta­do, sus op­cio­nes son nu­las. Su apues­ta es a lar­go pla­zo. Con­fía en que su ac­tual pro­ta­go­nis­mo me­jo­re los re­sul­ta­dos del PSOE en unas nue­vas elec­cio­nes has­ta el pun­to de su­pe­rar al PP, lo que for­za­ría a los po­pu­la­res a ha­cer­le pre­si­den­te abs­te­nién­do­se o for­man­do la gran coa­li­ción que aho­ra es­tá de­fen­dien­do Ra­joy.

La po­si­ción del PP es la que me­nos cam­bia, ya que la úni­ca op­ción de Ra­joy si­gue sien­do la re­pe­ti­ción de las elec­cio­nes. So­lo ga­nan­do de nue­vo po­dría lo­grar el PP la pre­si­den­cia, por­que en ese ca­so la pre­sión so­bre el PSOE se­ría ya má­xi­ma pa­ra con­for­mar un Go­bierno de gran coa­li­ción pre­si­di­do por los po­pu­la­res, aunque los so­cia­lis­tas pe­di­rían a cam­bio la ca­be­za de Ra­joy.

Ciu­da­da­nos as­pi­ra tam­bién a me­jo­rar sus re­sul­ta­dos en unos nue­vos co­mi­cios. Pe­ro de has­ta dón­de lle­gue esa me­jo­ra de- pen­de­rá su pro­ta­go­nis­mo. So­lo si al­can­za la ma­yo­ría ab­so­lu­ta en alianza con PP o PSOE po­drá ser de­ter­mi­nan­te. En ca­so con­tra­rio, la gran coa­li­ción en­tre so­cia­lis­tas y po­pu­la­res se­ría ca­si la úni­ca op­ción y su­ma­ría ya una ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Al­go que ha­ría irre­le­van­tes los vo­tos de Ciu­da­da­nos. Es de­cir, que aunque Ri­ve­ra de­fien­da aho­ra el pac­to tri­par­ti­to, lo que más le be­ne­fi­cia­ría de ca­ra al fu­tu­ro se­ría en reali­dad en­trar en un Go­bierno a dos, bien con el PP o con el PSOE. Po­de­mos es el más per­ju­di­ca­do de los cua­tro con el pac­to en­tre so­cia­lis­tas y na­ran­jas. Sus op­cio­nes aho- ra son nu­las, da­da su in­com­pa­ti­bi­li­dad con Ciu­da­da­nos. Y, de ca­ra a unas nue­vas elec­cio­nes, las ex­pec­ta­ti­vas tam­po­co son bue­nas, in­clu­so en el im­pro­ba­ble ca­so de que me­jo­ra­ra sus re­sul­ta­dos. Su úni­co po­si­ble alia­do se­gui­ría sien­do el PSOE. Y un gi­ro de Sán­chez rom­pien­do el pac­to con Ciu­da­da­nos y alián­do­se con Po­de­mos se­ría de­ma­sia­do brus­co y di­fí­cil de ex­pli­car. La bue­na no­ti­cia pa­ra Pa­blo Igle­sias es que si se con­su­ma la gran coa­li­ción, se con­ver­ti­ría en el lí­der de la opo­si­ción y avan­za­ría en su pro­pó­si­to de sus­ti­tuir al PSOE como fuer­za he­ge­mó­ni­ca de la iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.